Ya sea que hayas estado sin hacer nada durante el invierno o realizando entrenamientos a puerta cerrada, con la llegada del calor aparecen alternativas divertidas para hacer al aire libre. A continuación te enseñamos desde deportes acuáticos hasta actividades en la montaña, todas ellas al aire libre y con una interesante quema de calorías. Si quieres fortalecer el cuerpo completo, mantener tu figura en verano y no pisar el gimnasio, plantéate hacer alguna de estas 7 actividades.

Kayak

¡Una de mis favoritas! Montarnos en kayak para realizar un recorrido turístico es una manera divertida de conocer sitios nuevos (aunque sean de tu misma ciudad). Remar a una velocidad de solo 3 kilómetros por hora quemará más de 200 calorías por cada hora que pases en el agua. Además, esta actividad trabaja potencialmente los músculos de la parte superior del cuerpo, el core y la espalda.

Para impulsar el kayak hacia adelante (y quemar calorías de manera efectiva), los expertos recomiendan que gires el torso hacia un lado mientras la pala se mueve detrás de ti. Sigue la hoja con tus ojos y tu torso te hará el mismo movimiento. Preocúpate, también, de empujar contra el eje con la mano superior mientras te desplazas.

Ciclismo

¡Prepara tu casco y descubre nuevos lugares! Montar en bicicleta es una perfecta manera de hacer turismo y disfrutar de la brisa del verano, mientras pedaleas con la tranquilidad o intensidad que prefieras. Esta actividad al aire libre quema bastante calorías, tonifica las piernas y fortalece los pulmones. Será divertido si sales con algunos amigos. Aprovecha para descubrir lugares nuevos y lleva contigo algún picnic saludable.

Pero montar en bicicleta no es tan sencillo como parece. Tienes que mantener una buena posición neutral, que va desde la cabeza y hasta los pies. Relaja tu cuello y lleva tus hombros lejos de las orejas, flexiona los codos y asegúrate de que las rodillas estén sobre tus pedales. Si alguna de tus rodillas se inclinan hacia un lado mientras conduces, puede parecer un poco raro y acabarás sufriendo dolor o teniendo una lesión.

Escalada en roca

Las alturas no son divertidas para todos, pero si estás listo para un desafío y quieres hacer gran ejercicio, debes añadir la escalada a tu lista de «cosas que hacer en verano». La escalada en roca aumenta la fuerza de todo el cuerpo y mejora la coordinación, además de ser una gran manera de entrenar muchos músculos que no estás acostumbrado a trabajar, como la espalda, los hombros y los músculos de la mano.

Tanto si escalas en interior o al aire libre, si quieres sacar el mayor partido a tu experiencia, lo recomendable es usar ropa deportiva cómoda y no cargar con joyas en los dedos.

Mientras escalas, estás usando constantemente los músculos de la espalda, así que también es buena idea encontrar alimentos que hagan que tus piernas carguen con la mayor parte del peso, en lugar de los brazos. Es una técnica más eficiente, ya que tus piernas son normalmente más fuertes que tu tren superior.

hombre haciendo paddleboard

Paddle board

Desde hace unos años, el paddle board se ha convertido en una actividad popular de verano. Es perfecta para poner a prueba tus habilidades de equilibrio y fortalecer el core. Pero, como remar no es algo que posiblemente haces todos los días, lo recomendable es apuntarte a clases grupales de remo en las que un instructor certificado te enseñe consejos y técnicas de seguridad para la mejor experiencia.

Para maximizar tu entrenamiento y minimizar las posibilidades de caerte, lo básico es colocar los pies de manera que queden paralelos, a una distancia del ancho de la cadera y centrados entre los bordes de la tabla. Mantén los dedos de los pies apuntando hacia adelante, las rodillas ligeramente flexionadas y la espalda recta. Asegúrate de mantener la cabeza y los hombros firmes y erguidos, y desplázate moviendo la cadera. Además, la mirada debe estar siempre hacia el horizonte. Evita mirarte los pies.

Nadar

Puede ser la actividad más básica y la que la mayoría practica cuando va a la playa o a la piscina. Es una forma refrescante de quemar calorías, además de ser una excelente opción de deporte para aquellos que tienen dolor de rodilla o lumbar, ya que se considera un deporte de bajo impacto. Como el agua te proporciona flotabilidad, flotarás durante toda la sesión sin ejercer presión sobre las articulaciones.

Para aprovechar al máximo tu entrenamiento, es fundamental la técnica que realizas. Mantén la cabeza en línea con tu torso y mira siempre hacia el fondo de la piscina. No mires hacia adelante, ya que eso puede hacer que tu cadera y las piernas se hundan y tengas que patear más fuerte para mantenerlas en alto.
Si vas a nadar en agua abierta, la Cruz Roja recomienda hacerlo en grupo para una mayor seguridad.

Snorkel

Tanto si lo haces son o sin aletas, el snorkeling es un ejercicio que fortalece todo el cuerpo y que puede quemar calorías rápidamente, a la vez que alivia las articulaciones. Como muchos de los ejercicios que se realizan en el agua, esta actividad tiene el beneficio adicional de ser un ejercicio saludable para personas con dolor en las articulaciones, rigidez o lesiones, gracias a su bajo impacto.

Cada movimiento bajo el agua que hagas, tanto si es con los brazos, las piernas o la espalda, obligas a los músculos a empujar contra el agua. Además, la resistencia se incrementa si decides usar aletas. Conforma te sumerges, te verás obligado a patear más fuerte, quemando más calorías. Evidentemente, esto hará que te canses antes, así que para evitar el cansancio temprano, intenta no patear demasiado cuando estés nadando hacia adelante, ya que hasta un ritmo pausado es suficiente para impulsarte.

Surfear

A no ser que seas un profesional del surf, podrás pasarlo bien y quemar calorías sin la necesidad de realizar trucos expertos. El surf es un deporte que requiere resistencia, fuerza en la parte superior e inferior del cuerpo y una buena flexibilidad.

Surfear es un gran ejercicio que te hace trabajar todo el cuerpo mientras estás en el agua. Al remar hacia el océano y atrapar una ola, trabajas la parte superior del cuerpo, mientras que cuando te subes a la tabla y montas las olas el core y las piernas (cuádriceps, isquiotibiales, glúteos) se mantienen fuertes.