Pros y contras de la dieta nórdica

Pros y contras de la dieta nórdica

Carol Álvarez

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lucha constantemente para encontrar la forma más saludable de vivir y alimentarnos. Un estudio realizado por ellos mismos desvela que la dieta nórdica o la mediterránea podría reducir los riesgos de padecer cáncer, diabetes o enfermedades coronarias. El objetivo de dar a conocer esta información es disminuir los problemas cardiovasculares como el sobrepeso o la obesidad.

Si bien la mayoría de nosotros conocemos cómo es la dieta mediterránea, con la nórdica no pasa lo mismo. Te contamos en qué basan su alimentación y por qué la OMS recomienda seguirla.

¿Qué es la dieta nórdica?

La dieta nórdica es bastante similar a la mediterránea, pero se basa en alimentos procedentes de Europa del Norte (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia). Aún no estando en la misma zona geográfica, podemos llevar la misma alimentación porque la mayoría de los alimentos los encontramos fácilmente.

Aunque la dieta mediterránea se caracteriza por ser rica en frutas, vegetales, frutos secos, cereales, aceite de oliva y proteínas animales como el pescado, pollo y lácteos; la dieta nórdica es parecida, solo que se centra más en el consumo de frutos rojos, legumbres, cereales enteros, pescados grasos y aceite de colza.

Esta dieta es menos conocida, y es por eso que la OMS quiere que todo el planeta sea conocedor de la alimentación que se sigue en Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia o Dinamarca. Son varios estudios los que han demostrado que es ideal para adelgazar y mejorar nuestra salud en a corto plazo.

Beneficios

La alimentación saludable va más allá de la pérdida de peso. También puede conducir a mejoras significativas en la salud metabólica y reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas. Varios estudios han examinado los efectos de la dieta nórdica en los marcadores de salud.

Rica en nutrientes

Al igual que la dieta mediterránea, la dieta nórdica ofrece una gran cantidad de valor nutricional por lo que cuesta. Los cereales integrales, las frutas y las verduras proporcionan muchos nutrientes importantes sin muchas calorías. Las bayas ofrecen antioxidantes y el pescado proporciona ácidos grasos Omega-3.

Todos los principales grupos de alimentos están representados y la dieta enfatiza los alimentos integrales, que casi siempre son más saludables que los procesados. Eso significa que la dieta incluye pocas calorías vacías y aditivos poco saludables.

Flexible

No hay reglas estrictas para este plan de alimentación. No pretende ser una dieta para bajar de peso, sino promover alimentos y preparaciones que podrían tener beneficios para la salud y el medio ambiente. Así que hay espacio para interpretarlo de una manera que funcione para cada uno de nosotros.

Sustentabilidad

La dieta nórdica no solo es ambientalmente sostenible (hace hincapié en los alimentos producidos con métodos sostenibles), sino que también es un cambio de estilo de vida manejable. Utiliza alimentos familiares, más de algunos, menos de otros, y no es demasiado restrictivo.

Además, no hay que medir ni calcular. Simplemente seguiremos con los alimentos recomendados y comeremos los demás con moderación. Sin embargo, si estamos utilizando la dieta para perder peso, es posible que debamos tener más cuidado con la ingesta de calorías y el tamaño de las porciones.

Pérdida de peso

Varios estudios han evaluado los efectos de pérdida de peso de la dieta nórdica. En un estudio en personas obesas a las que se les indicó que no restringieran las calorías, las que seguían una dieta nórdica perdieron 4,7 kg, mientras que las que seguían una dieta típica danesa perdieron solo 1,5 kg. Sin embargo, en un estudio de seguimiento un año después, los participantes de la dieta nórdica habían recuperado la mayor parte del peso.

Estos resultados son muy típicos de los estudios a largo plazo sobre la pérdida de peso. Las personas pierden peso al principio, pero luego lo recuperan gradualmente durante 1 o 2 años.

Otro estudio de 6 semanas respalda los efectos reductores de peso de la dieta nórdica, ya que el grupo de la dieta nórdica perdió el 4 % de su peso corporal.

dieta nordica beneficios

Contraindicaciones

No existen riesgos para la salud asociados con la dieta nórdica. Sin embargo, puede ser necesario tener en cuenta la ingesta de calorías y el tamaño de las porciones para mantener un peso saludable.

Alto precio

Aunque es útil planificar comidas y cocinar sin preocuparnos por el conteo de calorías o carbohidratos, algunas personas pueden encontrar que los ingredientes de esta dieta pueden ser difíciles de obtener.

Todo el pescado y los productos orgánicos pueden ser costosos, incluso si vivimos donde abundan los mariscos o hay muchas granjas orgánicas. Estos ingredientes tienden a costar más que los productos agrícolas convencionales y los cortes de carne económicos.

Pérdida de tiempo

Encontrar y preparar estos alimentos también lleva tiempo. Y dado que no se recomiendan los alimentos procesados, eso significa que la mayoría de lo que come debe prepararse en casa.

Además, los creadores de la dieta pretendían que las comidas se consumieran de forma pausada y consciente. Algunas personas pueden encontrar esto desafiante si tienen poco tiempo.

Alimentos permitidos

No hay pautas especiales para la dieta nórdica, ni para el horario de las comidas o cuándo comer. Pero los creadores de la dieta sí sugieren que las personas coman conscientemente y en compañía. No es necesario que llenemos la cocina con comida escandinava para disfrutar de una dieta de estilo nórdico, solo nos abasteceremos de las frutas y verduras que ya nos gustan y añadiremos muchas bayas, pescado y granos integrales. Cambiaremos al aceite de canola y productos lácteos bajos en grasa y listo.

La dieta nórdica es lo suficientemente flexible como para adaptarse a otras necesidades dietéticas, como planes sin lácteos, sin gluten o vegetarianos. Si estamos embarazada o amamantando, o si tenemos niños pequeños que comen pescado, deberemos controlar los niveles de mercurio que estamos comiendo y sirviendo.

Uno de los puntos que diferencia a la nórdica de la mediterránea es la nula presencia del aceite de oliva y su sustitución por el de colza. Es lógico debido a que en los países de Europa del Norte no tienen la misma vegetación, ni clima para cultivar olivos y producir aceite de oliva. Además, la dieta nórdica valora mucho el consumo de pescado y eliminan casi por completo las grasas saturadas. De forma general, podríamos decir que en este tipo de alimentación no pueden faltar:

  • Granos integrales. Al menos el 25% de las calorías de la dieta nórdica provienen de productos integrales como el centeno, la cebada y la avena. También incluye arroz integral, pasta integral y mucho pan integral. Los cereales integrales y de centeno están permitidos siempre que no contengan azúcar ni miel añadidas.
  • Frutas, verduras y bayas. La dieta nórdica incluye al menos 1 taza de fruta y 1 taza de verduras al día, preferiblemente orgánicas, de temporada y cultivadas localmente. Se recomiendan las manzanas, las peras, las patatas, los tubérculos y las verduras crucíferas como el repollo. La dieta es especialmente rica en bayas.
  • Productos lácteos. La leche, el yogur y el queso bajos en grasa están incluidos en la dieta, pero no las bebidas lácteas azucaradas ni los productos de yogur azucarados. Se recomienda a las personas que siguen la dieta nórdica que consuman al menos dos porciones al día.
  • Pescado. La dieta también aconseja comer pescado graso de agua dulce o salada como salmón, arenque o caballa dos veces por semana (o más), además de una comida hecha con pescado bajo en grasa, como bacalao o eglefino.
  • Grasas. La dieta nórdica es bastante baja en grasas saturadas y se centra en fuentes de grasas saludables, incluido el aceite de colza (conocido como aceite de canola en América del Norte), frutos secos, semillas y pescados grasos como el salmón.
  • Carnes. Las carnes de ave y de caza están permitidas siempre que se opte por cortes de carne bajos en grasa. Elegiremos pollo, pavo y cortes magros de cordero y venado. La dieta exige limitar o evitar otras carnes rojas, incluida la carne de res.
  • Alimentos procesados. La dieta nórdica requiere que se eviten los alimentos procesados ​​tanto como sea posible; contienen azúcar, sal y grasa añadidas y no son locales ni ecológicos.
  • Azúcares añadidos. Evitaremos los alimentos elaborados con azúcares añadidos y las bebidas azucaradas. Se permite una porción diaria de jugo de frutas o bayas pero, de lo contrario, nos quedaremos con agua, café , té y leche baja en grasa.
¡Sé el primero en comentar!