Nuestro metabolismo es el proceso encargado de producir y quemar energía a partir de los alimentos que ingerimos. El metabolismo engloba funciones como respirar, pensar, hacer la digestión, el transporte de la sangre, la estabilidad de la temperatura corporal, etc. Digamos que es el que maneja a grandes niveles todo nuestro organismo.

Son muchos los que creen que acelerando el metabolismo se queman más calorías y se favorece a la pérdida de peso. El problema es que existen muchísimos mitos sobre cómo acelerarlo y muy pocas tácticas que funcionen. Te contamos algunos de estas falsas verdades para que evites caer en el error y te confíes.

Comer ciertos alimentos aceleran el metabolismo

Muchos se agarran como un clavo ardiendo a las dietas de cajón que hablar de alimentos milagrosos y sus propiedades mágicas. Ningún alimento te hace adelgazar, el proceso de bajar de peso viene dado por una disminución en el consumo de calorías. Aferrarnos a que el té verde, la cafeína o el picante son alimentos adelgazantes es un error. ¿Contienen propiedades que producen pequeños estímulos en el metabolismo? Sí, pero olvídate de que con tomarlos tendremos suficiente para bajar de peso.

Con la edad subiremos de peso porque nuestro metabolismo se ralentiza

Es cierto que nuestro metabolismo es más lento que cuando éramos jóvenes, esto es debido a la falta de actividad que empieza a asentarse en nuestros hábitos. El trabajo y las obligaciones hacen que el deporte pase a estar en un segundo plano. De forma general, aunque en lo últimos años menos, tendemos a coger más grasa y perder músculo.

También, conforme envejecemos, tendemos a aumentar el tamaño de las comidas. En alguien joven y activo no se notará tanto el consumo de grandes cantidades de comida, pero en personas mayores con menos gasto energético sí. Son muchos los mayores que pierden el control del apetito y ponen menos atención a la comida.
Ser mayor no significa quedarse en el sofá, es importante realizar ejercicio físico todos los días y llevar una alimentación saludable.

El ejercicio acelera tu metabolismo mucho después de haber terminado

Cuando hacemos deporte estamos estimulando la quema de calorías, sobre todo si elevamos nuestro rtimo cardíaco. El uso de esas calorías se produce durante el entrenamiento, aunque es posible que se sigan quemando hasta una hora después de haber terminado. Una vez que terminamos, el metabolismo vuelve a su ritmo normal.

No caigas en el error de comer productos muy calóricos después de entrenar con la excusa de creer este mito. Básicamente, estarás aumentando de peso sin darte cuenta. Evita pensar que el deporte es la premisa para abusar de la comida y bebidas con muchas calorías.

Dormir bien por la noche también acelera el metabolismo

Por lo que cuentan los mitos, parece bastante fácil acelerar este proceso natural de nuestro cuerpo. Es cierto que es necesario dormir correctamente para rendir mejor al día siguiente, incluso es necesario para recuperarnos de nuestro entrenamiento. El caso es que un buen descanso no acelerará tu metabolismo. Eso sí, no dormir puede aumentar tu peso. Si no dormimos lo suficiente, necesitaremos ingerir más calorías para paliar ese efecto de cansancio.