¿Tienes escoliosis? No hagas estos ejercicios

¿Tienes escoliosis? No hagas estos ejercicios

Sofía Pacheco

Una escoliosis es una enfermedad que afecta a la columna vertebral y que provoca mucho dolor, debilidad y cambios en la forma de andar. El tratamiento incluye una serie de ejercicios seguros para tratar esta situación, pero no vale todo, ya que existe una serie de ejercicios prohibidos para la escoliosis porque incrementa los daños en la columna y, por ende, nuestro dolor y debilidad.

La escoliosis es una malformación que provoca una curvatura anormal en la espalda y aunque podemos hacer una vida relativamente normal, si es cierto que nos imposibilita algunas tareas y realizar algunos ejercicios físicos. La escoliosis provoca dolor y cambios en la forma de caminar, por lo que hay que tener mucho cuidado con nuestro estilo de vida y cumplir con el tratamiento para mejorar nuestra calidad de vida.

Parte del tratamiento es realizar estiramientos y algunas actividades deportivas sin impacto en la columna ni en las piernas, pero que sí ayuden a estirar la espalda aliviando tensión y dolor. Esta enfermedad que afecta a la columna vertebral aparece en la adolescencia porque se desarrolla en la etapa de crecimiento. Hay muchos tipos dependiendo de las curvaturas de la columna, y cada tratamiento es diferente (y debería ser personalizado).

En base a esto último, si notamos alguna anomalía en la columna de nuestro hijo, recomendamos acudir a un buen especialista y empezara a tratar la escoliosis lo antes posible para ahorrar males mayores. Cabe destacar que esta enfermedad es irreversible de forma natural, solo lo es con intervención quirúrgica.

Ejercicios que nunca debes hacer si tienes escoliosis

Esta afección de la columna vertebral tiene diferentes niveles, pero no importa si nuestro caso es muy leve, necesitamos un tratamiento y por supuesto no podemos realizar ninguno de los deportes que mostramos a continuación.

Una chica con escoliosis jugando al fútbol

  • Judo.
  • Karate.
  • Boxeo.
  • Hípica.
  • Polo.
  • CrossFit.
  • Running.
  • Lanzamientos.
  • Saltos y carreras de obstáculos.
  • Hockey.
  • Fútbol.
  • Pádel.
  • Voleibol.
  • Tenis.
  • Escalada.
  • Rugby.
  • Baloncesto.
  • Levantamiento de pesas.
  • Rebotar en cama elástica, trampolín y similares.
  • Ejercicios en suelo duro.
  • Taekwondo.

Aparte de estos deportes, hay algunos ejercicios sueltos de otras modalidades como yoga, pilates, natación, baile, ballet, danza o gimnasia que tampoco deberíamos hacer así sufrimos de escoliosis. Por ejemplo, los ejercicios donde hacemos torsión intensa, donde estiramos la espalda en exceso, donde hay giros bruscos, esfuerzos que tiran desde la espalda y todo aquello donde haya impactos sucesivos como saltos.

Movimientos y posturas a evitar

En la actualidad nos pasamos muchas horas sentados o tumbados y aunque nos cueste confesarlo, a menudo tenemos muy malas posturas. Hacerlo de forma puntual no pasa nada, pero cuando se coinvierte en un hábito es cuando empiezan los problemas en la espalda, caderas y hombros.

Por ejemplo, al sentarnos a la mesa, tendemos a encorvarnos para comer, eso es una mala postura que se nos reflejará en el futuro con dolores y desviaciones de columna. También el hecho de pasar tantas horas tumbados en posturas imposibles, andar mirando el móvil, no usar almohadas para dormir de lado, conducir muy tumbados hacia atrás, etc.

Otro ejemplo muy claro es el sentarnos a escribir en un teclado, y es que también tiene su ciencia, ya que el escritorio ha de estar a la altura perfecta para crear un ángulo de 90 grados en los brazos. Si nuestros hombros están levantados ya se considera una mala postura porque igual la mesa es muy alta o la silla está muy baja.

Nosotros siempre optamos por sillas de ordenador regulables en altura, igual que los escritorios, pero entendemos que no siempre se dispone de la inversión necesaria para ello. También se puede optar por comprar un escritorio estándar, una silla regulable y un brazo para el monitor que nos permita colocarlo a Lam distancia y altura perfecta.

Debemos mantener la buena postura todo el tiempo que podamos, obligarnos a nosotros mismos, de manera que poco a poco se convertirá en un buen hábito y nos saldrá solo. Para forzarnos un poco podemos usar correctores posturales, pero avisamos que son bastante incómodos.

Un hombre con escoliosis

Soluciones para aliviar los dolores

Dependiendo del tipo de afección que tengamos, necesitaremos un tratamiento u otro. Existen escoliosis de todo tipo, desde una sola curva a varias y después están los grados de curvatura. Si tenemos 50 grados o más de curvatura, se trata de una escoliosis severa, si tenemos entre 30 y 50 grados será moderada. Leve es cuando tenemos menos de 30 grados de curva, y las operaciones suelen plantearse cuando se pasa de los 30 grados, aunque depende de cada especialista, edad del paciente, caso, otras enfermedades, riesgos, avance de la escoliosis, etc.

Visitar a un fisioterapeuta varias veces al mes nos va a ayudar muchísimo, así como usar calzado cómodo y visitar un podólogo que nos realice unas plantillas personalizadas con las que caminar sin tanta tensión y que nos ayude a compensar y equilibrar el peso del cuerpo.

Con respecto a los bolsos, es mejor usar bolsos cruzados y con poco peso o usar mochilitas, pero siempre haciendo uso de las dos asas y con poco peso en su interior. Todo este pack nos ayudará en nuestro día a día y nuestra calidad de vida mejorará significativamente.

Lo que más recomendamos es acudir al médico cada vez que notemos que la situación no mejora ni aun siguiendo todos los consejos y pasos. Será entonces cuando se plantee la opción de la intervención quirúrgica, pero al tratarse de una columna vertebral, es una operación que entraña ciertos riesgos.

No olvidemos que cada una de las vértebras que componen la columna son una especie de escudo de la médula espinal, el centro de control del cuerpo humano. Es una operación complicada, pero con un alto porcentaje de satisfacción entre los pacientes.

Consejos para hacer deporte con escoliosis

Solo un fisioterapeuta y nuestro médico de confianza que conoce todo nuestro caso, puede ayudarnos de verdad, pero existen una serie de consejos básicos para poder realizar deporte si tenemos escoliosis y poder disfrutar al máximo de la actividad:

  • Fortalecer la espalda con ayuda de algún profesional. Ir muy poco a poco y evitar la sobrecarga.
  • Natación como deporte base para promover la buena salud de nuestra espalda y todo el cuerpo.
  • Pilates, una nueva realidad se puede abrir ante nosotros si damos una oportunidad al pilates.
  • Cuidar nuestra postura, como hemos explicado en el apartado anterior. Desde sentarnos bien, hasta dormir en un buen colchón y usar almohada entre las piernas, no cruzar las piernas, no estar mucho tiempo de pie ni sentado, etc.
  • Nada de realizar ejercicios de alto impacto, ni siquiera una vez a la semana.
  • Tener asesoramiento profesional con cierta asiduidad y que lleve un registro de nuestros cambios, mejoras, dolores, avances, etc.
¡Sé el primero en comentar!