Así puedes crear cenas fitness

Así puedes crear cenas fitness

Sofía Pacheco

Cenar saludable es bastante más importante de lo que creemos. Muchos piensan que hartase de comer después de entrenar es lo mejor, y no. Es importante alimentar al organismo y ofrecer los minerales y vitaminas que ha perdido, pero no es bueno hincharse ya que muchos tendemos a cenar tarde y rara vez darme al cuerpo una tregua de hora y media o 2 horas entre terminar de cenar y dormir.

Vamos a aprender varias ideas para comer saludable, aparte de entender por qué es tan importante comer saludable todos los días. También conoceremos los alimentos recomendados para la cena fitness y los prohibidos.

Alimentos recomendados

Los temidos hidratos de carbono tienen un hueco reservado en la cena. No necesariamente debemos odiarlos, lo que pasa es que aumentan el nivel de azúcar en sangre y son calorías que durmiendo no gastaremos, por lo que tenemos que tener cuidado qué consumimos, a qué hora y la cantidad. Hemos realizado actividad física, sí podemos darles cabida a los hidratos, sino… será mejor que los descartemos.

Pescado azul, otra excelente opción, que nos va a ayudar incluso a estar más sanos, a bajar de peso y a mantenernos bien hidratados y nutridos. Por ejemplo, una ensalada con atún, aunque es mejor el bonito del norte o la caballa. Un filete pequeño de salmón con un revuelto de verduras, es otra idea fantástica.

Los purés de verduras, son de las mejores opciones, ya que aportan nutrientes importantes al organismo, y encima facilitamos la digestión al máximo. Si de postre elegimos yogur y frutas suaves, ya sería la cena fitness redonda.

Sopas con fideos o arroz y algo de proteína de calidad como pollo desmenuzado. Son alimentos ricos en nutrientes y el formato nos ayudará a dormir mejor. De postre podemos agregar algo dulce como frutas con yogur natural o de soja y una pizca de chocolate puro en lascas o coco.

Huevos, en todas su formas, menos frito. Podemos hacer huevo al vapor, en microondas, tortilla a la francesa con espárragos, espinacas o incluso con queso.

Todo aquello que sea fácil de digerir y bajo en grasas, y rico en nutrientes, favorecerá la recuperación tras el entreno y nos permitirá tener un plácido descanso de entre 6 y 8 horas, tal y como indican los expertos.

Cena fitness

Alimentos prohibidos

Es bastante obvio que aquí entran todos aquellos alimentos que contradicen lo que hemos comentado en el apartado anterior. Empezando por los azúcares libres, los hidratos en exceso, las frituras, la bollería industrial, los refrescos, los picantes, etc.

Todos esos alimentos están cargados de grasas que dificultan la digestión, se almacenará en nuestro cuerpo y empeoran nuestra salud de forma silenciosa. Todo lo que son grasas extras y azúcares, hay que intentar reducirlos al máximo, hayamos entrenado o no, ya que debemos tener una dieta saludable a diario.

Tampoco es buena idea, comer bajo en grasas, pero mucha cantidad, esto también está desaconsejado. No porque sea sano, podemos comer mucho y a diario. Lo mejor es tener una dieta muy variada con la que aportemos diferentes minerales y vitaminas al organismo.

Beneficios de comer sano

Comer saludable a diario de forma consciente y no por obligación, ya que eso puede dañar la autoestima y provocar trastornos alimenticios, tiene una serie de beneficios que vamos a pasar a enumerarlos a continuación:

  • Mejor salud.
  • Piel sana, e incluso podemos librarnos del acné.
  • Dientes más sanos.
  • Estructura musculoesquelética fuerte.
  • Reduce el riego de enfermedades cardíacas.
  • Disminuye el riesgo de sufrir cáncer.
  • Menos probabilidades de sufrir sobre peso.
  • Escas probabilidades de tener diabetes.
  • Mejora nuestro estado de ánimo.
  • Nos sentimos con más fuerza y más vitalidad.
  • Potencia nuestro sistema inmune.
  • Favorece los buenos embarazos.
  • Regula el tránsito intestinal.
  • Estamos bien nutridos.
  • El cerebro se desarrolla bien.

No solo se trata de comer saludable, también hay que tener buenos hábitos de vida, como no fumar, no consumir alcohol de forma habitual, practicar deporte y mantenerse activo mínimo 30 minutos al día, relacionar con otras personas, cultivar la mente, etc.

Crema de verduras y semillas

Posibles inconvenientes

Sí, hacer una cena fitness tiene inconvenientes, siempre y cuando no la hagamos bien, claro. Por ejemplo, uno de los principales inconvenientes es sentir hambre justo cuando nos acostamos. Recordemos que tenemos que dejar un descanso de entre hora y media y 2 horas entre la cena y la hora de tumbarnos en la cama. Es por eso que, si la cena no hay sido suficiente para nuestro estómago, podemos sentir hambre antes de dormir. En este caso, nosotros recomendamos un vaso de leche templadita, un yogur de soja, una onza de chocolate negro, unas cuantas nueces o almendras, algunas rodajas de manzana, etc.

También puede que la cena fitness sea insuficiente a nivel nutricional y nos sintamos decaídos, con mucha sed, flojos, con un cansancio extremo, etc. Aquí debemos apoyar con bebidas de frutas naturales por ejemplo frutos rojos que son ricos en antioxidantes. También podemos agregar algo de azúcar, como un yogur natural azucarado, un vaso de leche de avena templada con cacao puro.

Puede ser que algunos de los alimentos que hemos tomado nos ha sentado mal. Las salsas no suelen tolerar bien por la noche, ni los fritos, de las grasas, ni los alimentos que requieren mucha masticación y un sobreesfuerzo del estómago. También puede darse el caso que tras en entreno y un exceso de fibra, terminemos la noche haciendo una visita urgente al baño. Por eso hay que tener cuidado con la cantidad de frutas que cenamos y las mezclas que hacemos.

Ideas

Algunas ideas de platos para cena fitness, aparte de las que hemos dado en apartados anteriores, vamos a dar varias más que seguro que ponemos en práctica desde hoy.

  • Filete de merluza con zanahoria al vapor.
  • Hummus de calabaza con crudites.
  • Menestra de verduras con yema de huevo.
  • Puré de patatas con guisantes, calabacín, pepino, champiñones y coles.
  • Berenjena al horno con hummus de pimientos.
  • Filete de pavo con ensalada.
  • Salmón con ensalada.
  • Puré de verduras y semillas.
  • Frutas con yogur, cacao puro y frutos secos.
  • Tortilla con queso y jamón cocido.
  • Filetes de pollo a la plancha con boniato
  • Pan con aguacate y huevo al vapor.
¡Sé el primero en comentar!