Los carbohidratos son el gran temido por muchas personas, gracias a dietas populares y eslóganes convincentes de que es el peor nutriente. Pero, ¿Deberías seguir creyendo que los hidratos son malos en un plan de pérdida de peso? Lo cierto es que no. Hay algunos, como la avena, las patatas y los cereales integrales que aportan energía al cuerpo y evitan que comamos en exceso.

Dentro de los hidratos, los complejos están unidos en cadenas largas y complejas, lo que requiere más energía y tiempo para descomponerse en azúcar para obtener energía. Este macronutriente es la fuente de combustible preferida del cuerpo, ya que se necesita la menor cantidad de trabajo para convertir en energía en comparación con las proteínas o las grasas.

Muchos del tipo complejos son excelentes fuentes de fibra (como legumbres, frutas y frijoles), un nutriente que promueve la pérdida de peso, la saciedad y la salud intestinal. Así que si te estás planteando reducir su consumo para bajar de peso, es posible que quieras volver a reconsiderarlo.

Aun así, tampoco deberíamos abusar de comer carbohidratos, ya sean complejos o no. Si estás intrigado por saber si consumes demasiada cantidad, te enseñamos los síntomas más conocidos.

Síntomas de comer demasiados carbohidratos

Una dieta saludable debe hacernos sentir con energía, ya que la comida es combustible para nuestro cuerpo y nos ayuda a afrontar el día. Los complejos pueden contribuir a esta energía, pero comerlos en exceso (ya sean complejos o simples) puede ser contraproducente.

Siempre estás hinchado

Si sientes que estás constantemente hinchado, los carbohidratos podrían ser los culpables. El azúcar de este nutriente puede disminuir la diversidad de bacterias saludables en nuestro intestino, haciendo que nuestro sistema digestivo se vuelva lento y creando hinchazón.

Además, las bacterias en el colon fermentan fibra, almidones y algunos azúcares, que producen compuestos gaseosos en el cuerpo.

Esto suele suceder cuando comemos carbohidratos refinados. Este tipo crea un efecto osmótico debido a las altas cantidades de sodio y extraen agua de los intestinos. Dando lugar al molesto hinchazón, estreñimiento y sensación de gases o malestar.

También debes tener en cuenta que, aunque la fibra es un nutriente esencial para la pérdida de peso y saciedad, también puede provocar problemas gastrointestinales si se toma demasiado rápido. Lo mejor es añadirla en tu dieta gradualmente hasta que el cuerpo se acostumbre.

Estás aumentando de peso

Es normal que si nos hartamos de comer cualquier cosa, estemos contribuyendo al aumento de peso. No obstante, comer un exceso de carbohidratos puede traducirse en un exceso de calorías, ya que los alimentos que contienen este nutriente también son ricos en grasa.

Por ejemplo, los dulces como los pasteles, tartas y galletas se consideran alimentos azucarados, pero obtienen al menos la mitad de sus calorías de la grasa. Estas calorías, de los carbohidratos y las grasas, son muy bajas en nutrientes en general, por lo que se consideran calorías vacías.

Aunque no solamente ocurre esto en los dulces. A veces puede ser una cuestión de cómo estás comiendo tus hidratos saludables. Muchas personas combinan patatas con una grasa, como la salsa. Para obtener los beneficios de los hidratos de carbono complejos, es mejor combinarlos con alternativas más saludables.

mujer intentando dormir despues de comer carbohidratos

Tienes problemas para dormir

Existen muchas razones por las que podrías tener dificultades para conciliar el sueño. Pero si te gusta comer por la noche, este puede ser el problema. Comer hidratos requiere que tu cuerpo trabaje y procese el azúcar, por lo que si estás picoteando antes de irte a dormir, le estás pidiendo a tu cuerpo que actúe en lugar de descansar.

Por otro lado, los hidratos de carbono pueden acelerar tu estado de sueño, especialmente aquellos con un índice glucémico alto.

Si comes hasta altas horas de la noche y tienes problemas para conciliar el sueño, intenta establecer un límite más temprano para que tu cuerpo tenga tiempo suficiente para procesar los alimentos antes de entrar en modo de descanso.

Estás cansado todo el tiempo

Si te sientes particularmente cansado, los carbohidratos podrían estar contribuyendo a ese estado de letargo. La niebla mental y los dolores de cabeza también son síntomas de una sobredosis de hidratos.

Cuando elijas una comida a base de carbohidratos, es importante combinarla con otros nutrientes como proteínas y grasas saludables. Tu cerebro depende de la glucosa para obtener energía, pero la consume rápidamente si elige carbohidratos simples o refinados en lugar de los que tienen más fibra y granos.

Comer demasiados carbohidratos puede aumentar el nivel de azúcar en la sangre y luego provocar ese choque que te deja con una sensación de lentitud. Para evitar la caída, asegúrate de combinar tus hidratos con otros nutrientes.

Te salen granos

Todos pensábamos que el acné dejaría de aparecer cuando dejásemos la adolescencia, pero muchos adultos tienen brotes de granos aunque tengas 30 o 40 años. Esto se debe a nuestra genética y a las hormonas específicas, pero los brotes también pueden ser una señal de que algo anda mal en nuestra dieta.

Los azúcares de los carbohidratos aumentan la producción de andrógenos, que están relacionados con el acné hormonal. Para muchos de nosotros, cuando comemos en exceso hidratos, podemos tener un brote. Este tipo de erupción generalmente ocurre en el tercio inferior de la cara, por lo que si ves acné a lo largo de la boca y la línea de la mandíbula, podría ser una señal clara de que estás comiendo demasiados carbohidratos.