¿Qué comer si no puedo masticar?

¿Qué comer si no puedo masticar?

Sofía Pacheco

El hecho de no poder masticar bien nos imposibilita comer con la misma normalidad de siempre. Parece una tontería, pero a veces creemos que, si no podemos masticar bien, se reducen las posibilidades de alimentarnos bien, pero estamos muy equivocados, ya que en este texto vamos a ver todos los alimentos que tenemos a nuestro alcance y que son de fácil masticación.

Las dietas de fácil masticación existen y no son solo para personas mayores que usan dentadura postiza o están en medio de un tratamiento dental para colocar piezas dentales como implantes. Sino que este tipo de alimentación pueden servir para multitud de ocasiones, tal y como veremos a continuación.

Qué es una dieta de fácil masticación

Se trata de un tipo de alimentación que normalmente se toma de forma puntual, debido a operaciones en la boca, nariz, garganta, por brackets, por falta de piezas dentales, extracción de muelas, heridas bucales, infección, dolor de garganta, etc. Este tipo de alimentación se debe ajustar a las necesidades de cada uno, por ejemplo, si somos alérgicos al plátano, que nosotros recomendemos plátano no significa que sea obligatorio consumir esta fruta.

Son alimentos que no son sólidos o que no precisan de mucho esfuerzo en la boca, por lo que su masticación es rápida o casi inexistente. Los expertos recomiendan masticar unas 30 veces cada bocado, pero a veces, por dolor o por recomendación médica, es mejor no masticar.

A lo largo de este texto vamos a aprender multitud de alimentos e ideas que podemos tomar en esos días en los que nos cuesta muchísimo masticar. Vamos a intentar crear variedad de alimentos para que todos podamos aprovechar las ideas, así que habrá alimentos aptos también para dietas veganas y vegetarianas.

Alimentos permitidos

Hay multitud de alimentos permitidos para esos días en los que necesitamos comer variado y saludable, pero masticar lo menos posible. A lo largo de este apartado vamos a ver una serie de alimentos y dentro de ellos algunas ideas de cómo podemos comerlos para hacerlos más variados.

Puré, caldos y sopas

Todo lo que sean purés de verduras o de patas, son bienvenidos, así como sopas, cremas, consomés, caldos y similares. Esto nos ayudará a estar hidratados y nutridos, aunque si esta dieta se alarga mucho en el tiempo es probable que perdamos mucho peso y mucha masa muscular si nos alimentamos solo a base de estas opciones. Es por esto que nosotros recomendamos agregar elementos consistentes como carne desmenuzada o pescado, pan, verduras al vapor, etc.

Este tipo de comidas, dado que no podemos masticar bien, y es probable que tengamos algún tipo de daño en la boca o en la garganta, es recomendable que esté a temperatura agradable que no nos haga daño, ni retrase la curación.

Huevos revueltos en dieta fácil masticación

Huevos

Los huevos son un aliado perfecto, ya que es muy fácil de masticar. Además, los podemos comer con casi cualquier otro alimento, como el puré de patatas o algún tipo de fritada saludable. Los huevos fritos, al vapor, pasados por agua, revueltos, en tortillas, etc. todas estas formas se adaptan perfectamente a nuestras necesidades.

Si lo queremos con la yema cruda para mojar pan, que sea pan de molde bien blandito y que sean migajones muy pequeños para facilitar aún más el proceso de masticación y que no haya riesgos de asfixia en personas mayores o en niños.

Cereales con leche

De las mejores opciones, además, podemos usar leche vegetal o leche de animal, ya sea vaca, oveja o cabra. Hay muchos tipos de cereales en el mercado, para niños y para no tan niños. Lo mejor es elegir uno que sea bajo en azúcar, ya que una cosa es necesitar una dieta de fácil masticación y otra duplicar las cantidades de azúcar diaria.

Esto se puede mezclar con frutas, o incluso con yogur, como veremos en otro apartado, solo que el yogur no ablanda tanto ni tan rápido los cereales. Y la fruta hay que elegirla siempre sin semillas ni piel y que sea fácil de masticar, como pera, sandía, uva, fresas, melocotón, plátano, etc.

Panes blanditos

Los panes crujientes están descartados, a menos que lo mojemos en leche, chocolate o café, que es otra opción perfectamente válida, al igual que podemos hacer con las galletas o las magdalenas, pero es que la bollería muy saludable no es, así que mejor seguir con los panes blanditos, como un pan multicereal de rebanadas finitas.

Encima del pan podemos poner lo que queramos, siempre que se adapte a nuestras necesidades de fácil masticación como huevo revuelto, jamón cocido, tomate triturado, mantequilla, aguacate, jamón, etc. En caso de tener muchas cosas, tendremos que tener mucha paciencia para ayudarnos de un tenedor y masticar una a una.

Carne picada

La carne picada, así como las albóndigas, hamburguesas y otras opciones, ya sea con carne de animal o carne vegetal, pueden ser una buena opción si podemos masticar algo mejor, aunque levemente. Son buena opción porque las podemos desmenuzar con el tenedor o cortar trozos muy pequeños y meterlos al fondo de nuestra boca para masticar poco a poco.

No solo para realizar platos como los que ya hemos dicho, sino que la carne picada sirve para hacerla vuelta y vuelta en la sartén y podemos agregar huevo, verduras o echarla a la pasta. Así podremos comer cosas más contundentes y evitar la pérdida excesiva de peso si nuestro proceso de postoperatorio es a largo plazo, es decir, más de 1 mes.

Pescados desmenuzados

Los pescados desmenuzados son una opción genial y sobre todo si es pescado azul, ya que conseguimos nutrientes importantes y así mejoramos los valores nutricionales de nuestra alimentación a la vez que cumplimos con la dieta de fácil masticación. Los mejores pescados son aquellos que tengan pocas espinas como el salmón, el cual que puede preparar al horno, sartén al vapor y se puede acompañar de todo tipo de verduras y salsas.

Además, salvo las personas alérgicas al pescado, todos, grandes y pequeños, pueden y deben consumir estos alimentos para completar su alimentación y conseguir los nutrientes necesarios para que el organismo funcione adecuadamente.

Espaguetis con carne picada

Macarrones y pasta

Todo tipo de macarrones, incluso la pasta rellena, los fideos, los espaguetis, etc. si los cocemos mucho se quedan blanditos, aunque lo adecuado es que se queden al dente. Cuanto más pequeño sean menos habrá que masticar, pero mucho cuidado, ya que algunas personas pueden tratar de tragarlos y puede ocasionar riesgos por asfixia, así que hay que estar muy pendientes.

Lo bueno de esto es que se puede combinar con verduras, carne y salsas de todo tipo, incluso especias y picantes, pero ahí ya entra la opción de los expertos, ya que quizás haya ingredientes no aptos para la recuperación de las heridas.

Leche y otros lácteos

La leche vegetal o de animal, así como quesos blando y d de untar, yogures, mantequillas y similares, también son excelentes opciones para completar los platos en esta dieta de fácil masticación. Además, dependiendo del lácteo que sea, se puede mezclar con potros alimentos como pasta, carnes, verduras, etc. La cuestión es no cerrarse a tomar solo sopas por miedo a hacernos daño. Es importante aclarar las dudas con los médicos, así podremos alimentarnos mejor, y de forma más variada y completa.

Verduras al vapor

De las opciones más utilizadas en dietas de fácil masticación, tanto en niños pequeños como en adultos. Las verduras al vapor conservan sus nutrientes y sabores. Además, se pueden combinar con todos los alimentos de esta lista, incluso con sopas, cremas, pasta, nata, queso, carnes, arroz, huevos, etc.

Podemos incluir este tipo de verduras todos los días, en la dieta de fácil masticación, al igual que las frutas, pero siempre intentando que haya variedad, no siempre usando las mismas verduras.

Legumbres

Todas las legumbres, si están bien cocinadas, son de fácil masticación por ejemplo los garbanzos, el arroz, las lentejas, las judías, las habas, etc. Además, podemos crear platos combinados con pasta y verduras al vapor, de forma que creamos platos muy completos y mantenemos el objetivo de que sean muy fáciles de masticar.

Lo que sí habrá que controlar son las dosis y cantidades, ya que un adulto necesita unos 30 gramos de fibra al día, mientras que un niño solo necesita unos 15 gramos. Hay que ter cuidado con las raciones, ya que podría haber efectos adversos no deseados.

Helados y otros postres

Los helados, yogures, flanes, cremas, tortitas, panqueques, nata, arroz con leche, tiramisú, tartas, bizcochos, todos esto suele ser de fácil masticación, está claro, pero hay que tener cuidado con las cantidades de grasas, calorías y azúcares, ya que todos estos alimentos deben adecuarse a nuestra alimentación habitual, y si somos diabéticos, o algo similar, habrá que tener cuidado.

Los helados son la mejor opción, o los bizcochos de yogur caseros y con poca azúcar, tanto para niños, como para adultos y adultos mayores. Además, lo podemos acompañar de purés de frutas como fresas para agregar ese toque dulzón y así evitar el uso de azúcar o reducir el uso de edulcorante artificial como eritritol.

Consejos

Es cierto que, dependiendo de la dolencia de cada uno, se puede aumentar el grado de masticación o disminuir hasta el punto de comer solo sopas. Existen infinidad de alimentos en la actualidad que son fáciles de masticar, pero cuando hay escasez de piezas dentales, estamos en postoperatorio, nos han apretado los brackets y tal, ya no nos parecen tan fáciles.

  • Que la comida esté lo más tierna posible.
  • Todo loque entre en la boca debe estar a temperatura agradable, ya que podría empeorar la cicatrización de las heridas.
  • Hay que evitar comidas de fácil masticación como frutos secos, palomitas, tortas de trigo, y demás, ya que, con las prisas, podemos tragarlos rápido y provocar atascos en la garganta.
  • Las frutas con pepitas grandes como la chirimoya, lo mejor es limpiarlo todo bien nates de ingerirla.
  • En lugar de morder directamente la comida, es mejor ayudarnos de una cuchara o tenedor y llevarnos la comida directamente al fondo de la boca y al lateral con el que podamos masticar un poco.
  • Evitar los tirones si nos acaban de apretar los brackets.
¡Sé el primero en comentar!