Posiblemente se te haga un mundo planear un viaje siendo celíaco, y más aún si te lo acaban de diagnosticar. Es normal que tardes un tiempo en pillarle el truco a la celiaquía y pienses que no podrás comer nada cuando salgas de casa (y en casa tampoco). ¡Que no cunda el pánico!
Ser celíaco no debes tomarlo como estar enfermo. Te detectan esta enfermedad, cuya solución es seguir una dieta, ¿alguna otra enfermedad tiene este pedazo de remedio?

Seguro que te vuelves loco pensando en qué vas a comer cuando te vayas 15 días a la playa o un fin de semana a la montaña. Te vamos a dar algunos consejos para que se te haga más liviana la planificación.

Prepara el viaje con tiempo

Pocas veces se nos ocurre irnos de viaje de forma inesperada, a no ser que sea por trabajo, por lo que te aconsejamos que planees tu viaje con calma y te informes de tu destino.

Échale un ojo a las webs de asociaciones de celiaquía de tu destino y, si es necesario, ponte en contacto con ellos. Podrán aconsejarte sobre qué restaurantes, cafeterías o heladerías contienen opciones sin gluten.

En España, por ejemplo, McDonalds tiene variedad sin gluten sus productos. Pero esto no pasa en todos los paises; en Portugal no sirven la hamburguesa en un pan especial, debes conformarte con una ensalada y un caldito.

Investiga en Google tu destino poniendo el nombre seguido de “sin gluten”. Seguro que te aparecerán varios blogs contando experiencias en este ámbito gastronómico.

Acapárate de reservas

Probablemente exista algún momento en el que no encuentres un restaurante con las garantías que necesitas o, simplemente, te ha surgido algún imprevisto. Prepara una mochila (o bolso) con algún bocadillo, galletas o cualquier alimento envasado al vacío. ¡El hambre puede ser muy traicionero! Así también te aseguras de no perder el tiempo buscando un supermercado o una tienda especializada.

Identifícate como celíaco

Si vas a viajar fuera de España y no van a poder entender tu idioma, lleva un papel que explique tu problema en el idioma de la ciudad. La propia FACE tiene algunos documentos ya redactados (aquí y aquí), que no están nada mal.

Si olvidas llevarlo escrito, siempre puedes recurrir al traductor del móvil.

Mejor un apartamento con cocina

De esta forma eliminarás cualquier tipo de contaminación cruzada. Muchos bares aseguran tener opciones sin gluten, pero descuidan la elaboración de los alimentos (friendo en el mismo aceite o teniendo contacto los diferentes panes).

Esto también supondrá un beneficio económico, ya que comprar la comida en el supermercado será mucho más barato que salir a comer.