Con la llegada del nuevo año, generalmente, hay una corriente de dietas milagro. Estas dietas tienen como fin eliminar todos los excesos cometidos durante la navidad. Sin embargo, estas dietas, tienen muchos problemas asociados.

Atraer público con atractivas promesas

“Pierde 3kg en 4 días”, “4kg de grasa perdidos en menos de una semana”

Estas son algunas de las campañas de marketing que tienen este tipo de dietas. Este tipo de promesas, pueden ser verdad o no (la mayoría de las veces no), pero lo realmente importante, son los problemas de salud asociados a este tipo de dietas tan restrictivas.

A continuación, mencionaremos algunos de los problemas asociados a estas dietas.

Trastornos alimenticios y deficiencias en la alimentación

Este tipo de dietas tan restrictivas, comúnmente llamadas “dietas milagro”, promueven malos hábitos nutricionales.

Primeramente, debemos de saber que este tipo de dietas, generalmente, no cubren los requerimientos de nuestro organismo, lo que provoca un déficit nutricional bastante agresivo. Este déficit puede verse manifestado en forma de trastornos gastrointestinales, fatiga (tanto mental como física), alteraciones en la piel, unas o cabello, etc.

Seguidamente, hay otro punto muy importante, el cual es la propiciación de atracones posteriores. Esto puede repercutir en un bucle constante de atracones y dietas restrictivas para intentar compensar, que nos dañaran la salud.

Problemas psicológicos, desequilibrios emocionales e irritabilidad.

A parte de los problemas fisiológicos de este tipo de dietas, tiene también problemas psicológicos. Al tener un gran déficit energético, acompañado de una deficiencia de nutrientes, vitaminas, minerales, nos causara problemas psicológicos, entre los que podemos encontrar los cambios de humor, la irritabilidad o desequilibrios emocionales.

Pérdida de masa muscular

Este tipo de dietas milagro prometen una gran pérdida de peso, sin embargo, esta cantidad, no implica que sea todo tejido graso. Cuando se realiza este tipo de dietas tan restrictivas, la mayoría de peso que se pierde proviene de agua, glucógeno, y tejido muscular, siendo bastante reducido la perdida de tejido graso.

Este tipo de pérdida será perjudicial a nivel hormonal y metabólico.

Problemas para dormir

Generalmente, una dieta muy restrictiva, va a tener asociado una dificultad para concebir el sueño. A su vez, la falta de sueño puede provocar una disminución de concentración y energía.

Aumenta el riesgo de lesiones

Como hemos comentado anteriormente, todos los tipos de deficiencias que crean estas dietas también pueden verse reflejadas a nivel articular y muscular, aumentando así el riesgo de lesiones durante las actividades de la vida cotidiana.

Conclusión.

No sigas dietas con fecha de caducidad. Lo realmente importante es tener buenos hábitos.

Una dieta debe ser un plan sostenible, que dure toda la vida, permitiendo mantener hábitos saludables.