La alimentación de cualquier bebé debe depender de la opinión de un experto, aunque la decisión final siempre será de los padres. Últimamente ha crecido una tendencia que elimina los productos ultraprocesados en los pequeños, aunque sean los famosos potitos envasados. La presión social por comer lo más saludable posible, ha llevado a que la mayoría de los adultos se planteen su propia alimentación, optando por alimentos naturales y frescos.
Aunque puede parecer una locura, hay muchos padres que también quieren aportarle una dieta paleo a los más pequeños. ¿Es esto posible? ¿Puede ser bueno para ellos?

Por desgracia, los alimentos para bebés (purés, cereales, yogures, galletas…) son ultraprocesados repletos de azúcares añadidos, almidón y sodio. Y, por si fuera poco, el precio es más elevado en comparación a si lo cocinásemos en casa.

Los bebés son unos amantes de los alimentos enteros, crudos y con diferentes texturas. Son muchos los que prefieren que sus hijos coman con las manos para que experimenten distintas sensaciones con el tacto y el gusto. Así mismo, ellos deciden cuándo están satisfechos de comida.

Te presento cinco alimentos paleo, recomendables para los más pequeños de la casa. Incluso, si estás embarazada puedes alimentar a tu bebé desde el interior.

Hígado

A pesar de que a muchos adultos nos parece un alimento poco apetecible, a los bebés les encanta. Estoy segura de que la grima que sentimos hacia el hígado es porque sabemos de dónde proviene, así que el desconocimiento de los más pequeños les hará disfrutar de sus propiedades.

El hígado es ideal para mejorar los niveles de hierro en sangre, además de ser una gran fuerte de vitamina A, C y con alto contenido proteico. Además, el hígado es especialmente recomendable en las etapas de destete. Y si lo combinamos con alimentos probióticos saludables, como el kimchi, favorece el proceso de la digestión.

Salmón

Tanto el salmón como sus huevas se han convertido en los alimentos paleo por excelencia. Además, es uno de los más consumidos en una alimentación saludable y equilibrada.
Es una fantástica fuente de ácidos grasos esenciales (EPA y DHA), vitamina D y proteínas. Si lo mezclamos con un poco de aguacate, tendremos una perfecta dosis de grasas saludables para el bebé.

Yemas de huevo

¿Por qué le tenemos miedo a las yemas de huevo? ¿Y por qué vamos a prohibírselas a nuestros hijos? Lo ideal es que ningún niño crezca con prohibición de ningún alimento, y menos quitando las yemas de huevo. Esta parte del huevo es una gran fuente de ácidos grasos Omega 3, tanto para adultos como para bebés.

Es cierto que las claras son más fáciles de digerir hasta pasado el primer año, pero una vez superado ese tiempo, es ideal introducirlos en la alimentación. Lo mejor es consumir huevos de corral o frescos, para conseguir que sea lo más paleo posible.

Aguacates

Como decíamos antes, junto al salmón, los aguacates son una de las comidas más favoritas para los bebés. Aunque siendo sinceros, ¿a quién no le parece apetecible? Ya no es solo por ser una buena fuente de grasas y proteínas saludables, sino por su fácil digestión.
Los expertos recomiendan que se use el aguacate en la fase del destete. Tritúralo,échale un poco de sal y mézclalo con leche (materna o de fórmula). Tu bebé se va a ensuciar, ¿pero qué importa eso?

Tuétano

Quizá este sea uno de los alimentos más paleo que vamos a encontrar en el listado. El tuétano es la médula ósea de los animales, y sé que a muchos también les crea rechazo. Algunas personas usan los huesos para realizar algún caldo, pero a los niños les puede encantar morderlos como los animales.
En el proceso en el que les salen los dientes, los niños necesitan morder cosas para que se les pase la molestia, así que el tuétano puede ser una gran opción.

Si estás usando los huesos para hacer algún caldo, retíralos pronto de la olla y dáselos a tu bebé. Aunque también puedes recurrir a meterlos en el horno y dárselos con un poco de aguacate.

Prueba estos alimentos y mira las reacciones de tu bebé. Al no tener prejuicios, los devorará sin pensar en nada, como si fuera una mini persona sacada de las cavernas.