Los carbohidratos están pasando por uno de sus peores momentos. Hay personas que le aterra comer cereales, pasta o vegetales porque van a engordar y a tirar por la borda todo su entrenamiento. Hemos pasado de temerle a las grasas saludables a hacerlo con los hidratos, y no podemos permitir este error.

Nuestro cuerpo necesita abastecerse de todos los nutrientes para poder funcionar correctamente. Y, aunque la mayoría piense que las proteínas son fundamentales después de entrenar, la realidad es que también necesitamos carbohidratos al terminan una sesión intensa.

Los carbohidratos protegen nuestro cuerpo al terminar el entrenamiento

Un estudio publicado en el Journal of Applied Physiology comprobó que los carbohidratos son la mejor opción para ayudar a proteger nuestro cuerpo después de un entrenamiento intenso. Concretamente, los hidratos evitan que se establezcan infecciones al finalizar una sesión de alta intensidad.
Cuando terminamos el entrenamiento, nuestro cuerpo se encuentra en un breve periodo de inmunidad reducida, donde los glóbulos blancos y los linfocitos son inferiores. Esto provoca que el sistema inmunológico sea más vulnerable a las infecciones.

Conforme más explosivo sea el entrenamiento, más tiempo necesitará el cuerpo para recuperarse. Por lo que se podría decir que los ejercicios de alta intensidad aumentan el riesgo de padecer infecciones, como las respiratorias.

¿Qué papel tienen los carbohidratos al consumirlos después de entrenar? Los hidratos pueden ayudar a evitar estos cambios negativos en el sistema inmune. Si los ingerimos durante y después del entrenamiento, nuestro cuerpo se abastecerá de glucosa y fructosa para convertirlos en energía. Así que también procura controlar los niveles de azúcar en sangre, reduciendo el estrés del cuerpo y evitando que el sistema inmunológico se vea comprometido.

Los expertos aseguran que tomar entre 30 y 60 gramos de hidratos en la primera o segunda hora después del entrenamiento, puede aportar beneficios notables.

Incluso si no tomas proteína en polvo, puedes incluir algunos hidratos de carbono a tu merienda post-entrenamiento. No solamente estarás ayudando a tu sistema inmunológico, sino que te repondrás de energía. Evitarás que termines exhausto de vuelta a casa, y que te quedes sin energía para el resto del día.