Con la aceptación de nuestro cuerpo y el amarnos a nosotros mismos, se ha puesto de moda el término “fofisano”. El problema es delimitar cuándo es más fofi que sano y, principalmente, lo notaremos en el perímetro de nuestra barriga. Debemos advertir, antes que nada, que este término lo “podemos” aplicar a aquellas personas que están en su peso correcto y tienen unos parámetros saludables. No les preocupa mucho estar definidos, pero se sienten en forma. Así que si te sobran unos kilitos de más, aún no estás todo lo sano que se pide.

Atento a tu abdomen

Dependiendo de para qué cosas, el tamaño sí es importante. En el caso del abdomen, también. La Fundación Española del Corazón ha dado unos parámetros estándar para clasificar a los que tienen un problema y a los que no.

Ve a por un metro blandito y ponte de pie con los tobillos pegados. Deja los brazos a los lados y relaja tu barriga. Ahora rodea la cintura (más o menos a la altura de tu ombligo) y no hagas trampas metiendo barriga. ¿El resultado está por debajo de 102 centímetros? Estás de suerte, no debes preocuparte.

La obesidad o sobrepeso se determina por la localización de la grasa, siendo la del abdomen la que más afecta a nuestro corazón.

¿Existe la obesidad abdominal?

La obesidad central o abdominal se refiere al exceso de acumulación de grasa que se produce en el abdomen. Sí, la barriga cervecera es un claro ejemplo. No es necesario ser obeso en general para sufrir obesidad abdominal.

Partiendo del dato anterior, si tu perímetro es superior a 102 centímetros, estarás potenciando el riesgo de padecer enfermedades a medio-largo plazo. Por ejemplo:

  • Diabetes, gota o enfermedades cardiovasculares. Es muy peligrosa la acumulación de grasa entre los órganos.
  • Aumentará tu colesterol malo y se reducirá el bueno.
  • Padecerás hipertensión. Es 2’5 veces más común en personas con obesidad central.

Eliminar este tipo de obesidad es tan simple como hacer deporte y tener una correcta alimentación, basada en bajo consumo de grasas, azúcar y fritos. Por supuesto, ni una gota de alcohol ni bebidas con gas.

Índice ICC

Otra medida antropométrica que debemos tener en cuenta es el índice ICC o, lo que es lo mismo, la relación cintura-cadera. Según la OMS, es una medida más específica para medir la grasa intrabdominal y conocer si estamos ante un riesgo de problema cardiovascular.
En el caso de los hombres, un valor normal es 1. Si es superior, estaremos ante obesidad abdominal.

¿Quieres saber cómo se calcula? Divide el perímetro abdominal entre el de la cadera (sitúa el metro justo donde empiezan los huesos de la cadera).

Si los índices te dan como resultado que sufres obesidad abdominal, ¡empieza a ponerle remedio ya!