Los mejores estilos musicales para entrenar

Los mejores estilos musicales para entrenar

Sofía Pacheco

Normalmente usamos la música como herramienta para llenar el silencio o evadirnos de la realidad, también para camuflar los ruidos que nos rodean. La música lleva siglos acompañando al ser humano y desde luego, el hecho de entrenar no iba a ser menos. Hoy vamos a indicar los beneficios de entrenar con música y qué música es mejor para cada deporte, aunque ya depende del gusto de cada uno.

La música es un medio de trasporte, una forma de expresar lo que sentimos, es un arte al alcance de muy pocos, como la poesía, la pintura o la escultura. La música se usa en la actualidad para llenar vacíos, para expresar sentimientos, para evadirnos de aquello que nos atormenta y para que nos acompañe en nuestros mejores días, nos de ánimos para entrenar y le ponga banda sonora a nuestras Stories de Instagram.

Beneficios de entrenar con música

Los expertos indican que entrenar o practicar algún deporte y hacerlo acompañado por música ayuda a mejorar el ritmo, la resistencia y a reducir la fatiga y el cansancio. Hay que tener en cuenta el entorno que nos rodea, no abusar del volumen y estar siempre pendiente a todo lo que hay a nuestro alrededor. Al final daremos algunos consejos importantes sobre los auriculares.

Somos 15% más activos

La música nos hace movernos y estar activos. Según un estudio favorece la actividad física en un 15%, así que a partir de hoy tenemos que salir a correr, entrenar en casa o ir al gimnasio con música.

Está comprobado que la música nos distrae, es decir, si nos sumergimos en nuestros pensamientos, no conseguiremos desconectar y aumentaremos el estrés y la ansiedad de esa situación que nos tiene bloqueados en la actualidad, por lo que usar música favorece la distracción y nos hace sentir más liberados, relajados, libres y felices.

Mejora el estado de ánimo

La música animada junto con el ejercicio enérgico crea una combinación perfecta que mejora el flujo sanguíneo y mejora el estado de ánimo, por eso cuando terminamos la sesión nos sentimos con tanta energía y muy felices. También es por la segregación de serotonina, que es la hormona de la felicidad.

Lo normal es tener una playlist ya creada y es que una buena rutina de ejercicio y la música adecuada son perfectas para liberar estrés, la depresión y la ansiedad, así como otros trastornos mentales o alimenticios.

Cabe decir que, si vamos a usar auriculares, lo mejor es usar solo un oído y dejar libre el otro. Así podremos oír el tráfico, si alguien nos adelanta, si está sucediendo alguna emergencia a nuestro alrededor, si se acerca algún peligro, etc.

Además, es conveniente alternar el auricular, para no fatigar siempre el mismo oído, estemos entrenando en un espacio abierto o cerrado. Por ejemplo, a la ida vamos escuchando música con el oído derecho y a la vuelta con el izquierdo.

Una mujer bailando

Pop, rock y electrónica

A lo largo de este apartado vamos a ver qué estilos musicales son mejor según el deporte que vamos a practicar. Aunque, como es obvio, aquí entra en juego el estilo de cada uno. Aunque digamos que lo mejor es el pop, si nuestro estilo es la electrónica o el metal, no tenemos por qué forzarnos a escuchar algo que no nos gusta o no nos anima seguir con el entrenamiento.

Ciclismo

Todo lo relacionado con la bicicleta, desde ciclismo hasta BTM, suelen apoyarse en canciones de pop y de rock principalmente, llegando incluso a mejorar los tiempos de cada vuelta o recorrido. Suele ser el mismo estilo que se usa en deportes de patinaje como el skate y similares.

Volvemos a decir, que aquí entran cada deportista con sus gustos personales, pero podemos probar otro estilo musical, por si podemos mejorar nuestros tiempos, al igual que también podríamos probar otros recorridos. Todo puede ayudarnos a sentirnos mejor al finalizar el entreno.

Running y caminar

Para salir a correr o correr en cinta suele funcionar muy bien la música con ritmos animados como es el pop y el rock más actual, así como algo de electrónica. Suelen ayudar a mejorar el ritmo, a superar la fatiga muscular y a hacernos ir más rápido en menos tiempo.

La música, en este deporte, es preferible que sea alegre y motivada, en lugar de ser pop lento o canciones tristes, ya que esto último menguará nuestra fuerza, y bajará nuestro ritmo y resistencia. Sin embargo, si vamos animados, aguantaremos más.

A la hora de caminar, hay que tener en cuenta diferentes factores. No es lo mismo andar para ir a visitar a alguien, que andar para desconectar que andar como actividad deportiva. Las 3 llevan ritmos diferentes y seremos nosotros quienes elijamos la música.

Natación

A diferencia de los deportes anteriores, para nadar, es preferible alguna música relajante que nos permita mantener un ritmo sin llegar a agobiarnos ni a querer competir con nosotros mismos. Unas canciones que nos hagan sentir cómodos y disfrutar de la natación.

En este caso se suelen permitir ciertas excepciones como usar canciones con ritmos bajos o tristes, e incluso música clásica, así como canciones de electrónica, pero sin tener ritmos elevados y acelerados. Ya depende del tipo de entrenamiento que hagamos bajo el agua. Eso sí, el volumen debe ser más bajo que cuando solo usamos un auricular, y es mejor usar auriculares que sirvan también para evitar la entrada de agua.

Fitness

Para los entrenamientos de pesas y fitness en general, lo mejor es una música muy motivada con ritmos acelerados que nos ayuden a mantener la intensidad del entreno, pero sin llegar a lesionarnos por sobreestimulación o por una motivación excesiva.

Aquí podría entrar incluso el reggaetón, la electrónica el pop alegre y el rock más duro. Depende exactamente del tipo de entrenamiento que hagamos, ya que el día que toca piernas, necesitaremos un plis de motivación y eso lo podemos encontrar en la música. Si se trata de entrenar el tren superior, podemos bajar el ritmo de la música y buscar algo más genérico.

¡Sé el primero en comentar!