Existen numerosos tipos de alimentación, aunque la dieta pescetariana no sea una se las más conocidasComo bien imaginarás por su nombre, este tipo de alimentación es básicamente una dieta vegetariana con inclusión de pescados y mariscos. Los pescetarianos obtienen su ingesta de proteína a través del pescado, huevos, productos lácteos y fuentes vegetales. Se pueden obtener numerosos beneficios si decides pasarte a este tipo de alimentación, y a continuación te los desvelamos todos.

Como en cualquier alimentación, debes seguir determinadas pautas. Si queremos cuidar nuestro planeta, tampoco podemos abusar de consumir peces. De igual manera, los expertos recomiendan tomar 3 porciones de pescado a la semana para evitar bifenilos policlorados y metales pesados (típicos en atún, pez espada y tiburón). Siempre que sea posible, consume mariscos de baja cadena alimenticia, como las sardinas, las anchoas, las almejas, los mejillones y las gambas.

Introducirás grasas anti inflamatorias a tu dieta

Los ácidos grasos esenciales Omega-3 son anti inflamatorios y no suelen estar presentes en la mayoría de las dietas que se basan en cereales, aceites refinados, carnes rojas y azúcares. Todos estos alimentos causan inflamación en el cuerpo y, si se consumen en grandes cantidades a largo plazo, pueden generar enfermedades cardíacas o enfermedades autoinmunes.

En cambio, los alimentos de la dieta pescetariana, como el bacalao, el salmón, los huevos, los frutos secos y las semillas contienen altas cantidades de ácidos grasos Omega-3, por lo que pueden ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Seguir una dieta con estos alimentos puede aumentar la energía, la salud y favorecer a la pérdida de peso.

Mejorarás los niveles de lípidos en sangre

Según la Asociación Americana del Corazón, introducir pescado graso dos veces a la semana puede reducir los niveles de triglicéridos. Un estudio, realizado por la Universidad de Finlandia, demostró que aumentar la ingesta de pescado graso entre tres y cuatro comidas a la semana aumentaba las concentraciones del colesterol HDL (bueno).

Obtendrás vitaminas D y B-12

Cuando sigues una dieta vegetariana o vegana, puede resultar difícil obtener vitaminas D y B-12. La vitamina D es fundamental para la salud de los dientes y los huesos, además de para mantener el sistema inmunológico bajo control. Por otra parte, la vitamina B-12 es necesaria para la producción de energía. Las sardinas, el salmón, el atún y el bacalao contienen mayor concentración de vitamina B-12, en comparación con los animales terrestres. Incluso, el salmón tiene mayor contenido de vitamina D que la leche de vaca.

Eliminarás los antibióticos y las hormonas de crecimiento de tu alimentación

En la industria de animales de granja se usan antibióticos en exceso para evitar que los animales caigan enfermos. Si consumimos pescados y mariscos frescos y de manera sostenible, estaremos eliminando las hormonas de crecimiento y antibióticos. Se estima que cada año de usan más de 29 millones de euros en antibióticos para animales. Debido a ese uso en exceso, las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos y pueden causar infecciones en los seres humanos.

Serás más friendly con el medio ambiente

Siguiendo con la razón anterior, al disminuir el consumo de alimentos provenientes de las granjas industriales, estaremos protegiendo de mejor manera el medio ambiente. Ten en cuenta la cantidad de recursos naturales (como el agua) que se gasta en las granjas industriales, y la de contaminación que pueden producir. Además de la tala de las selvas tropicales para criar ganado y los gases de efecto invernadero emitidos por las fábricas.

Darás sorpresas a tu paladar

Realizar una dieta pescetariana plena puede ayudarte a pensar de dónde proviene tu comida y la manera en la que has preparado el plato. Te sorprendería saber que el 99% de la carne que encuentras en el mercado viene de animales de granja industrial, que viven en condiciones horrendas antes de llegar al matadero.
Algunos de ellos están enfermos cuando llegan, pero se permite su venta como alimentos. Cuando nos centramos en la ingesta de pescados y mariscos frescos, estás eligiendo con más cuidado y cuidando tu salud y el planeta.

La dieta pescetariana puede ser menos costosa

Llevar una alimentación basada principalmente en plantas puede ser mucho más fácil para el bolsillo que las dietas omnívoras, sobretodo las dietas paleo que se centran en productos animales de alta calidad. Las fuentes de proteínas suelen ser los productos más caros, al igual que los pescados y mariscos de alta calidad.
Por suerte, estos alimentos no necesitan ser consumidos regularmente. Con comer pescado dos o tres veces a la semana puede ser suficiente para darle al cuerpo los beneficios de una dieta pescetariana. Un buen consejo para ahorrar dinero, si tiene un presupuesto ajustado, es comprar salmón atún pescado de manera sostenible (o sardinas enlatadas) que serán más baratos que los frescos y congelados.

  • Manuel Serrano Fernandez

    yo no estoy comiendo, ni sigo esas modas estúpidas de alimentos milagro, lo mejor dieta mediterránea y deporte.