La dieta cetogenica se ha puesto bastante de moda en los últimos años, sobre todo entre personas que quieren luchar contra el sobrepeso y perder grasa. Este tipo de alimentación se basa en una ingesta baja de hidratos de carbono para conseguir que tu cuerpo sea una máquina de quemar grasa.

Hay estudios que están a favor y en contra de este tipo de dieta, ya que mantenerla a largo plazo puede suponer un peligro para la salud si no se hace bajo control.
La mayoría realiza la dieta cetogénica con el fin de rebajar unos kilos y mejorar el control de azúcar en la sangre, pero en ocasiones hay personas que no notan resultados. Te contamos 5 razones por las que tus excesos pueden estar siendo en vano.

Te estás colando con los hidratos de carbono

La base de este tipo de dieta es tener una ingesta muy bajo de hidratos de carbono, llegando a reducirse a menos de 50 gramos diarios. Esta es la única forma en la que el cuerpo puede entrar en estado de cetosis; es decir, al no tener mucha azúcar en el cuerpo por la reducción de hidratos, tu organismo busca combustible en el depósito de grasa.

Hay quienes les resulta complicado eliminar los hidratos de carbono, sobre todo al inicio, pero de no hacerlo, será imposible que tu cuerpo entre en un modo cetogénico. Lo ideal es que cuente con el asesoramiento de un nutricionista, para que te vaya guiando en las cantidades acordes a tu cuerpo.

Estás estresado y no duermes lo suficiente

No es la primera vez que hablamos de la relación entre el estrés, el aumento de peso y la falta de sueño. Cuando estás estresado, la hormona de cortisol se produce de forma excesiva, causando que el organismo almacene grasa en la zona abdominal. Además de que estar en este tipo de situación, nos genera una mayor ansiedad por la comida.

No haces actividad física

El ejercicio físico es fundamental para la pérdida de peso y el mantenimiento de una correcta condición física. No vale solamente con realizar una dieta cetogénica, si realmente quieres cambiar tu estilo de vida.

La combinación de ejercicio y dieta es la única que garantiza la pérdida de grasa sin perder fuerza, además de luchar directamente contra enfermedades cardiovasculares.

No comes alimentos nutritivos

Es un completo error que acudas al supermercado para comprar alimentos cetogénicos procesados. La base de esta dieta es comprar alimentos frescos y en su estado más natural; cualquier productos ultraprocesados puede influir negativamente en la pérdida de grasa. Ten en cuenta que este tipo de productos aportan calorías extras y son bastante pobres en nutrientes.

Aliméntate de alimentos integrales no procesados: pescado, huevos, carne, frutos secos, aguacate, aceite de oliva, brócoli, pimientos, alcachofas, etc.

Consumes un exceso de calorías

Aunque no te alimentes de productos procesados, también es posible que estés consumiendo un exceso de calorías. Para perder grasa es fundamental que existe un déficit calórico, que lo puedes lograr controlando su alimentación y haciendo ejercicio físico.

Cuida las porciones que consumes, porque aunque haya alimentos saludables como el aguacate o los frutos secos, consumirlo en exceso nos hará aumentar de peso. No restrinjas nada, pero sé inteligente a la hora de elegir las cantidades.