La dieta cetogénica vive actualmente su mejor momento. Son muchas las personas que se someten a este tipo de alimentación para bajar de peso y eliminar grasa. Te contamos cuáles son las características de esta dieta y si es recomendable para adelgazar.

Dieta cetogénica: reducción de hidratos para oxidar grasas

La base de esta alimentación es reducir la ingesta de hidratos de carbono para propiciar la oxidación de grasas, que forman cuerpos cetogénicos. El cerebro usa estos compuestos como fuente de energía ante la falta de glucosa (al no consumir casi hidratos).

dieta cetogénica

En una dieta equilibrada, la cantidad de hidratos de carbono diarios suele ser un 50-60% de las calorías totales y, como puedes observar, en una dieta cetogénica suele rondar entre el 5-15%. La cantidad de proteína suele mantenerse conforme a una alimentación equilibrada, y las grasas pasan a ser el nutriente principal (65-75%).
A grosso modo, con la disminución de hidratos y el incremento de grasas saludables, nuestro cuerpo se ve forzado a utilizar como combustible las grasas.

No existe un solo tipo de dieta cetogénica, hay varias versiones, siendo algunas más flexibles que otras. Nos encontramos con las que permiten consumir vegetales de forma controlada, otras que prohíben totalmente los hidratos de carbono y otras que, incluso, apuestan por realizar ayuno.
El objetivo para cualquier variante sigue siendo el mismo: quemar grasas para originar cuerpos cetogénicos.

¿Qué alimentos son permitidos?

  • Grasas saludables. Mantequilla, aguacate, aceite de oliva virgen extra, aceite de coco, frutos secos y semillas.
  • Vegetales con bajo contenido en hidratos (2 g carbohidratos / 100 gramos). Espinacas, endivias, brócoli, col, lechuga, acelgas, calabacín, pepino, apio, coliflor…
  • Proteína con gran aporte en grasas sanas (Omega 3). Sardinas, salmón, atún, carne eco, pescado blanco, conejo…

Descubre los mejores alimentos para una dieta cetogénica

¿Qué beneficios y riesgos existen?

Al ser una dieta que restringe (pero no elimina) ciertos grupos de macronutrientes, existen ventajas y desventajas que a continuación de exponemos.

Beneficios de la dieta cetogénica

Hay estudios que han demostrado que este tipo de dieta ayuda a mantener la masa muscular, incluso con un consumo menor de proteínas. También es cierto que puede no darse en todas las personas, puesto que tampoco se ha investigado demasiado sobre el mecanismo que siguieron para valorarlo.
Algo que sí está comprobado es que se reduce notoriamente los niveles de inflamación y también actúa positivamente frente al cáncer. Hay muchos tumores que degradan mitocondrias y dependen de la glucogénesis para crecer. Al no tener altos niveles de glucosa (por la casi ingesta de carbohidratos), se podría «matar de hambre» al cáncer.

Incluso, existen estudios que aseguran que nos volvemos más longevos con este tipo de alimentación.

Riesgos que suelen estar presentes

Es muy importante que esta dieta sea asesorada y vigilada por un experto en la nutrición. Tomar malos hábitos o no saber elegir correctamente los alimentos puede hacernos caer en una desnutrición de micronutrientes y fibra.
Podemos caer en el error de subir de peso por consumir demasiadas calorías. Aunque no te alimentes de productos procesados, también es posible que estés consumiendo un exceso de calorías. Para perder grasa es fundamental que existe un déficit calórico, que lo puedes lograr controlando su alimentación y haciendo ejercicio físico.

Cuida las porciones que consumes, porque aunque haya alimentos saludables como el aguacate o los frutos secos, consumirlo en exceso nos hará aumentar de peso. No restrinjas nada, pero sé inteligente a la hora de elegir las cantidades.

También puede ocurrir que te altere el descanso nocturno. Sí, la dieta cetogénica puede provocar insomnio y aquí te contamos las causas y las soluciones.