La primera búsqueda que hacemos para perder peso seguramente sea una de las dietas milagrosas que nos elimina los kilos que nos sobran en un tiempo récord. ¿Es esto posible?

Personalmente, hablar de “dieta” como un proceso temporal me parece un error. Si queremos perder peso y mejorar nuestra calidad de vida, debemos enfocar nuestro objetivo en cambiar el estilo de alimentación y ejercicio.
De nada sirve pasar tres meses comiendo de forma restringida y eliminando grupos alimenticios, para volver a comer de forma no saludable al haber llegado a nuestro objetivo de peso. Porque tú también temes el efecto rebote, ¿verdad?

Las dietas milagrosas

Las dietas milagro no solo no existen, sino que son dañinas para nuestro cuerpo. Me gustaría nombrarte algunas de las dietas milagrosas que prometen beneficios mientras sometes al extremo a tu organismo.

  • Dieta de Atkins: es una dieta hipergrasa e hiperproteica. Se adelgaza muy rápido porque tan solo se queman las grasas en vez de hidratos de carbono, ya que no se ingieren; pero esto tiene un precio llamado cetosis: déficit de vitaminas, cefaleas, fatigas, y efectos negativos a largo plazo.

 

  • Dieta del grupo sanguíneo: En función de tu grupo sanguíneo, podrás tomar ciertos alimentos o no. Por ejemplo, personas con el grupo sanguíneo A, deben llevar una dieta vegetariana y evitar productos que contengan lácteos; así como las personas del grupo 0, deben consumir mayormente carne (dieta hiperproteica). ¡Una auténtica locura!

 

  • Dieta o método Dukan: la dieta milagrosa más de moda de los últimos años. Tristemente, este tipo de dietas se hacen conocidas por ser el método alimenticio de personajes famosos y proclamarlo entre sus seguidores.
    Se divide en 4 etapas: etapa de ataque, etapa de crucero, etapa de consolidación y estabilización final. La etapa de ataque tiene su base en el consumo de sólo proteínas. Y hay que estar muy alerta porque un consumo excesivo de proteínas y la falta de hidratos de carbono pueden provocar una descalcificación ósea y daños renales. Además estas dietas pueden provocar deshidratación debido a la gran pérdida de líquidos y minerales.

¿En qué se basan las dietas milagro?

Todas suelen prohibir radicalmente algún alimento en concreto o grupo de alimentos. Aprovecho para recordarte que debes consumir siempre los tres grandes grupos de alimentos (hidratos, proteínas y grasas), estés a “dieta” o no. Además, estas dietas te ofrecen un listado de alimentos buenos y alimentos malos. ¿De verdad es malo mantener el pan en tu dieta y es bueno comer sólo alcachofa?

Sus promesas son los efectos rapidísimos de adelgazamiento, pero sutilmente te aconsejan un producto dietético con efectos ‘‘extraordinarios’’ para la salud y para adelgazar.

A todo esto hay que añadirle el sinfín de fotos de personas que han cambiado físicamente siguiendo sus pasos.

Entonces, ¿cuál sería una buena dieta para adelgazar?

Tenemos que realizar una dieta que busque disminuir la grasa corporal manteniendo la masa magra, que sea eficaz a largo plazo, que nos inculque nuevos valores alimenticios y elimine los incorrectos, que la podamos mantener en un espacio de tiempo prolongado y, sobre todo, que nos mejore la autoestima sin dañar la salud.