¿En qué consiste una dieta sin residuos?

¿En qué consiste una dieta sin residuos?

Carol Álvarez

Cuando nos referimos a una dieta saludable y equilibrada, la mayoría de los expertos recomiendan tener un buen aporte de fibra diario. El problema es que hay personas con enfermedades o características especiales que les afecta negativamente el consumo de fibra. Es por eso que también debe tenerse en cuenta seguir una dieta baja en residuos; o lo que es lo mismo: pobre en fibra y en otras sustancias que estimulan el intestino (purinas, lactosa, fructosa, ácidos…).

¿En qué consiste una dieta sin residuos?

La fibra no es que sea una sustancia dañina para nuestro organismo (de hecho regula el tránsito intestinal), pero al no ser absorbida por el cuerpo, puede provocar alteraciones molestas. Esta sustancia se encuentra en alimentos de origen vegetal (cereales, frutas, verduras, frutos secos, legumbres), así que tendremos que disminuir o eliminarlos de nuestra alimentación.
Como decíamos antes, en este tipo de dieta hay que eliminar la presencia de cualquier sustancia que provoque alteraciones en el sistema digestivo. Por lo que la gran parte de la alimentación estará basada en agua potable, cereales no integrales, arroz, blanco, pan blanco, té, caldos colados, huevo cocido, carnes blancas, etc.

De forma general, la dieta es baja en residuos y se irán incorporando de manera gradual hasta mejorar su tolerancia. Hay que evitar a toda costa las carnes rojas, el café y los productos ultra procesados con alto contenido en azúcar. Estos alimentos son ricos en purinas, las cuales no son muy beneficiosas en este contexto de salud.

Al seguir una dieta baja en residuos, estamos exigiendo lo menos posible al tracto digestivo. Es similar a una dieta baja en fibra, pero también excluye algunos alimentos que pueden estimular las contracciones intestinales. El término residuo se refiere al material que queda en el tracto digestivo después de que terminen las etapas iniciales de la digestión. Estos materiales suelen contener mucha fibra porque el cuerpo no puede digerirla por completo.

Una dieta sin residuos aumenta el tiempo que los alimentos pasan viajando a través del tracto digestivo. Un proceso de digestión más lento disminuye la cantidad de heces que produce el cuerpo. Se piensa que esto aumenta las posibilidades de que el organismo absorba nutrientes y también puede reducir la incidencia de diarrea.

queso sin fibra

¿Cuándo debemos seguir este tipo de alimentación?

Si no tenemos ningún problema con el tránsito intestinal cuando comemos alimentos ricos en fibra o en cualquier otra sustancia mencionada antes, no es necesario acogernos a estos consejos. Lo que sí puede es convertirse en un alivio para las personas que sufren gases, inflamación abdominal, diarrea, vómitos…

La dieta baja en residuos es altamente recomendable en pacientes con síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn, diverticulitis, gastritis aguda o colitis ulcerosa. Incluso, también suelen seguir estas pautas de alimentación las personas que han pasado por una intervención quirúrgica.

Lo normal es que tan solo tengamos que optar por esta dieta en un corto tiempo, pensando en darle un respiro al intestino. Aunque tan solo un nutricionista o un médico será el encargado de asesorarte en cuanto a la duración de la dieta baja en residuos. Ten en cuenta que también es fundamental la combinación y la distribución de las comidas, así que cuenta siempre con la opinión de un experto.

Enfermedad de Crohn

Este es un trastorno autoinmune que causa inflamación y daña el tracto digestivo. Las personas con antecedentes familiares tienen más probabilidades de desarrollarlo, aunque no está clara cuál es su aparición ni por qué el cuerpo ataca a sus propios tejidos.

Por desgracia, aún no existe cura para la enfermedad de Crohn. Aunque un buen tratamiento son los cambios en la dieta para remitir los molestos síntomas. Algunas personas con la enfermedad de Crohn experimentan obstrucciones intestinales y estrechamiento del intestino delgado. Al llevar una dieta baja en residuos se pueden educir síntomas como dolor y calambres.

Sin embargo, la ciencia aún es poco conclusa o contradictoria sobre la eficacia de la dieta son residuos en enfermedades inflamatorias del intestino como la de Crohn.

Colitis ulcerosa

Una dieta sin residuos es también puede ser útil para las personas con colitis ulcerosa, aunque existe una falta similar de consenso. Esta enfermedad inflamatoria intestinal causa inflamación y úlceras en el revestimiento interno del intestino grueso. La irritación puede hacer que algunas personas pierdan el apetito y coman menos. Pero esta situación puede provocar desnutrición.

A veces, un tipo de alimentación especial puede ayudar a revertir los síntomas y favorecer a abrir el apetito. En este caso, una dieta baja en residuos podría ayudar potencialmente a mantenernos bien nutridos mientras nos recuperamos de una obstrucción intestinal o una cirugía. No obstante, es importante hablar con un especialista para que valore nuestro caso y aporte recomendaciones exactas sobre la alimentación.

Preparación y recuperación de una intervención

Por ejemplo, en el caso de una colonoscopia, este tipo de dieta sin residuos se utiliza para limitar el tamaño y la cantidad de deposiciones. Por lo tanto, es una práctica habitual que se realiza cuando alguien se va a someter a este tipo de pruebas y los médicos necesitan estar libres de obstáculos. Normalmente, este procedimiento se utiliza para detectar anomalías en el intestino grueso y el recto.

Incluso, es habitual que se aconseje una dieta baja en residuos cuando nos estamos recuperando de una cirugía intestinal reciente. Un médico podría recomendar que sigas temporalmente una dieta así si te estás recuperando de una cirugía intestinal reciente. Por ejemplo, si acabas de someterte a una ileostomía, colostomía o resección.

medico en un hospital

Alimentos recomendados en una dieta sin residuos

Una dieta baja en residuos puede seguir conteniendo alimentos que estés acostumbrado a comer, como verduras cocidos, frutas, pan blanco y carnes, pero debes eliminar aquellos con alto contenido en fibra. Por ejemplo:

  • Legumbres
  • Granos enteros (integral)
  • Verduras crudas
  • Frutas y el zumo de ellas
  • Verduras y frutas con cáscara
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Los nervios en la carne

Pero, evidentemente, no puedes dejar de lado ningún grupo nutricional. Sobre todo la proteína, los micronutrientes (minerales y vitaminas) y el agua para hidratarte. Puede ser necesario beber más líquidos, sobre todo agua, para evitar el estreñimiento al reducir el volumen de las heces con una dieta baja en residuos. Aun así, será el experto en nutrición el que te aconseje la cantidad de fibra máxima diaria que debes consumir (normalmente no sobrepasarán los 10-15 gramos).

Algunos consejos generales para seguir una dieta baja en residuos son los siguientes: (cada caso es personal, sigue siempre las instrucciones del médico o nutricionista). Además, los alimentos con pocos residuos deben estar bien cocidos. Evita los métodos de cocción como asar, a la brasa o a la parrilla, ya que pueden endurecer o secar la comida. Los métodos de cocción más recomendados para una dieta baja en residuos son al vapor, estofado, hervido o al microondas.

Proteínas y productos lácteos

Los expertos recomiendan consumir hasta 2 tazas en total de productos lácteos blandos al día, y evitando añadir cualquier fruto seco, fruta o verdura. También aconsejan tomar carne con un alto porcentaje de proteína y poca grasa. En este caso, debemos evitar todo tipo de carnes rojas.

  • Yogur
  • Leche sin lactosa
  • Queso curado
  • Queso fresco grumoso
  • Carne cocida
  • Pescado
  • Aves
  • Huevos
  • Tofu
  • Carnes blancas

Panes y cereales

Pese a que los cereales integrales son la opción más recomendada cuando buscamos cuidar la alimentación, en algunos momentos o enfermedades se aconseja tomar la opción refinada. Cuando se consume pasta o pan integral, estamos añadiendo una buena cantidad de fibra, por eso se prefiere la versión refinada para una dieta sin residuos.

  • Pan blanco
  • Pasta no integral
  • Arroz blanco

arroz para dieta sin residuos

Verduras

Las verduras se recomiendan en poca cantidad porque son una gran fuente de fibra. Aunque anteriormente hemos comentado que los alimentos se recomiendan hervidos o cocidos, hay algunos vegetales que podemos consumir sin riesgo a una situación peor. Es importante que no tomes verduras fritas, con semillas o con cáscaras.

  • Crudas:
    • Lechuga
    • Pepino (sin cáscara ni semillas)
    • Calabacín
  • Cocidas o en lata:
    • Calabaza amarilla (sin semillas)
    • Espinaca
    • Berenjena
    • Patatas peladas
    • Batata
    • Judías
    • Espárragos
    • Remolachas
    • Zanahorias

Frutas

Las frutas también son necesarias en cualquier tipo de alimentación. Se suelen recomendar como un buen alimento para mejorar el tránsito intestinal, mantener una buena digestión y estar completamente nutridos. Sin embargo, hay alguno tipos (como los kiwis o las ciruelas) que aportan demasiada fibra. Aquí te recomendamos las mejores para digerir sin demasiado esfuerzo.

  • Zumos de fruta natural sin pulpa
  • Albaricoques
  • Plátanos
  • Melón
  • Sandía
  • Melocotón
  • Papaya
  • Pera
  • Manzana
  • Nectarina

Grasas saludables

Otro nutriente fundamental para el organismo es la grasa. En este caso, como los frutos secos se deben evitar en las dietas sin residuos, las mejores fuentes de grasas saludables las podemos encontrar en:

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Aguacate

Aunque el aguacate contenga también fibra, solo aporta 7 gramos por cada 100. Se recomienda tomarlo de manera controlada y sin abusar. Además, favorece a la saciedad, por lo que es un gran alimentos cuando nos duele el estómago pero necesitamos comer.

pimientos picantes en dieta sin residuos

Productos a evitar 

Entre los alimentos y bebidas a evitar nos encontramos con las comidas picantes. Este tipo de alimento no es poco saludable, pero contiene sustancias que pueden alterar nuestro tracto intestinal. Los ardores son muy comunes en este tipo de enfermedades, así que es mejor mantenernos alejados de alimentos como el pimiento chile.
Por otra parte, los embutidos y las carnes rojas también deben desaparecer de nuestro consumo regular. Estos alimentos contienen altas dosis de grasas saturadas que pueden favorecer a la inflamación intestinal y digestiva. Opta por carnes magras u otro tipo de proteínas que te ayuden a alcanzar los niveles adecuados.

Los alimentos fritos o con mucho aceite deberían estar fuera de cualquier tipo de dieta. Si tienes problemas de digestión, el aceite elevado a altas temperaturas tiene efectos no deseados en el organismo. Al igual ocurre con al alcohol, al ser una sustancia tóxica para el organismo. En cambio, el café no es peligroso en una alimentación normal, pero puede provocar molestias en personas con un sistema digestivo sensible.