Falsos mitos que crees al saltar a la comba

Falsos mitos que crees al saltar a la comba

Carol Álvarez

Desmentir ciertos mitos es bastante complicado, sobre todo si la sociedad cree firmemente en ellos. Estamos seguros de que con el paso de los años conoceremos más mitos que hoy en día no hacemos por miedo a lesionarnos. Saltar a la comba es uno de los mejores ejercicios aeróbicos, pero que engloba falsas creencias por falta de información.

A continuación, contamos algunos de estos falsos mitos para que tengas una mayor libertad con este ejercicio. Siempre que se realice con la técnica adecuada y con los consejos de expertos, el salto a la cuerda es recomendable a cualquier edad. No solamente ayuda a la quema de grasas y calorías, sino que también fortalece los músculos y mejora la coordinación y equilibrio.

Creencias falsas de saltar a la comba

La práctica de este ejercicio es muy utilizada en entrenamientos como el boxeo, entrenamiento funcional o CrossFit. Sin embargo, hay quienes creer algunos mitos y rechazan introducirlo en las rutinas. Además, creer falsas técnicas puede derivar en una lesión grave.

No puedes apoyar el talón

Cuando piensas en saltar a la comba, seguro que te viene a la mente la imagen de alguien saltando y apoyando las puntillas. ¿Está prohibido apoyar el talón? Ni mucho menos, todo depende de tu objetivo.

Si usas este ejercicio para mantenerte o iniciarte en los entrenamientos cardiovasculares, puede ser interesante que apoyes el talón. Claro que si lo que buscas es rapidez y agilidad para lograr, por ejemplo, dobles de comba, no apoyar el talón será lo más acertado. Con el paso de la práctica, lo más normal es que el talón no se apoye. Además, sentiremos menos dolor en las rodillas y el tobillo, ya que el impacto contra el suelo será menor.

¿Saltar a la comba descalzo? Nunca

Al igual que ocurre con el running, hacer deporte sin zapatillas o con un calzado minimalista es algo de lo que muchos huyen. ¿Pueden aparecer lesiones? Por supuesto, si estás acostumbrado a zapatillas con buena amortiguación, tus pies se expondrán a un mayor impacto si están descalzos. Saltar a la comba genera un potente trabajo en los gemelos y en los pies, por lo que si además lo hacemos sin zapatillas, el trabajo será mayor y los dolores harán acto de presencia.

Siendo un cabeza loca te harás daño, pero sometiéndote a un proceso de adaptación (pasando tiempo descalzo en casa o entrenando con calzado minimalista), podrás saltar a la comba descalzo sin problema. No se trata del ejercicio en sí, sino de la intensidad a la que te sometas. De hecho, realizar este ejercicio descalzo o con calcetines puede ser mejor para practicar el agarre contra el suelo. Así se activan los dedos de los pies, que generalmente no tienen un gran desempeño.

Saltar tiene una edad límite

Lo cierto es que no hay límite de edad superior, pero como dicen con cualquier cosa, cuanto más joven, mejor. Un niño que ha estado saltando la cuerda desde los 5 años antes de los 25 tiene 20 años más de experiencia haciéndolo que la mayoría de la gente de su edad. También aumenta la densidad ósea y acondiciona los músculos temprano, lo que servirá hasta bien entrada la vejez.

No sería ideal para una persona de 60 años que solo ha fumado y bebido toda su vida. El pasado tiene consecuencias en el futuro, por lo que es importante comenzar joven, pero no hay límite de edad superior. No importa cuándo se obtiene la experiencia, a menos que tengamos problemas de movilidad.

mujer saltando a la comba

Necesitas una cuerda especial para lograr dobles

Realizar dobles de comba o double unders no es tan fácil como parece, pero tampoco necesitas una cuerda especial. Este salto consiste en que la cuerda pase dos veces por debajo de nosotros, por lo que tenemos que ser ágiles y rápidos.

Para aprender, ni necesitas una cuerda de un material distinto ni que sea súper ligera. Al pesar menos te costará saber dónde está la comba en movimiento. La única razón por la que se utilizan combas ligeras es para que no se sobrecarguen los hombros y los brazos, así que no te obsesiones con la rapidez si eres un aprendiz.

No pueden saltar las personas mayores

El ejercicio físico no tiene edad, tan solo debes tener cuidado si padeces algún problema o lesión que te desaconseje una actividad de impacto. Lo cierto es que saltar a la comba mejora la densidad ósea, por lo que las personas mayores podrían incluso reducir sus medicaciones para fortalecer los huesos. Los expertos recomiendan unos 100 saltos al día, siendo incluso no necesario tener una comba.

No obstante, se recomienda acudir a un médico que valore el caso de cada persona y sus capacidades. Habrá adultos mayores que puedan saltar sin demasiado problema, mientras que otros requerirán ejercicios de bajo impacto.

Saltar a la comba daña las rodillas

Hacer ejercicio con una cuerda no lastimará las rodillas si lo haces correctamente. Asegúrate de que la técnica sea impecable, y los entrenamientos para saltar la cuerda serán un buen entrenamiento cardiovascular y para perder grasa. Aunque si tienes lesiones previas en esta articulación, valora con un especialista tu caso.

En el caso de querer saltar a la comba sin riesgos, se deben tener en cuenta algunos consejos para garantizar una buena seguridad:

  • Usa zapatillas con soporte reforzado para los dedos y amortiguación para las puntas de los pies.
  • Usa una cuerda para saltar sobre una superficie blanda. El suelo acolchado es ideal. Evita los suelos de asfalto, cemento y madera dura a toda costa.
  • Haz un calentamiento completo para saltar la cuerda antes de comenzar con técnicas más desafiantes para saltar la cuerda.
  • No saltes más alto de lo necesario, sobre todo en los primeros minutos de tu entrenamiento. Se recomienda saltar aproximadamente a un par de centímetros del suelo.
  • Nunca saltes con las piernas rígidas. Dobla siempre las rodillas para que no absorban todo el impacto del salto.
  • Aterriza sobre la punta de los pies, no sobre los talones.