Cetosis

Las dietas cetogénicas están basadas en la supresión del consumo de hidratos de carbono  (legumbres, cereales, pasta, frutas..) y buscar la energía en otro tipo de alimentos favoreciendo la quema de grasas. El término cetosis acuñado en 1921 busca emular en el cuerpo el mismo comportamiento que se provoca cuando una persona decide ayunar. A continuación encontrarás artículos especializados en esta modalidad que cada vez está más de moda.
hombre entrenando con dieta cetogénica

¿Seguir una dieta cetogénica puede afectar en el rendimiento?

  • 04 de junio, 2019 • 12:55
  • Carol Álvarez

La dieta cetogénica comenzó a ponerse de moda hace escasos años. Muchos la conocen por ser un tipo de alimentación bajo en carbohidratos y alta en proteínas y grasas. Aquellos que la defienden aseguran que tiene numerosos beneficios para la salud como la activación del metabolismo, pérdida de peso y reducción de la inflamación post entreno.

Cuando disminuyes la ingesta de hidratos de carbono, reemplazas esas calorías con la grasa. Tu cuerpo convierte la grasa en una fuente de combustible, mediante las cetonas. No obstante, la reducción de hidratos tiene que ser significativa para poder notar cambios. Se requiere tener un consumo de hidratos por debajo del 5% de tu ingesta calórica diaria. Y si el cambio es tan radical, ¿puede afectar en tu rendimiento deportivo? Esta pregunta fue el motivo de investigación para unos investigadores de la Universidad de Saint Louis decidieron averiguarlo.

¿Cómo influye la dieta cetogénica en el deporte?

En el estudio, los científicos analizaron a 16 hombres y mujeres, con una edad media de 23 años, que realizaron una series de ejercicios de ciclismo. Todos tuvieron que seguir una dieta cetogénica baja en carbohidratos o una dieta alta en hidratos durante cuatro días.
Llamativamente, aquellos que siguieron una alimentación con bajo contenido de hidratos tenían un 7% menos de potencia explosiva durante el ejercicio anaeróbico.

Hizo aparición la acidosis, que es una condición que se genera por un desequilibrio en el pH de la sangre, creando un exceso de ácido en el organismo que puede limitar la potencia durante el entrenamiento. Esto podría ser la causa de esa disminución que encontraron en el estudio. Y evidentemente, todo viene generado por la dieta cetogénica.
Esto puede ser porque las cetonas elevan el nivel de ese ácido. Por suerte, las dietas no causan un aumento significativo de la cetosis; pero cuando se tienen niveles más altos de cetonas, la acidosis supone un peligro para la vida, ya que el cuerpo produce niveles de cetonas peligrosamente altos y puede dar lugar a una diabetes. .

En este caso, el aumento ácido de la cetosis podría tener un impacto en el rendimiento.

«Nuestro pequeño estudio,  junto con los realizados por otros, se suma a la evidencia acumulada de que dichas dietas no son buenas para el rendimiento y pueden ser perjudiciales«, dijo el investigador principal, Edward Weiss. «Con base en la evidencia existente, no es aconsejable que los deportistas y otras personas sigan una dieta cetogénica baja en carbohidratos«.

Aunque existen algunos estudios que evidencias de manera anecdótica que esta dieta ayuda a algunas personas a correr más rápido y puede mejorar el colesterol, Weiss piensa que estas ventajas se deban a la pérdida de peso asociada con la alimentación con cetogénica, y que cualquier dieta similar restrictiva podría conseguir el mismo efecto.

¿Deberíamos dejar de alabar a este tipo de alimentación?

Tampoco es que Weiss se haya proclamado como el principal detractor de esta alimentación. De hecho, afirmó que puede ser increíblemente poderosa y aportar muchos beneficios metabólicos; nuestro cuerpo procesa los hidratos de carbono de manera más eficiente y requiere mucha menos insulina.

No obstante, uno de los grandes problemas es que no existen demasiados estudios en seres humanos, más allá de conocer la prevención de las convulsiones. Las investigaciones en roedores sí abundan, pero no podemos fiarnos de que tengan el mismo valor en los humanos.
Así que, aunque este estudio tiene una muestra de población bastante pequeña y limitada, al menos es un comienzo en el estudio de las dietas cetogénicas en seres humanos, y sobre todo entre los deportistas.

Además, respalda los hallazgos de otro estudio reciente, publicado en el Diario del Colegio Americano de Medicina Deportiva y realizado mediante una prueba de rutina de gimnasio. En esta investigación, la muestra también era pequeña y los investigadores encontraron que la dieta cetogénica generaba una disminución en la eficiencia del ejercicio durante las carreras de alta intensidad, así como una caída del 5% en la velocidad. No obstante, la dieta parecía que no obstaculizaba en los ejercicios de intensidad moderada.
Esto confirma que nuestro cuerpo considera que los hidratos de carbono con un combustible deluxe en el ejercicio.

«Cuando la intensidad del ejercicio es alta y nuestra disponibilidad de oxígeno es limitada, nuestro cuerpo cambia naturalmente a los carbohidratos como combustible«. Esto es debido que con los hidratos, nuestro cuerpo produce la energía que impulsa la contracción muscular y otros procesos fisiológicos, de manera más rápida que a partir de las grasas y las proteínas. «Los carbohidratos nos permiten correr, andar en bicicleta y correr más rápido que otros combustibles como la grasa y las proteínas«, dijo Weiss.

dieta pescetariana

7 razones por las que deberías realizar una dieta pescetariana

  • 26 de marzo, 2019 • 12:30
  • Carol Álvarez

Existen numerosos tipos de alimentación, aunque la dieta pescetariana no sea una se las más conocidasComo bien imaginarás por su nombre, este tipo de alimentación es básicamente una dieta vegetariana con inclusión de pescados y mariscos. Los pescetarianos obtienen su ingesta de proteína a través del pescado, huevos, productos lácteos y fuentes vegetales. Se pueden obtener numerosos beneficios si decides pasarte a este tipo de alimentación, y a continuación te los desvelamos todos.

Como en cualquier alimentación, debes seguir determinadas pautas. Si queremos cuidar nuestro planeta, tampoco podemos abusar de consumir peces. De igual manera, los expertos recomiendan tomar 3 porciones de pescado a la semana para evitar bifenilos policlorados y metales pesados (típicos en atún, pez espada y tiburón). Siempre que sea posible, consume mariscos de baja cadena alimenticia, como las sardinas, las anchoas, las almejas, los mejillones y las gambas.

Introducirás grasas anti inflamatorias a tu dieta

Los ácidos grasos esenciales Omega-3 son anti inflamatorios y no suelen estar presentes en la mayoría de las dietas que se basan en cereales, aceites refinados, carnes rojas y azúcares. Todos estos alimentos causan inflamación en el cuerpo y, si se consumen en grandes cantidades a largo plazo, pueden generar enfermedades cardíacas o enfermedades autoinmunes.

En cambio, los alimentos de la dieta pescetariana, como el bacalao, el salmón, los huevos, los frutos secos y las semillas contienen altas cantidades de ácidos grasos Omega-3, por lo que pueden ayudar a reducir la inflamación en el cuerpo. Seguir una dieta con estos alimentos puede aumentar la energía, la salud y favorecer a la pérdida de peso.

Mejorarás los niveles de lípidos en sangre

Según la Asociación Americana del Corazón, introducir pescado graso dos veces a la semana puede reducir los niveles de triglicéridos. Un estudio, realizado por la Universidad de Finlandia, demostró que aumentar la ingesta de pescado graso entre tres y cuatro comidas a la semana aumentaba las concentraciones del colesterol HDL (bueno).

Obtendrás vitaminas D y B-12

Cuando sigues una dieta vegetariana o vegana, puede resultar difícil obtener vitaminas D y B-12. La vitamina D es fundamental para la salud de los dientes y los huesos, además de para mantener el sistema inmunológico bajo control. Por otra parte, la vitamina B-12 es necesaria para la producción de energía. Las sardinas, el salmón, el atún y el bacalao contienen mayor concentración de vitamina B-12, en comparación con los animales terrestres. Incluso, el salmón tiene mayor contenido de vitamina D que la leche de vaca.

Eliminarás los antibióticos y las hormonas de crecimiento de tu alimentación

En la industria de animales de granja se usan antibióticos en exceso para evitar que los animales caigan enfermos. Si consumimos pescados y mariscos frescos y de manera sostenible, estaremos eliminando las hormonas de crecimiento y antibióticos. Se estima que cada año de usan más de 29 millones de euros en antibióticos para animales. Debido a ese uso en exceso, las bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos y pueden causar infecciones en los seres humanos.

Serás más friendly con el medio ambiente

Siguiendo con la razón anterior, al disminuir el consumo de alimentos provenientes de las granjas industriales, estaremos protegiendo de mejor manera el medio ambiente. Ten en cuenta la cantidad de recursos naturales (como el agua) que se gasta en las granjas industriales, y la de contaminación que pueden producir. Además de la tala de las selvas tropicales para criar ganado y los gases de efecto invernadero emitidos por las fábricas.

Darás sorpresas a tu paladar

Realizar una dieta pescetariana plena puede ayudarte a pensar de dónde proviene tu comida y la manera en la que has preparado el plato. Te sorprendería saber que el 99% de la carne que encuentras en el mercado viene de animales de granja industrial, que viven en condiciones horrendas antes de llegar al matadero.
Algunos de ellos están enfermos cuando llegan, pero se permite su venta como alimentos. Cuando nos centramos en la ingesta de pescados y mariscos frescos, estás eligiendo con más cuidado y cuidando tu salud y el planeta.

La dieta pescetariana puede ser menos costosa

Llevar una alimentación basada principalmente en plantas puede ser mucho más fácil para el bolsillo que las dietas omnívoras, sobretodo las dietas paleo que se centran en productos animales de alta calidad. Las fuentes de proteínas suelen ser los productos más caros, al igual que los pescados y mariscos de alta calidad.
Por suerte, estos alimentos no necesitan ser consumidos regularmente. Con comer pescado dos o tres veces a la semana puede ser suficiente para darle al cuerpo los beneficios de una dieta pescetariana. Un buen consejo para ahorrar dinero, si tiene un presupuesto ajustado, es comprar salmón atún pescado de manera sostenible (o sardinas enlatadas) que serán más baratos que los frescos y congelados.

dieta cetogénica

5 razones por las que no pierdes peso haciendo una dieta cetogénica

  • 22 de septiembre, 2018 • 11:00
  • Carol Álvarez

La dieta cetogenica se ha puesto bastante de moda en los últimos años, sobre todo entre personas que quieren luchar contra el sobrepeso y perder grasa. Este tipo de alimentación se basa en una ingesta baja de hidratos de carbono para conseguir que tu cuerpo sea una máquina de quemar grasa.

Hay estudios que están a favor y en contra de este tipo de dieta, ya que mantenerla a largo plazo puede suponer un peligro para la salud si no se hace bajo control.
La mayoría realiza la dieta cetogénica con el fin de rebajar unos kilos y mejorar el control de azúcar en la sangre, pero en ocasiones hay personas que no notan resultados. Te contamos 5 razones por las que tus excesos pueden estar siendo en vano.

Te estás colando con los hidratos de carbono

La base de este tipo de dieta es tener una ingesta muy bajo de hidratos de carbono, llegando a reducirse a menos de 50 gramos diarios. Esta es la única forma en la que el cuerpo puede entrar en estado de cetosis; es decir, al no tener mucha azúcar en el cuerpo por la reducción de hidratos, tu organismo busca combustible en el depósito de grasa.

Hay quienes les resulta complicado eliminar los hidratos de carbono, sobre todo al inicio, pero de no hacerlo, será imposible que tu cuerpo entre en un modo cetogénico. Lo ideal es que cuente con el asesoramiento de un nutricionista, para que te vaya guiando en las cantidades acordes a tu cuerpo.

Estás estresado y no duermes lo suficiente

No es la primera vez que hablamos de la relación entre el estrés, el aumento de peso y la falta de sueño. Cuando estás estresado, la hormona de cortisol se produce de forma excesiva, causando que el organismo almacene grasa en la zona abdominal. Además de que estar en este tipo de situación, nos genera una mayor ansiedad por la comida.

No haces actividad física

El ejercicio físico es fundamental para la pérdida de peso y el mantenimiento de una correcta condición física. No vale solamente con realizar una dieta cetogénica, si realmente quieres cambiar tu estilo de vida.

La combinación de ejercicio y dieta es la única que garantiza la pérdida de grasa sin perder fuerza, además de luchar directamente contra enfermedades cardiovasculares.

No comes alimentos nutritivos

Es un completo error que acudas al supermercado para comprar alimentos cetogénicos procesados. La base de esta dieta es comprar alimentos frescos y en su estado más natural; cualquier productos ultraprocesados puede influir negativamente en la pérdida de grasa. Ten en cuenta que este tipo de productos aportan calorías extras y son bastante pobres en nutrientes.

Aliméntate de alimentos integrales no procesados: pescado, huevos, carne, frutos secos, aguacate, aceite de oliva, brócoli, pimientos, alcachofas, etc.

Consumes un exceso de calorías

Aunque no te alimentes de productos procesados, también es posible que estés consumiendo un exceso de calorías. Para perder grasa es fundamental que existe un déficit calórico, que lo puedes lograr controlando su alimentación y haciendo ejercicio físico.

Cuida las porciones que consumes, porque aunque haya alimentos saludables como el aguacate o los frutos secos, consumirlo en exceso nos hará aumentar de peso. No restrinjas nada, pero sé inteligente a la hora de elegir las cantidades.