Dando una vuelta por varios periódicos españoles o webs de consejos de alimentación, nos encontramos con afirmaciones como que “las dietas libre de gluten aumenta el riesgo de padecer diabetes y obesidad”. Solo hay que tener un poco de sentido común para darnos cuenta de que esto es totalmente falso. Si a una persona le diagnostican celiaquía, no va a tener por qué sufrir diabetes o aumentar su peso por llevar una dieta sin gluten.

¿Los alimentos sin gluten son mejores?

Los alimentos sin gluten deberían estar enfocados en la gran mayoría a aquellas personas que tienen intolerancia. No es necesario tomar productos libres de gluten para estar más saludables o tener una alimentación mejor. Pasaría igual con la lactosa, ¿podemos tomar leche sin lactosa sin ser intolerantes? Por supuesto, pero tampoco estarías aportando ningún beneficio a tu cuerpo. Si un alimento o componente no te sienta mal, ¿por qué has de eliminarlo de tu dieta?

 

¿Ves los alimentos de esta imagen? Sí, también son libres de gluten. ¿Sorprendido? Cuando pensamos en alimentos sin gluten solo se nos vienen a la cabeza bollería, pan o productos industriales, pero nos olvidamos de que muchos alimentos orgánicos no contienen gluten. Es evidente que los que afirman que la celiaquía aumenta la diabetes y la obesidad por su alimentación, quieren alertar a una población sin información.

Los que erróneamente consideran que la bollería sin gluten es mejor, más saludable y menos calórica, es normal que deriven en enfermedades. Los donuts, las magdalenas, los cereales, las galletas o los bocadillos van a hacer que engordes igual, tengan gluten o no.
Ahora entendemos la absurda relación que atribuyen a la obesidad con la dieta libre de gluten.

¿Qué ocurre si nos diagnostican intolerancia al gluten pero tenemos una dieta equilibrada rica en vegetales? Efectivamente, no vas a padecer ninguno de estos problemas nombrados. ¡Ojo! Pasa igual a la inversa. Si antes llevábamos una mala alimentación y a raíz del diagnóstico, aumentamos nuestro consumo de frutas y verduras, el “problema” de adelgazar no será de una dieta sin gluten. Intentar vincular el gluten a la obesidad o la pérdida de peso es absurdo.