Tener las piernas cansadas es algo que ocurre con frecuencia entre los deportistas. El sobre entrenamiento, el ciclismo o el running pueden hacer que tus piernas se fatiguen si es demasiado intenso. Para que esa sensación desaparezca existen una serie de remedios que te ayudarán a lograr relajación muscular.

7 remedios para aliviar las piernas cansadas

Realiza estiramientos

Después de entrenar es muy aconsejable realizar estiramientos en todo tu cuerpo. Así ayudamos a que se recuperen del esfuerzo que han realizado durante el ejercicio físico. Hazlo de forma suave y sin dar «rebotes». Tienes que notar tensión, pero nunca dolor.

Aplica agua fría y haz baños de contraste

Otra manera de relajar la musculatura de las piernas es aplicar agua fría o una bolsa de hielo sobre las mismas. El frío tiene un efecto anti inflamatorio para los músculos y te servirá para reducir la fatiga. También puedes hacer baños de contraste, con agua fría y agua caliente. Esta técnica se recomienda en casos de rehabilitación de lesiones, ya que ayudan a reducir la inflamación de los músculos y mejorar el flujo sanguíneo.

No te quedes quieto

Si tienes piernas están muy fatigadas, e incluso doloridas, después de hacer alguna actividad física, es aconsejable que dejes que tu cuerpo se recupere. No obstante, tampoco tienes que quedarte tirado en la cama durante una semana; puedes realizar un descanso activo para recuperarte, haciendo una actividad un poco más ligera.

Coloca tus piernas en alto

Uno de los trucos más sencillos y eficaces para aliviar el cansancio de las piernas es ponerlas en alto. No es necesario que hayas tenido un entrenamiento intenso para hacerlo, también te servirá de gran alivio cuando pasas muchas horas andando por turismo o en tacones. Este simple gesto ayuda a recuperar las piernas cansadas ya que se mejora la circulación sanguínea. La postura favorece el retorno venoso y permite que se descongestionen las venas y arterias.

Descansa

El descanso no es solamente imprescindible para tener una buena salud física y mental. Dormir por la noche es necesario para reparar los tejidos y los músculos dañados, además podremos recuperarnos de todo el esfuerzo del día y afrontar con ganas el siguiente.

Date un masaje

¿A quién no le gusta un buen masaje en las piernas? Es totalmente desestresante y puede descargar todo la acumulación de fatiga muscular. Ayuda a relajar la musculatura del cuerpo, mejora la circulación sanguínea y previenen la aparición de lesiones o agujetas.

Es recomendable que acudas a un masajista profesional con frecuencia, pero siempre podrás hacértelo a ti mismo. Lo ideal es hacerlo antes de dormir o después de entrenar.

Comer bien

Llevar una alimentación saludable y equilibrada es un factor fundamental para la salud. Existen algunos alimentos que mejoran la relajación de los músculos, como el zumo de cerezas. Las cerezas contienen flavonoides y antocianinas, que ayudan tanto a mejorar los dolores musculares como a prevenir su aparición. Debes ingerir también carbohidratos, proteínas y grasas de buena calidad, así como agua en la cantidad suficiente.