Estas son las razones por las que deberías hacer zumba

La zumba lleva varias décadas entre nosotros y hace unos años que tuvo su boom a nivel mundial. A día de hoy sigue siendo popular y sigue despertando curiosidad, por eso queremos destapar los beneficios principales que obtenemos al practicar este deporte tan alegre, sencillo y apto para todos, grandes, pequeños hombres y mujeres.

Creemos que no hay nadie en la actualidad que no sepa qué es la zumba. Puede que haya quien no lo haya practicado nunca, pero seguro que todos sabemos a qué hace referencia la palabra zumba. Pues bien, a lo largo de este texto, vamos a descubrir todo lo bueno que este deporte le hace a nuestro organismo y a nuestro cerebro.

Ya hemos adelantado que es un deporte que podemos practicar hombres y mujeres, incluso es apto para todas las edades. Esto lo entenderemos cuando veamos los beneficios de hacer zumba varias veces por semana.

¿Quién inventó zumba?

Siempre hay alguien que parece que tiene una idea muy loca y de repente esa locura se convierte en realidad y triunfa. Así empezaron las redes sociales y cientos de miles de empresas. Pues lo mismo con la zumba.

El creador de este baile es un colombiano llamado Alberto Pérez, más conocido como Beto y es coreógrafo y bailarín. Él dijo en una entrevista a EFE que el secreto del su éxito es que se trata de un deporte fácil, divertido y efectivo.

Él decidió transformar la aburrida rutina de gimnasio en una pista de baile, y poco a poco fue perfeccionando su técnica hasta crear la zumba. Un deporte muy completo que, mediante música principalmente latina, se realizan una serie de coreografías y bailes en los que movemos todo el cuerpo.

Beneficios de la zumba

Desde el inicio del texto, hemos dejado claro que hacer zumba es bueno para nuestra salud, pero no hemos dado los motivos por los cuales llegamos a esa conclusión. Ya ha llegado el momento, vamos a contar cuales son los principales beneficios de hacer zumba.

Mejora la coordinación

Los bailes y deportes en movimiento ayudan a mejorar la coordinación, por eso es tan importante que los niños pequeños hagan bailes y hagan deportes tipo karate o taekwondo.

Volviendo a la vida adulta, practicar zumba con cierta frecuencia ayuda a mejorar la coordinación, ya que zumba es una actividad deportiva que nos hace estar en constante movimiento y al ser coreografías tenemos que mover todo nuestro cuerpo y haciendo movimientos donde nuestros pies y nuestras manos no van al unísono, sino que a veces cada uno va con un movimiento y en una dirección diferente.

Un ejemplo de clase de zumba

Aumenta la resistencia

Si buscamos un deporte duro, que nos mantenga activos y con el que no descansemos ni 5 minutos, entonces la zumba es nuestra mejor opción. Se trata de una práctica deportiva de alta intensidad donde a través de bailes y coreografías aumentamos la resistencia que después usaremos en nuestro día a día.

Nos sentiremos más capaces y nuestro cuerpo estará más suelto y más preparado para afrontar obstáculos como, por ejemplo, correr con nuestro hijo, tener más agilidad para las tareas de la casa, andar más rápido, hacer sprint para alcanzar el autobús o el metro, etc.

Libera estrés y bajamos de peso

Entre la música, el espíritu que se vive en esas clases, los movimientos, las palabras positivas y de ánimo que lanzan los monitores y el hecho de estar haciendo ejercicio, conseguimos librarnos del estrés del día a día.

La zumba es una actividad muy dinámica, y ese movimiento constante nos ayuda a perder calorías y bajamos de peso. Con una hora de zumba gastamos entre 350 y 680 calorías.

Recordemos que, para bajar de peso, tenemos que llevar una alimentación equilibrada, variada y saludable. No se trata de hacer dietas y sufrir, se trata de alimentarnos bien con productos frescos y saludables.

Tonificamos el cuerpo

Aunque solo parezcan coreografías y bailes, pero sin darnos cuenta estamos tonificando nuestro cuerpo mediante sentadillas, saltos, subir y bajar brazos y piernas, los pasos constantes que damos, etc. Hay quienes se pone n pesas de arena y usan mancuernas de 1 kilo o medio kilo para aumentar su gasto de calorías, su esfuerzo físico y mejorar su tonificación.

Estamos en constante movimiento y conseguimos poner en forma todos los grupos musculares. Podemos combinar la zumba con otras rutinas deportivas como ir al gimnasio, hacer natación, montar en bici, correr, hacer senderismo, etc.

Mejoramos la flexibilidad

Con esta práctica deportiva conseguimos mejorar nuestra flexibilidad. Esto es bastante más importante de lo que podemos llegar a creer. La flexibilidad y la coordinación son dos aspectos importantes cuando ya llegamos a la vejez. Si no se practican, se atrofian y vamos perdiendo movilidad poco a poco.

Si nos sentimos agarrotados, con las clases de zumba, notaremos como nuestro cuerpo se va soltando poco a poco. Podemos combinarlo con yoga o pilates o pedir en el gimnasio una tabla de estiramientos. Mucha gente usa zumba para corregir malas posturas, de ahí que nosotros recomendamos combinarlo con otros deportes.

Una mujer en una clase de zumba

Bienestar emocional

Está demostrado que el ejercicio físico y sobre todo las danzas, bailes y todo tipo de coreografías, aumentan la autoestima, liberan endorfinas y nos calman la ansiedad. La zumba son bailes con música alegre y animada que vamos repitiendo de nuestro entrenador.

Puede que al principio parezcamos un pato que no da ni un paso bien, pero en zumba no hay un concurso de quién lo hace mejor, sino que solo tenemos que hacer los bailes, mantener el cuerpo activo y volver a casa con una sonrisa de oreja a oreja.

Mejora la circulación y aumenta la oxigenación

Al estar en movimiento, mejoramos la circulación y, por ende, se aumenta la oxigenación del organismo llegando a todas las esquinas de nuestro cuerpo. Esto mejora las funciones, hace que el cerebro esté más despejado y puede trabajar mejor, llegando incluso a mejorar la memoria; nuestro corazón bombeará sangre más rápido; nuestros pulmones trabajan más y mejor, etc.

Con la zumba se mejora principalmente el sistema cardiovascular, es por esto por lo que mucha gente entra, porque es una forma de hacer cardio sin «sufrir» demasiado y sin aburrirnos.

¿Quién no puede hacer zumba?

Con la zumba, al igual que con cualquier otro deporte, hay que tener en cuenta una serie de contraindicaciones y precauciones que, de no cumplir, podemos sufrir problemas de salud, dolores, lesiones graves, etc.

Las personas con sobrepeso no deberían practicar zumba, o al menos no a un alto nivel, ya que sus articulaciones podrían verse gravemente afectadas. Si la zumba no se practica bien, puede producir caídas, esguinces, calambres, desgarros musculares, fascitis plantar, bursitis de cadera, lesiones de rodilla, etc.

Además, si padecemos alguna enfermedad del corazón o insuficiencia respiratoria, tampoco es recomendable realizar este tipo de esfuerzos físicos. Así como si tenemos previamente algún problema de espalda al que no le conviene los deportes de impacto o con giros y movimientos buscos como es la zumba.

Si no nos gustan las clases ruidosas y con mucha gente, entonces no entremos a una sala de zumba, ya que la música normalmente está muy alta y se habla todo a gritos. En ese caso, nos interesan otros deportes, o practicar zumba en la intimidad de nuestra casa donde no habrá ruido excesivo ni gante.

¡Sé el primero en comentar!