¿La nutrición holística sirve para bajar de peso?

¿La nutrición holística sirve para bajar de peso?

Carol Álvarez

La nutrición holística parece revolucionar el mercado de las dietas. Aunque no se considera un plan de alimentación, tiene cierta unión con la pseudociencia. ¿Es realmente un plan saludable para adelgazar?

Las dietas milagrosas pueden hacernos bajar de peso demasiado rápido, pero no son sostenibles a largo plazo. En cambio, la nutrición holística asegura que puede mantenerse durante toda la vida.

¿Qué es?

La nutrición holística no es una dieta estándar, sino un enfoque basado en el análisis de la salud física y mental completa de una persona individual. Esta dieta se basa en las necesidades nutricionales únicas de cada individuo y en la salud general.

Los diferentes factores que pueden influir en el aspecto del plan de salud de una persona son las deficiencias, alergias e intolerancias. El objetivo de la nutrición holística es crear una dieta equilibrada y un estilo de vida saludable que beneficie al cuerpo de pies a cabeza.

A diferencia de algunas dietas de moda que pueden resultar insostenibles con el tiempo, la nutrición holística está destinada a ser un cambio de estilo de vida que brinde una vida saludable y longevidad.

Las guías dietéticas de nutrición holística suelen implicar comer alimentos enteros, crudos y orgánicos, beber la cantidad de agua recomendada, reducir la ingesta de azúcar, colesterol y sodio, y evitar los alimentos procesados. Al mismo tiempo se debe implementar una guía nutricional basada en las necesidades individuales del cuerpo.

Vivir un estilo de vida saludable requiere compromiso. Sin embargo, una vez que se sientan los increíbles beneficios de seguir las pautas de nutrición holística, aseguran que no cambiaremos de dieta.

alimentos de nutricion holistica

Supuestos efectos beneficiosos

La nutrición holística no solo puede ayudarnos a vivir un estilo de vida más saludable, sino también a sentirnos mejor física y mentalmente. Seguir un plan de nutrición holístico puede tener una serie de efectos positivos, como pérdida de peso, mejora de la salud digestiva, prevención de enfermedades, entre otros.

Fortalece el sistema inmune

El cuerpo y el sistema inmunitario solo pueden funcionar con lo que comemos, por lo que tiene sentido que proporcionar combustible de alta calidad resulte en una mayor eficiencia. Para un sistema inmunológico más fuerte, la nutrición holística incorpora lo siguiente:

  • Frutas y verduras. Los antioxidantes que contienen pueden ayudar a combatir los radicales libres (subproductos químicos que pueden dañar su ADN y suprimir su sistema inmunológico).
  • Ácidos grasos Omega-3. Estos pueden aumentar la capacidad de su cuerpo para producir compuestos reguladores del sistema inmunológico .
  • Mucha agua. Todos sabemos que beber más agua es bueno para nosotros. Intentaremos beber alrededor de dos litros al día, lo que ayudará a que las células eliminen los desechos y funcionen de manera más eficiente.
  • Ajo. Se sabe que el ajo posee propiedades que combaten virus y bacterias.
  • Jengibre. Este antiinflamatorio natural debe aparecer regularmente en las comidas. También podemos agregarlo al agua caliente para hacer té de jengibre.

Mantiene un nivel equilibrado de azúcar en sangre

Aumentar la ingesta de fibra soluble puede regular el azúcar en la sangre y ayudarnos a mantener niveles saludables de insulina. Mantener niveles normales de azúcar en la sangre es muy importante para evitar problemas de salud a largo plazo, controlar el peso y sentirse bien en general.

La fibra soluble se disuelve para formar una textura similar a un gel que ayuda a regular la digestión y podemos ayudar a mantener la sensación de saciedad por más tiempo. También es menos probable que experimentemos esa depresión a media tarde si estamos comiendo alimentos durante todo el día que mantienen el nivel de azúcar en la sangre equilibrado.

Intentaremos aumentar el consumo de alimentos como brócoli, coles de Bruselas, coliflor, frijoles, bayas, semillas de chía, guisantes y judías verdes para mantener el nivel de azúcar en la sangre y la energía regulados durante todo el día.

Mejora la digestión

La digestión disfuncional es probablemente uno de los problemas más comunes con los que nos encontramos como nutricionistas holísticos. Comer muchos alimentos procesados ​​y no obtener suficientes nutrientes causará estragos en el cuerpo y en la capacidad para funcionar de la mejor manera.

Los cereales integrales, las verduras de hoja verde, el aguacate, las proteínas magras y las frutas de bajo índice glucémico (como las bayas) son alimentos digestivos. Incorporar más de estos en la dieta puede aliviar los síntomas de la sensibilidad intestinal, como gases, estreñimiento y diarrea, para promover una función digestiva más saludable y una mente y cuerpo más felices.

Mejora el sueño

Todos hemos experimentado insomnio o episodios de sueño interrumpido. Aunque no parece un gran problema de salud, no dormir lo suficiente puede resultar en problemas más serios como la obesidad, la presión arterial alta y un sistema inmunológico más débil. Por suerte, los alimentos que comemos pueden desempeñar un papel importante en el logro de esas ocho horas de la noche tan importantes.

Las almendras, las nueces y los pescados grasos promueven una mejor noche de sueño, así como frutas como el kiwi y el jugo de cereza.

Favorece al estado de ánimo

Los últimos años han visto una cantidad creciente de investigación sobre el vínculo entre nuestras dietas y nuestra salud mental. Debido a que el intestino y el cerebro están en partes separadas del cuerpo, las personas no establecen una conexión entre los dos. Sin embargo, en realidad están unidos por el nervio vago, que transmite señales entre ellos, y muchos receptores de serotonina (felicidad) se encuentran en el intestino.

Un estudio investigó el vínculo entre los hábitos alimentarios y la depresión, y encontró que una dieta rica en «verduras, frutas, fibra, pescado, cereales integrales, legumbres» y con menos azúcar añadido y alimentos procesados ​​puede tener un efecto significativo en la prevención y el tratamiento de la depresión.

normas de la dieta holistica

Normas

La clave para la nutrición holística es comer alimentos que no solo alimentarán al cuerpo, sino que también impactarán positivamente en la función del mismo. Aunque los planes de nutrición holística pueden diferir de persona a persona en función de las necesidades individuales, hay algunas recomendaciones que cualquiera puede aplicar para una vida más saludable.

Comer alimentos enteros y crudos

Los alimentos procesados ​​están llenos de azúcar, sal y aditivos que pueden hacer que tenga buen sabor, pero proporcionan poco o ningún valor nutricional al cuerpo.

Además, la investigación muestra que los alimentos procesados ​​pueden ser altamente adictivos y provocar efectos en el comportamiento como comer en exceso, compulsiones de comer y pérdida de control. En vez de llenar el carrito con alimentos procesados ​​convenientes, compraremos alimentos orgánicos enteros y crudos como frutas y verduras. Estos alimentos están naturalmente diseñados para proporcionar nutrientes al cuerpo. Los alimentos procesados ​​no lo son.

Beber suficiente agua

Mantenernos hidratados es extremadamente importante para la salud.

La ingesta de agua ayuda a regular la temperatura corporal, mantener las articulaciones lubricadas, prevenir infecciones, mantener la función de los órganos, mejorar la calidad del sueño y el estado de ánimo. Por lo general, se recomiendan ocho vasos de agua al día para mantener el cuerpo adecuadamente hidratado.

Las bebidas como los refrescos, el alcohol y las bebidas con cafeína pueden provocar deshidratación, por lo que es mejor evitar estas bebidas cuando podamos.

Reducir el consumo de sodio

La ingesta de sodio es uno de los factores clave en el desarrollo de la presión arterial alta. Un estudio muestra que la mayoría de las personas consumen demasiado sodio, y más del 70 % de ese sodio proviene de alimentos procesados ​​y alimentos que se sirven en restaurantes.

Reducir el consumo de sodio no solo mejora la salud, sino que también puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Comer grasas saludables

No todas las grasas son iguales y no todas las grasas son malas para nosotros. Las grasas saludables como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas pueden beneficiar el corazón, colesterol bajo, mejorar los niveles de insulina y mejorar los niveles de glucosa.

Una cantidad moderada de estas grasas puede tener un gran impacto en la salud en general.

Reducir el consumo de azúcar

El consumo excesivo de azúcar puede afectar negativamente a todo el cuerpo. Además, consumir demasiada azúcar puede hacernos tener niveles de energía más bajos, disminución del estado de ánimo o hinchazón. Evitaremos los edulcorantes refinados y artificiales y los alimentos procesados ​​con alto contenido de azúcar.

En vez de eso, intentaremos saciar antojos con frutas orgánicas. Podemos disfrutar del sabor dulce mientras nos beneficiamos del valor nutricional de las frutas enteras.

Controlar las porciones

Demasiado de algo bueno también puede ser algo malo. Incluso si estamos comiendo alimentos saludables, es importante tener en cuenta las porciones.

El control de las porciones es clave para desarrollar una dieta sana y equilibrada. Ya sea que estemos comiendo alimentos saludables o no saludables, es importante no comer en exceso. Comer en exceso puede causar estrés en los órganos, acidez estomacal/malestar, estrés en el sistema digestivo o trastornos del sueño.

¡Sé el primero en comentar!