Cuando haces ejercicio con el estómago vacío, es posible que no tengas suficiente energía para rendir al máximo. Pero ingerir los alimentos incorrectos antes de un entrenamiento también puede sabotear tu sesión de sudoración.
Desde hacer que te sientas lento hasta notar gases, los siguientes alimentos no te prepararán para el éxito, ya sea que estés golpeando el pavimento o levantando peso en la sala de musculación.

4 tipos de alimentos que deberías evitar antes de entrenar

Ricos en proteínas

Deja el bistec antes de ir al gimnasio.

Aunque los alimentos ricos en proteínas pueden saciar tu estómago y evitar el hambre, consumir demasiada cantidad de este macronutriente puede implicar una digestión lenta. Además, comer alimentos que solo contengan proteínas significa que se perderás los carbohidratos ricos en energía que realmente te impulsan a realizar entrenamientos duros.

Sin mencionar que hacer ejercicio cuando la comida todavía se mueve en el estómago puede causar una gran incomodidad. Solo piensa en una barriga llena de proteínas que puede hacer que te sientas pesado.

Deberías tener un poco de proteína, apunta a solo 10 a 20 gramos, junto con una fuente saludable de carbohidratos para obtener energía sostenida.

O piénsalo de esta manera: tu comida o snack debe contener al menos el 75 por ciento de las calorías totales provenientes de los carbohidratos y no más del 25 por ciento proveniente de las proteínas.

Abundantes en grasas

Al igual que las proteínas, los alimentos grasos tardan mucho en digerirse. Eso significa que se quedan alrededor de tu estómago durante horas. Y mientras tu cuerpo está ocupado digiriendo, fluye más sangre a tu tracto gastrointestinal para ayudar en el proceso, por lo que hay menos oxígeno en tus músculos.

En otras palabras, tus músculos no obtienen lo que necesitan para rendir al máximo. Antes de hacer ejercicio, evita las hamburguesas grasosas y la pizza, así como demasiadas grasas saludables como los frutos secos y el aguacate.

alimentos que no debes tomar antes de entrenar

Ricos en fibra

Desde legumbres hasta cereales integrales y verduras, los alimentos llenos de fibra benefician al corazón, ayudan a perder peso y son buenos para el intestino. Pero un tazón grande de sopa de frijoles negros para el almuerzo puede dificultar tu entrenamiento más tarde en el día.

De hecho, los alimentos ricos en fibra pueden causar molestias gastrointestinales, lo que resulta en gases, hinchazón o calambres. Ten especial cuidado con las verduras crucíferas ricas en fibra. Nada hace que la barriga se hinche como el brócoli, las coles de Bruselas y el bok choy.

Al igual que los frijoles, las verduras de la familia de las crucíferas contienen un azúcar no digerible llamado rafinosa, que alimenta a las bacterias del colon que producen gas metano. No puedes concentrarte en el gimnasio si tu estómago está inflamado por los gases y lo estás reservando para el baño cada pocos minutos.

Pero no dejes de comer alimentos fibrosos nutritivos: obtener suficiente fibra diaria es esencial para la salud en general (las mujeres deben aspirar a consumir 25 gramos al día y los hombres, 38 gramos). Simplemente limita su ingesta durante unas horas antes de hacer ejercicio.

Picantes

¿Te encanta la comida con un toque divertido? Es posible que debas desechar la salsa Sriracha y posponer esos chiles jalapeños para después del entrenamiento.

Para algunas personas, los alimentos picantes pueden causar problemas como malestar gastrointestinal, ardor de estómago o reflujo ácido durante el ejercicio. Lidiar con una sensación de ardor en la garganta o malestar estomacal es lo último que necesitas cuando hace ejercicio.

mujer con alimentos para antes de entrenar

¿Qué comer antes de un entrenamiento?

Alternativamente, comer ciertos alimentos antes de un entrenamiento puede ofrecer el empuje óptimo que necesitas para llevar a cabo una rutina difícil y mejorar tu rendimiento.

Específicamente, los carbohidratos complejos o simples proporcionan la energía requerida para el ejercicio de alta intensidad y/o basado en la resistencia.

Tenga en cuenta que los carbohidratos simples se queman más rápido, por lo que están más disponibles en tu cuerpo para un impulso de energía rápido, mientras que los carbohidratos complejos se digieren más gradualmente para proporcionar un flujo de glucosa más lento y constante.

Para un snack rico en carbohidratos, Bruzina recomienda comer un bagel, una rebanada de pan o una barra de granola de 30 a 60 minutos antes de un entrenamiento. Cuando se trata de comidas más abundantes, intenta masticar cereales, granos cocidos o pasta cuatro horas antes de hacer ejercicio para permitir una digestión adecuada.