Si aún no has oído hablar de la técnica del barefoot, presta atención, porque es bastante interesante. Se trata del conocido running que muchos practicamos, pero, eliminando un material básico: las zapatillas.

Sí, ¡has leído bien! El barefoot consiste en correr descalzo. Lo que se pretende con esta modalidad bastante moderna, aunque milenaria por otra parte, es permitir el movimiento natural de las articulaciones. Pero esto no quiere decir que debamos correr como si todo valiese. Existen unas recomendaciones que no pueden dejarse de lado.

Aspectos a tener en cuenta en la práctica del Barefoot

Recuerda la importancia de la técnica

Si olvidamos la técnica a la hora de lanzarnos a la carrera, podemos sufrir consecuencias. En primer lugar, aumentamos la probabilidad de sufrir cualquier tipo de lesión. Y, por otro lado, no estaremos ejercitándonos de una manera óptima.

Mantener hábitos de vida saludables

Te mencionábamos, al comienzo de este post, que el hecho de correr descalzo, aunque para nosotros sea una “moda”, es algo que viene de los orígenes de la historia. Algo a tener en cuenta, es que es muy conveniente que, para realizar esta práctica, nuestra condición física sea adecuada y estemos dentro de nuestro peso recomendado. De no ser así, el fuerte impacto articular, puede llevarnos a alguna dolencia o lesión, que derive en problemas en el futuro. Por ello, mantener un estilo de vida saludable, que nos ayude a estar dentro de nuestro peso y en buena forma, es imprescindible.

Proceso de adaptación

Si eres runner y sientes curiosidad por esto de correr descalzo, no te levantes un buen día y salgas a correr sin zapatillas. El barefoot, como todo, requiere de un proceso de adaptación. Por ello, empieza por caminar descalzo con más asiduidad y acostúmbrate a que las plantas de tus pies entren en contacto con el terreno.

La técnica adecuada

Ya sabes, no todo vale. Es importante que prestes atención a la técnica en el movimiento. Mucho cuidado con recibir la pisada en los talones. Debes hacerlo con la parte media/ delantera del pie. Deja que la inercia te lleve hacia delante y sigue la marcha natural cuidando tus articulaciones. Ten en cuenta que todo el peso de tu cuerpo recae sobre tu tren inferior, no lo fuerces. Asimismo, no corras con grandes zancadas. En truco está en avanzar dando pequeños pasitos. ¡Como en la vida misma!

correr descalzo, barefoot

¿Es doloroso correr sin zapatillas?

Quienes practican barefoot, confirman que esta pregunta es la habitual cuando imaginamos en correr descalzos. Sin embargo, aseguran que estamos perfectamente preparados para ello. Y que, además, uno de sus beneficios, es que fortalecemos músculos que las zapatillas deportivas no nos permiten trabajar.

¿Dónde practico barefoot?

Ya sabes que la adaptación debe ser progresiva. Asimismo, no podemos practicar esta modalidad en cualquier superficie. Ésta debe ser segura y lo más limpia posible. Por ello, lo recomendable sería empezar sobre arena o hierba. Una vez vayas preparando las plantas de tus pies, podrás ir planteándote nuevos escenarios.

Si únicamente tienes la posibilidad de correr sobre carretera o montaña, tranquilo, todavía puedes practicarlo con unas zapatillas barefoot. Te dejamos un ejemplo por aquí.