Estamos ante un nuevo producto por el que muchísimas personas han aportado. Sí, Bear Squeeze ha salido adelante gracias a un crowfunding que ha recaudado más de 100.000 dólares. Promete ser una nueva bebida dirigida a personas que se rigen bajo una dieta vegana, paleo y cetogénica. Quiere llegar a ser un sustituto de una comida principal, basada sobre todo en plantas. ¡Ojo! Que si ya os empieza a parecer una locura, tened en cuenta que el 16 de enero (el primer día del lanzamiento de la campaña) obtuvo más de 65.000 dólares. ¿Estamos ante una bebida mágica?

Apta para dietas Paleo, Vegana y Cetogénica

No es moco de pavo el equipo que está detrás de este invento. Un grupo de científicos alimentarios se han estado reuniendo con un chef de un restaurante con estrellas Michelin para sacar adelante una bebida sustituta de comidas. Dice tener una mayor densidad de nutrientes que una ensalada, más proteínas que 3 huevos y más probióticos que 4 botellas de kombucha.

Fue a finales de 2016 cuando a Max Baumann, presidente de Bear Squeeze, se le ocurrió que podía aprovechar el tirón que estaba teniendo la dieta cetogénica. Para los que anden un poco perdidos en este tipo de alimentación, se basa en un consumo bajo de carbohidratos y un alto consumo de grasas. Lo que se busca como objetivo es conseguir que el hígado entre en estado de cetósis para producir energía.

Aseguran que sus ingredientes son los que actualmente están en tendencia como el aceite de coco. Además, cuidaron exhaustivamente que sus proteínas fueran limpias, por eso se decantaron por usar las de las semillas de calabaza. Asimismo, han añadido también verduras ricas en nutrientes como la col rizada o la espinaca.
Para hacerlo, aparentemente, más perfecto, han aportado gran cantidad de fibra como el ágave azul.

¿Listo para tomar?

Baumann se preocupó también de que su bebida no fuera expresamente lista para tomar, pero no quería caer tampoco en el error de vender unos polvos sueltos. Se le ocurrió que era una buena idea vender la dosis de polvos necesaria dentro de la botella, para que así el consumidor solo tenga que añadir el agua o la leche.

Ahora mismo cuentan con dos sabores, Vainilla Chai y Chocolate, cada uno con 5 hidratos de carbono netos, proteínas y probióticos.

¿Es una bebida saludable?

Lógicamente, en su web solo encontramos las maravillas que aporta este producto: 400 calorías por porción, triglicéridos de cadena media, con bajo nivel de azúcar, sin gluten, sin lactosa, con 20 vitaminas esenciales, minerales y probióticos. Aparentemente, es una maravilla.

Puedes tomarla en ocasiones puntuales, no contiene ningún ingrediente dañino para la salud, pero no deberías nunca sustituirlo por una comida principal. Uno de los mayores problemas que encontrarás es que no te sentirás saciado a largo plazo y al poco tiempo tendrás la necesidad de comer. Además, una bebida nunca puede reemplazar el proceso digestivo que sufrimos con la comida y que es fundamental para nuestro correcto funcionamiento.

Bear Squeeze se convertirá en un arma de doble filo cuando pasemos a desayunar, almorzar y cenar su producto. Tómalo como algo totalmente ocasional, pero no recurras a él por falta de tiempo para preparar la comida o por obsesionarte con tomar menos carbohidratos. Recuerda: no hay ningún producto que sustituya a los alimentos.