Evita hacer estos ejercicios si tienes una trocanteritis

Las articulaciones principales suelen tener una estructura llamada bursa. Es una pequeña bolsa que contiene líquido sinovial, que podríamos decir que es como el lubricante para que los músculos y los tendones puedan realizar el movimiento adecuado. Cuando realizamos entrenamientos que nos sobrecargan o tenemos algún traumatismo por repetición, las bursas pueden inflamarse y provocar dolor. Y, como consecuencia, la trocanteritis.

La cadera está rodeada de varias bolsas que tienen esta función, pero concretamente puede verse afectado el trocánter mayor en el caso de los corredores. La trocanteritis o bursitis trocantérea es común en mujeres de 40-60 años, y puede llegar a afectar a casi el 15% de la población general en algún momento de la vida.

¿Qué es la trocanteritis?

En la cadera existen al menos 3 bursas que funcionan como amortiguadores. La más grande se sitúa entre los músculos glúteo mayor y glúteo medio, y permite que el tendón y el tensor de la fascia lata se deslicen por el trocánter mayor del fémur cuando hacemos movimientos de flexión y extensión de la cadera.

El trocánter es un saliente lateral del fémur, que está en la parte alta del muslo y que normalmente se puede tocar desde fuera.

Imagen relacionada

Foto: tratamientoblog.com

Cuando tenemos molestias en esa zona, lo normal que esté acompañada de un dolor agudo que irradia a lo largo del lateral de la pierna hasta la rodilla, o incluso el tobillo. La trocanteritis puede ser bilateral (en ambos lados de la cadera) o afectar solo a uno. Además, puede generar diferentes problemas, ya que realmente es una inflamación en el punto donde los músculos se «insertan» en el fémur.

Podemos estar sufriendo el síndrome cutáneo femoral lateral, que es un dolor que baja por el lateral de la pierna hasta el tobillo, paralelo al ciático. Son punzadas en un nervio sensitivo, sin función motora, pero provocan muchísima molestia. También es posible que tengamos el síndrome de la fascia lata, característico por ser un dolor que va desde la zona por encima del trocánter hasta por debajo de la rodilla.

Aunque parezca que no son lesiones muy invalidantes, la realidad es que se convierten en un suplicio para movimientos tan básicos como andar o tumbarnos de lado sobre la cama.

Causas de la bursitis trocantérea

El origen de esta molesta lesión puede tener diversas causas. La bursitis trocantérea puede resultar de uno o más de los siguientes factores:

  • Lesión en la punta de la cadera. Esto puede incluir caer sobre la cadera, golpear la cadera contra un objeto o estar tumbados sobre un lado del cuerpo durante un período prolongado.
  • Actividades lúdicas o laborales que provoquen un uso excesivo o lesiones en las áreas de las articulaciones. Estas actividades pueden incluir correr escaleras, subir o estar de pie durante largos períodos de tiempo.
  • Postura incorrecta. Esta afección puede ser causada por escoliosis, artritis de la columna lumbar (parte inferior) y otros problemas de la columna.
  • Estrés en los tejidos blandos como resultado de una articulación o hueso anormal o mal colocado (como diferencias en la longitud de las piernas o artritis en una articulación).
  • Otras enfermedades o afecciones. Se puede incluir artritis reumatoide, gota, psoriasis, enfermedad de la tiroides o una reacción inusual a un medicamento. En casos raros, la bursitis puede resultar de una infección.
  • Cirugía previa alrededor de la cadera o implantes protésicos en la cadera.
  • Espuelas óseas de la cadera o depósitos de calcio en los tendones que se adhieren al trocánter.

La bursitis es más común en mujeres y en personas de mediana edad o ancianos. Más allá de las situaciones mencionadas anteriormente, en muchos casos se desconoce la causa de la bursitis trocantérea.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal de la bursitis trocantérea es el dolor en la parte externa de la cadera. Es posible que sientas dolor cuando presionas la parte exterior de la cadera o te tumbes de ese lado. El dolor empeorará con actividades como caminar o subir escaleras. Incluso puede extenderse o irradiarse por el muslo. Al principio, la molestia puede ser aguda. Con el tiempo, puede convertirse en algo más grave y molesto.

Incluso se puede tener hinchazón en la pierna afectada. No obstante, la trocanteritis generalmente causa dolor en las siguientes situaciones:

  • En la parte externa de la cadera y el muslo o en la nalga.
  • Al acostarse sobre el lado afectado.
  • Al presionar hacia dentro o hacia fuera de la cadera.
  • Empeora durante actividades, como levantarse de una silla profunda o salir de un coche.
  • Al subir escaleras.

mujer con trocanteritis en la cadera

Ejercicios prohibidos con trocanteritis

Lo primero es acudir a un profesional para que evalúe la situación y considere la gravedad de la lesión. No obstante, quizá debería dejar de realizar algunos ejercicios que pueden aumentar el dolor en la trocanteritis.

Crunches con tirón de cuello

No soy muy amiga de este tipo de abdominales porque la mayoría realiza mal el movimiento. Al acomodar las manos en la nuca, cuando hacemos una flexión para levantar el tronco, estamos tirando del cuello, en lugar de hacer fuerza con el abdomen para separar los hombros del suelo. Si después de una serie de abdominales te duele el cuello, es porque lo estás haciendo mal. También es posible que fuerces la parte inferior de la espalda y generes más dolor en el trocánter.

Arado de yoga

Este es un ejercicio que me gusta bastante para sentir un estiramiento total en la espalda. No es una postura adecuada a cualquier nivel físico (se necesita flexibilidad y fuerza del core), y también está desaconsejado en pacientes con trocanteritis. Sin duda, la parte que más afecta al dolor es la que se tiene que doblar y hacer una mayor flexión.

Además, si no se tiene un buen control del abdomen y la cadera, la parte alta de la espalda y el cuello podrían sufrir una lesión. A pesar de ser una postura de yoga altamente beneficiosa, no se recomienda en este tipo de lesiones.

Extensión estática de los isquiotibiales

Es un estiramiento clásico, pero que puede generar bastante dolor con una lesión. Estar de pie, con las piernas estiradas y bajar el tren superior para intentar tocar el suelo con las manos, es uno de los peores movimientos en este caso. Además, solemos curvar la espalda para tocar el suelo y hacemos una mayor flexión.

Notaremos cómo se tensa notablemente la parte del glúteo mayor, pudiendo agravar la inflamación de la bursa. Existen otro tipo de estiramientos menos lesivos para esta condición.

Superman con balanceo

La postura de superman estática es bastante beneficiosa para la zona lumbar, pero si le añadimos el balanceo podemos estar incrementando la inflamación de la bursa. Es mejor que lo realices estático, en el caso de que no sientas molestia en esa postura. No obstante, al ser un ejercicio que choca la cadera con el suelo, no se recomienda es lesiones de cadera. Es más conveniente probar otro tipo de ejercicios para fortalecer la zona lumbar.

Uso de máquinas de ejercicio cardiovascular

Las máquinas de ejercicio cardiovascular requieren soporte de peso, lo que las convierte en un riesgo para alguien con bursitis de cadera. Estas máquinas deben evitarse a toda costa para no someter la articulación de la cadera a una presión indebida. Además de eso, también debe evitarse el uso de cintas de correr, subir escaleras y máquinas elípticas. Todas estas máquinas requieren que estemos de pie.

También ocurre algo parecido durante el ciclismo, donde las articulaciones de la cadera soportan todo tu peso corporal. La presión ejercida por el peso corporal puede afectar negativamente la articulación de la cadera. Además, la cadera se tensará y te provocará un dolor intenso. Debes dejar de montar en bicicleta hasta que se reduzca el dolor de la trocanteritis.

Sentadillas profundas

Otro tipo de ejercicio que debe evitar hacer una persona con bursitis de cadera son las sentadillas y los levantamientos de piernas. Las sentadillas profundas requieren niveles extremos de movimiento que afectan a las caderas. También se deben evitar los levantamientos de piernas laterales, ya que implica que te recuestes sobre la cadera afectada durante períodos prolongados.

En vez de hacer sentadillas profundas, puedes hacer sentadillas con aducción de pie. Otras alternativas viables incluyen conchas, andar con una banda en los pies, plancha elevada con extensión de cadera, elevación de aductores acostados y plancha con golpes alternos de los dedos de los pies.

mujer haciendo sentadillas con trocanteritis

¿Cómo se previene la trocanteritis?

Como la mayoría de los casos de bursitis se deben al uso excesivo, el mejor tratamiento es la prevención. Es importante evitar o modificar las actividades que causan el problema. Deben corregirse las condiciones subyacentes, como diferencias en la longitud de las piernas, una postura incorrecta o una técnica deficiente en los deportes o el trabajo.

Cuando hagas ejercicio ten en cuenta:

  • Usar la fuerza limitada y repeticiones limitadas.
  • Detente si se produce un dolor inusual.
  • Evita las actividades repetitivas que ejerzan presión sobre las caderas.
  • Baja de peso si lo necesitas.
  • Mantén la fuerza y la flexibilidad de los músculos de la cadera.
  • Usa un bastón o muletas durante una semana o más cuando sea necesario.

Algunos de los mejores ejercicios preventivos son aquellos que fortalecen los muslos. Estos pueden ayudar a estabilizar la articulación de la cadera y protegerla de lesiones. A continuación tenemos algunos ejercicios que puedes probar para la bursitis trocantérea.

Puentes de cadera

Este ejercicio es bastante beneficioso, ya que favorece a la apertura de cadera, aunque el movimiento lo realizan el glúteo y los isquiotibiales. Es perfecto para todo tipo de niveles, aunque hay que tener en cuenta la postura para evitar agravar la lesión.

  • Acuéstate boca arriba con los pies apoyados en el suelo y las rodillas dobladas.
  • Levanta las caderas hasta que se alineen con los hombros y las rodillas.
  • Baja lentamente las caderas al suelo.
  • Realiza 5 series de 20 repeticiones.

Levantamiento lateral de pierna acostado

Este tipo de elevación es conocido por fortalecer la parte interna de los muslos. Sin embargo, también es un ejercicio que actúa sobre el glúteo mayor y la movilidad de la cadera. Puedes apoyar el brazo en el suelo completamente, u optar por la postura del vídeo de arriba. Aunque debemos tener en cuenta que hacer este ejercicio con una trocanteritis activa puede ser muy molesta, ya que estaremos apoyados sobre la articulación.

  • Túmbate sobre tu lado derecho.
  • Extiende el brazo derecho para mantener el equilibrio.
  • Levanta la pierna izquierda todo lo que puedas y luego bájala.
  • Haz 4 series de 15 repeticiones en cada pierna.

Círculos de piernas acostadas

Este es un ejercicio bastante fácil de realizar, aunque tomará algo de tiempo que nos acostumbremos a una mayor movilidad de la cadera. Los círculos no deben ser rápidos ni excesivamente abiertos. Haz un movimiento controlado y sin llegar al dolor agudo.

  • Acuéstate boca arriba con las piernas extendidas.
  • Levanta la pierna izquierda a unos centímetros del suelo y haz pequeños círculos con ella.
  • Realiza 3 series de 5 rotaciones en cada pierna.

Principales tratamientos para el dolor

Dependiendo de la gravedad de la lesión, podremos aplicar remedios que no sean quirúrgicos. Sin embargo, tendrá que ser un profesional el que valore la situación para determinar las indicaciones que alivien el dolor.

En el caso de los remedios que podemos hacer en casa se recomiendan:

  • Hielo. Aplicaremos compresas de hielo en la cadera cada 4 horas durante 20 a 30 minutos a la vez. El frío adormece la zona, lo que puede reducir el dolor, la hinchazón y la inflamación.
  • Medicamentos anti-inflamatorios. Los medicamentos de venta libre como el ibuprofeno, el naproxeno y los analgésicos recetados pueden reducir el dolor y la hinchazón. Sin embargo, asegúrate de consultar con un médico antes de tomarlos.
  • Descansar. Si podemos mantener reposo en la cadera, favorecerá al tiempo de curación. El uso de andadores, muletas y otras herramientas también puede ayudar.
  • Fisioterapia. Un terapeuta experto puede proporcionar ejercicios para mejorar la flexibilidad y fortalecer los músculos.

Sin embargo, en casos más graves de trocanteritis existen tratamientos que requieren una consulta al médico. Entre ellos se incluyen:

  • Inyecciones de cortisona. La cortisona es un poderoso medicamento antiinflamatorio. Los deportistas a veces los usan para reducir la hinchazón y el dolor.
  • Terapia de ondas de choque de baja energía. Las ondas de choque acústicas pasan a través de la piel con un dispositivo dirigido. Un análisis mostró que más de dos tercios de los pacientes que recibieron terapia de ondas de choque se curaron o mejoraron mucho después de 4 meses.
  • Cirugía. Aunque la cirugía rara vez es necesaria, la bolsa se puede extirpar si no se puede reparar. Por lo general, es un procedimiento ambulatorio, lo que significa que no se debe pasar la noche en el hospital.
¡Sé el primero en comentar!