Habitualmente se escucha a gran parte de la población hablando de lo difícil que es perder o ganar peso. A su vez, gran parte de la población se pasa años intentando hacer dietas que por diversos factores acaban abandonándolas al poco tiempo. Todo esto provoca una gran frustración por la falta de resultados.

En este articulo vamos a explicar ciertos puntos que se deberían de tener en cuenta a la hora de realizar una dieta o plan nutricional.

Individualización

El aspecto más importante será la individualización. Cualquier dieta no sirve para cualquier persona. No podemos intentar buscar en internet una dieta “x” que sirva a una gran parte de la población.

Cada individuo tiene un objetivo, metabolismo, necesidades calóricas, gustos y situaciones sociales diferentes.

Por tanto, sigue un plan nutricional que este especialmente diseñado de acuerdo con tus necesidades.

Cambios exprés

Otro aspecto que destacar es el intento de tener cambios radicales en un espacio breve de tiempo. Para ello, se suelen seguir dietas muy restrictivas o dietas milagro las cuales poseen multitud de perjuicios para nuestra salud.

Este tipo de dietas suelen consistir en una cierta promesa de perder “X” kilogramos en poco tiempo. Para ello, suelen restringir el consumo de alimentos únicamente a ciertos alimentos. Este tipo de dietas lejos de acercarnos a nuestro objetivo, provocaran un gran impacto negativo psicológico y fisiológico.

Lo más importante es seguir un plan nutricional que podamos mantener en el tiempo, ya que no nos sirve de nada realizar un gran cambio en poco tiempo, si después vamos a volver a una ingesta alimentaria pésima. Esto lo único que generara serán problemas de trastornos alimenticios.

Cuestión de hábitos

Como dijimos anteriormente, se trata de tener una estructura alimentaria correcta. Esta estructura debe constituir una alimentación saludable y equilibrada cubriendo nuestras necesidades nutricionales.

Esto debería ser parte de nuestros hábitos y se debería mantener durante toda la vida, no solo durante un breve periodo de tiempo.

Una vez que tengamos inculcada una estructura alimentaria correcta, se podrá aumentar o disminuir la ingesta calórica de acuerdo con nuestro objetivo. Sin embargo, la base siempre será la misma.