Muchas mujeres realizan la dieta paleo en su vida diaria, pero una vez que te quedan embarazadas no saben si pueden continuar con este tipo de alimentación. Al buscar información sobre esto en Google, veremos cómo la mayoría habla de los beneficios de la dieta paleo durante el embarazo (previene dolencias comunes, reduce las nauseas y puede ser que los niños sean más “bonitos”).

El problema es que este tipo de dieta es muy estricta en cuanto a los cereales, legumbres y lácteos. Suele predominar una alta ingesta de proteínas y grasas saludables, rondando el consumo de hidratos de carbono tan solo un 20%.
El embarazo es un proceso de gestación que cambia el cuerpo de la mujer y en algunas ocasiones no soportan llevar una alimentación tan estricta y restringible de nutrientes. Por no hablar de qué habrá ciertos alimentos que los rechaces por tener nauseas.

No te agobies si tu cuerpo no es capaz de mantener una dieta paleo durante el embarazo. Te doy tres claves para que intentes encontrar el punto en el que te sientas más cómoda.

Come más cantidad

Aunque te sientas saciada cuando realiza la dieta paleo, en realidad no estás consumiendo suficientes calorías. La alimentación paleolítica tiende hacer rica en fibras vegetales y proteínas animales, por lo que se suelen consumir pocas calorías sin darnos cuenta. Es por eso que funciona también cuando queremos perder peso.

Durante el embarazo es posible que haya días que notes que tu nivel de energía está bastante bajo, y muy probablemente esté relacionado con las calorías. Aumentar, sin pasarnos, la cantidad de comida diaria puede aportar una gran diferencia. Si decides llevar la dieta paleo durante la gestación, podrías añadir productos lácteos de buena calidad para aumentar la ingesta de calorías casi sin querer.

Come más hidratos de carbono

Procura no confundir dieta paleo con dieta cetogénica, porque si consumes muy poco hidrato de carbono es posible que entres en modo de cetosis. Cierto que no existe mucha investigación científica que avale ninguno de los dos lados, pero si hay estudios que afirman que la cetosis no es muy recomendable durante el embarazo.

¿Se puede tener un embarazo saludable en cetosis? Hay expertos que aseguran que sí, pero que no hay necesidad de hacerlo. La preocupación por perder peso debe ser después de parir, aunque también deberás considerar comer saludable para amamantar a tu bebé.
Hay mujeres que sufren nauseas matutinas debido a que sus cetonas estaban muy elevadas. Esto se podría contrarrestar aumentando un poco la ingesta de hidratos de carbono.

Come menos proteína

Como bien sabes, la dieta paleo es rica en proteínas. Hay expertos que aconsejan a las mujeres embarazadas consumir tan solo el 25% de proteínas de las calorías diarias.
Es incluso mejor añadir algún alimento con almidón para equilibrar la proporción de calorías en las comidas. Por ejemplo, en vez de comerte los huevos por la mañana, puedes optar por un huevo y un poco de batata.

Ninguno de estos tres consejos que harán abandonar completamente a dieta paleo, pero si conseguirás que sea menos restrictiva y mucho más saludable para el embarazo. Aún así, acude a un nutricionista para que valore tu caso y se para aconsejarte los alimentos más saludables para ti y tu bebé.