Todos tenemos un amigo que basa su dieta en la comida procesada o come en abundancia pero sigue estando delgado. ¿Debemos envidiarlo? ¿Ser delgado es sinónimo de ser saludable? La mayoría de personas que quieren bajar de peso buscan estar delgados, por eso hay veces en las que recurren a métodos rápidos y milagrosos.

Vivimos en una sociedad que nos incita a estar delgados, aunque en los últimos años se busca un cuerpo más fuerte y definido. Quizá, muchos hayan entendido que ser delgado tampoco significa estar en una buena condición física.

 ¿Se es delgado por naturaleza?

Hay personas que son tendentes a ser delgadas por su genética y metabolismo. Otras, en cambio, requieren llevar una dieta saludable y realizar deporte de manera habitual. Por supuesto, también se puede estar delgado por sufrir algún trastorno alimenticio como la anorexia o la bulimia.

Entenderás que son tres formas distintas de estar delgado, pero que no todas son saludables.

Cuando se es delgado por naturaleza, quiere decir que tenemos un metabolismo más rápido que el resto de personas y por eso los alimentos se asimilan más rápido y no se acumulan como grasa corporal. Esto no te da derecho a comer bollería industrial, alimentos pre cocinados, dulces, etc, aunque lo más normal es ver cómo este tipo de personas se relajan demasiado con cuidar la alimentación.
Pero que no influya en el peso corporal, no quiere decir que nuestros valores internos sean saludables. Muy probablemente, este tipo de personas sufran problemas de colesterol y azúcar por la mala alimentación.

También existen personas que se obsesionan con verse delgados y empiezan a eliminar los alimentos de su vida. Reducen las calorías al máximo, dejando al cuerpo sin los nutrientes necesarios para realizar las funciones vitales.

Tu meta debe ser estar sano

¿Quieres bajar de peso? Apuesta siempre por una alimentación saludable y equilibrada acompañada de ejercicio físico. Además de ser la opción que perdura en el tiempo, es la que te convertirá en una persona sana. Ser delgado está bien que lo tengas en tus objetivos, pero no te obsesiones y focalízalo como meta a largo plazo.

Te aseguramos que con estas dos claves vas a llegar a estar delgado y sano. Además, hay personas que al llegar a cumplir su meta de delgadez, deciden pasar a verse fuertes o con mejor condición física. Tus objetivos, a lo largo de tu vida, van a cambiar. Aprende a quererte y a disfrutar de tu cuerpo.

¡Ah! Y no le tengas envidia al que come mucho y todo lo que quiere. Seguro que tu alimentación sana es mucho más agradecida por tu organismo.