Rueda de repuesto. Panza de cerveza. Forma de manzana. Barriga de embarazada. Como sea que lo llames, el exceso de grasa alrededor de la sección media es una mala noticia, y no solo porque hace que tus vaqueros sean incómodos.

La grasa abdominal, o lo que los expertos llaman grasa visceral, es un tipo de grasa particularmente peligrosa que se forma dentro del abdomen. Esta rodea los órganos internos, como el hígado y los intestinos y, aunque los peligros se comprenden completamente, se ha demostrado que contribuye a la inflamación y la resistencia a la insulina.

Grasa del vientre vs otro tipo de grasa

La grasa visceral, a veces llamada grasa dura, es diferente de la grasa subcutánea o blanda, que es el tipo que se encuentra directamente debajo de la piel. La grasa subcutánea es grasa que se puede pellizcar. A diferencia de la grasa visceral, esta se encuentra fuera de sus órganos.

Dado que la grasa visceral vive en lo profundo del abdomen, no siempre es fácil darse cuenta si tienes demasiada cantidad. Puedes tener demasiada grasa abdominal incluso con un IMC norma. Por lo tanto, es necesario que prestes atención a la circunferencia de la cintura en lugar del número en la báscula.

Presta atención al perímetro de tu barriga. ¿Eres obeso abdominal?

6 peligros de tener demasiada grasa abdominal

Cada vez más, los expertos están aprendiendo que la grasa visceral puede presentar riesgos significativos para la salud. Te presentamos los más graves que deberías tener en cuenta para replantearte tu estilo de vida.

Diabetes

Parece haber una estrecha relación entre el exceso de grasa abdominal y el riesgo de desarrollar diabetes tipo II, según una investigación publicada en febrero de 2017 en el Journal of the American Medical Association. Una razón puede ser que la grasa visceral produce citocinas, que son sustancias químicas nocivas del sistema inmunitario que pueden hacer que las células sean menos sensibles a los efectos de la insulina que regulan el azúcar en la sangre.

Alta presión sanguínea

Las citocinas producidas por la grasa visceral no solo afectan a los niveles de insulina. También pueden afectar a la capacidad de las células para regular la presión arterial. Entre los muchos estudios que relacionan la grasa abdominal con la presión arterial alta, se encuentra una investigación publicada en abril de 2017, en la revista Heart, que siguió a más de 10.000 adultos chinos durante seis años. Descubrió que solo un aumento del 5% en la circunferencia de peso aumentaba el riesgo de hipertensión en un 34% para los hombres y 28% para las mujeres.

Ataque cardíaco

Tener demasiada grasa corporal en general puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco. Pero la grasa abdominal puede ser particularmente peligrosa porque bombea ácidos grasos que le indican al hígado que produzca más colesterol malo y menos colesterol bueno, según Harvard Health Publishing. De hecho, un estudio importante publicado en febrero de 2018, en el Journal of the American Heart Association, descubrió que los adultos que tenían más peso rodeando la sección media tenían más probabilidades de sufrir un ataque cardíaco en comparación con aquellos que simplemente pesaban más ​​en general.

Demencia

Demasiada grasa abdominal también podría afectar a la función cerebral. Un estudio de casi 900.000 adultos mayores publicado en la revista Obesity encontró que las circunferencias de cintura de más de 89 cm para hombres y 84 cm para mujeres estaban vinculadas a un riesgo significativamente mayor de demencia, independientemente de la edad, el IMC, la presión arterial, el colesterol, la salud del hígado u otros factores de estilo de vida. Según los investigadores, eso podría deberse a la capacidad de la grasa visceral para aumentar la inflamación en todo el cuerpo.

Asma

Varios estudios han encontrado un vínculo entre un abdomen pronunciado y el riesgo de asma, incluso en personas que tienen un peso corporal normal en general. Los niveles más altos de inflamación son parte de esa culpa. Pero tener más grasa en la cavidad abdominal podría dificultar que los pulmones tomen tanto oxígeno como necesitan realmente.

Cáncer

La investigación ha relacionado el exceso de grasa abdominal con un mayor riesgo de ciertos tipos de cáncer. Un estudio publicado en octubre de 2016 en el European Journal of Cancer encontró que las mujeres cuyas cinturas tenían la misma circunferencia que sus caderas tenían hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar cáncer de mama en comparación con las mujeres con cinturas más pequeñas.

¿Cómo puedes deshacerte de la grasa abdominal?

En general, el exceso de grasa abdominal es particularmente malo para tu salud. La buena noticia es que perderla no es tan complicado. De hecho, es el tipo de grasa más fácil de perder.

Independientemente de si estás tratando de quemar la barriga o dejar de engordar en cualquier otra parte del cuerpo, los consejos se reducen a llevar una dieta saludable y hacer ejercicio. Reduce el consumo de calorías manteniendo tus porciones bajo control y procura estar activo todos los días. El entrenamiento de resistencia es probablemente más útil que hacer solo cardio para reemplazar la grasa con la masa muscular.