Durante años se ha creído que en los procesos de perdida de grasa y de peso, era imprescindible disminuir la ingesta de fruta. La fruta es un alimento vital para tener una correcta alimentación, no debes temer a las calorías que contienen o el azúcar que aportan. Te hago una pregunta: ¿qué te hace pensar que un producto “light” es mejor que un plátano para merendar?

Es un completo error reducir el consumo de fruta, estés en un plan de adelgazamiento, de mantenerte o de ganar volumen muscular. Te cuento por qué jugará a tu favor comer fruta cada día.

Cualquier fruta es saludable

¿Cómo que no podemos comer un plátano estando en un periodo de pérdida de grasa? ¿Es cierto que las uvas y las cerezas son menos saludables?

Es hora de que rechaces cualquier tipo de mito que implique su destierro de tu alimentación. Puedes comer cualquiera, de hecho deberías hacerlo para tener una dieta variada y equilibrada. Las frutas aportan nutrientes y micronutrientes a nuestro organismo, siendo diferentes los niveles en cada una de ellas. Cuanto más variado comas, mejor nutrido estarás.

Es un alimento natural y saciante

El plátano, la manzana, el kiwi, el coco o el higo son algunos ejemplos de frutas que tienen un alto contenido en fibra. Esto implica que, al ser un alimento de absorción lenta, nos reducirá el ansia por comer y estaremos satisfechos por más tiempo.
Además, son ricas en agua, perfectas para mantenernos correctamente hidratados.

Hay evidencias que la asocian con la pérdida de peso

Son varios los estudios científicos que afirman que la fruta va asociada a un menor porcentaje de grasa corporal. Al sentirnos más saciados, evitamos comer de más y aportamos a nuestro organismo nutrientes realmente esenciales.
Tomar fruta fresca y natural es una de las mejores ideas que puedes tener. Y, por supuesto, no debes temer a su ingesta en la cena.