Es momento de romper una lanza en favor de los celíacos y acabar con una leyenda urbana: sí es posible una nutrición rica y saludable para personas intolerantes al gluten. Al mismo tiempo, está avanzando y mucho el asunto en nutrición, y actualmente podemos ya observar galletas, geles, barritas y complementos exentos completamente de gluten, lo cual es un alivio enorme para el celíaco.

Sin embargo, ya se sabe que la única solución a ser intolerante al gluten es huir de él de por vida, y en muchas ocasiones alimentos que prometen no tener trigo, cebada o centeno acaban teniendo alguna traza que nos destroza el día. ¿A qué se debe? Os damos algunos consejos para evitar sobresaltos.

La moda de evitar el gluten

En la actualidad, fruto en muchos casos del necesario auge de productos sin gluten, muchos no intolerantes se ha sumado al consumo de productos para celiacos, principalmente por engordar y ofrecer una digestión pesada. Por ello, al igual que la pasta era hace años básica, ahora muchos la repudian, y esto también afecta a los intolerantes.

Y es que no se pueden fiar de nadie. Evidentemente huir del gluten requiere una curva de aprendizaje, por ello no aceptes ni una receta casera de un compañero que se haya solidarizado con tu dieta. Una tabla poco limpia con una traza, una sartén con el mismo aceite un par de días o un simple desconocimiento puede hacer que acabas ingiriendo un cereal que te afecte. Por ello, el único experto eres tú.

Vigila las etiquetas más aún

Esto no debe sorprenderte nada. Si eres intolerante al gluten lo tuyo ha sido una cruzada continua contra el etiquetado de cada producto buscando ese cereal o ese almidón o fécula que no puedes tomar. Sin embargo, en la actualidad ofrecer un producto teóricamente sin gluten es un motivo de marketing más, y bajo esta premisa puede haber más de un riesgo. El etiquetado es la clave, y no el envase. Sí es cierto que gracias a cadena de supermercado como Mercadona en la actualidad puedes tomar prácticamente de todo sin gluten, pero hay que tener siempre un ojo más.

Hay más cereales

No hay por qué decir adiós a los cereales de manera tajante y restrictiva. En la actualidad, gracias al auge de cereales venidos de oriente y de otro sinfín de lugares, alimentos como la quinoa, el mijo o la estandarización de la harina de maíz frente a la de trigo han abierto un abanico importante de cereales que permitirán no tener que quitarte de un frito, de un dulce o del pan.

Explora recetas y métodos de elaboración que Internet es inmenso, y gracias a la globalización de estos productos, su precio está dejando de ser tan prohibitivo.

Cocina tú primero siempre

Como último consejo, uno que te va a venir genial para paliar el hambre cuanto antes al volver de entrenar. Será muy recomendable tener tus propios utensilios de cocina, o sino lavarlos antes de cada comida. El primer aceite, que sea para ti, y al mismo tiempo conciencia a tu familia de la higiene. Solo así evitaremos alguna traza de cereal inesperada.