Perder peso no es un proceso fácil. Posiblemente pertenezcas al grupo de personas que vive su vida haciendo dietas, pero es incapaz de adelgazar. ¿Por qué ocurre eso? En mayor medida, las personas se aburren de planificar las comidas, seguir una rutina diaria y no ver un progreso inmediato. Así que abandonan todo y retoman sus hábitos poco saludables.

También se dan casos de personas que se desvían del buen camino cuando realizan unas vacaciones o comen fuera de casa de manera inesperada; y nunca vuelven a encarrilarse. Incluso, encontrarás casos de personas que quieren perder peso de forma instantánea y se encuentran con estados de baja energía, mal humor, hambre y pensamientos obsesivos con la comida. Por eso, eliminar los kilos que sobran no es un proceso fácil y requiere de tiempo (semanas o meses) y paciencia.

La mayoría no tienen problemas para mantener un déficit calórico durante algunas semanas, pero suele ser un tiempo difícil que puede tentar a retomar los malos hábitos. Y el hambre (apetito) es uno de los principales problemas.

Para reducir el apetito, lo ideal es que consumas más proteínas y vegetales con fibra, además de comer menos productos procesados y hacer ejercicio físico. Pero aun así, existen supresores naturales del apetito que podrías tomar. Aunque tienen mala fama, a continuación vas a descubrir supresores totalmente naturales, saludables y efectivos.

Lógicamente, soy una defensora de conseguir el mayor rendimiento de tu cuerpo con una buena alimentación y ejercicio físico, pero en ocasiones puede ser interesante recurrir a suplementos naturales.

No te pierdas: ¿Cuáles son las mejores proteínas para después de entrenar?

¿Qué es el apetito?

Para saber qué es un supresor, es interesante que primero conozcamos lo que es el apetito. Según la RAE, estamos ante “un impulso instintivo que lleva a satisfacer deseos o necesidades”. Por lo que es ligeramente diferente al hambre, ya que se trata de un impulso psicológico en vez de fisiológico.

Con hambre nos referimos a una sensación física por la falta de comida, mientras que el apetito es una sensación emocional por desear comida. Es decir, si te pasas en déficit calórico durante 4 meses, al final de ese período es normal que te sientas hambriento. Y es debido a los cambios fisiológicos que ocurren dentro del cuerpo, principalmente por una disminución de leptina.
Sin embargo, puede darse el caso de que consumas un exceso de calorías y tengas unos niveles normales de leptina, y aun así tengas apetito cuando hueles un dulce recién hecho.

Para ser más claro: el hambre es lo que te empuja a levantarte del sofá, mientras que el apetito es lo que te incita a elegir un donut de chocolate.

Es evidente que el hambre es un mecanismo innato en el ser humano, que nos ha obligado a buscar alimentos para sobrevivir y conservarnos. No podemos obligar a nuestro cuerpo a que se rija por simples voluntades. De hecho, algunas investigaciones han estudiado cómo afecta la anorexia nerviosa y es una idea anti-evolutiva. Morir de hambre, de manera voluntaria, no es un razonamiento lógico para el ser humano.

Vivimos expuestos a estímulos que aumentan el apetito

En cambio, el apetito es un poco diferente. Es normal experimentar ciertos puntos de apetito a lo largo del día. De hecho, nuestra sociedad nos encamina a tenerlo activado 24/7 y es lo que provoca problemas de sobre peso y obesidad. Nos decidimos por alimentos que nos estimulan más allá de satisfacer las necesidades nutricionales básicas.

¿Funcionaría entonces una alimentación intuitiva si quiero perder peso? Hacer eso es como meternos en un bosque sin brújula ni GPS. Puede funcionar, pero el número de posibilidades de que salga mal es mucho más alto que si planificamos las comidas.

Aun así, hay varias formas de poder mantener tu apetito a raya:

  • Planificar las comidas y aportar por alto contenido en proteínas y fibras.
  • Evitar comprar y comer por impulsos.
  • Descasar lo suficiente.
  • Ser activo durante el día y realizar ejercicio físico.
  • Utilizar supresores naturales de apetito.

¿Qué es un supresor del apetito natural?

Como bien intuirás, un supresor del apetito es cualquier sustancia que disminuye el deseo de comer. Cuando hablamos de “naturales”, nos referimos a aquellos que consiguen ese efecto sin usar compuestos químicos que generen efectos negativos a largo plazo. En realidad, cualquier cosa que disminuya el apetito podría considerarse un supresor, incluso el ejercicio físico o el descanso nocturno.

Pero las personas que buscan “supresores naturales del apetito”, se refieren a hierbas o suplementos que disminuyan sus desos de comer. A continuación te contamos los 5 mejores supresores naturales.

5 supresores naturales

Café y cafeína

La cafeína es un estimulante que aumenta los niveles de neurotransmisores (catecolaminas) en el cuerpo. Las principales relacionadas con la pérdida de peso son la epinefrina y la norepinefrina; ya que aumentan la tasa metabólica y la voluntad de hacer ejercicio, además de reducir el hambre.

A diferencia de muchos otros estimulantes, la cafeína es una sustancia que nuestro cuerpo puede tolerar y manejar sin complicaciones. Aunque si se abusa de su consumo, el cuerpo puede producir un aumento de náuseas. Incluso, después de unas semanas tomando cafeína, el organismo puede desensibilizar los efectos de supresión del apetito. Para evitar eso, puedes alternar el consumo de cafeína con días en los que no la consumas.

La cafeína puede hacerte reducir el apetito, aunque la cantidad que debas tomar dependerá personalmente de tus características físicas y hábitos de vida. Si no la consumes habitualmente, empieza consumiendo dosis muy bajas para saber cómo sientan los cambios.

La manera más sencilla de consumir cafeína es tomando café. Aunque hay estudios que afirman que el café descafeinado también reduce la sensación de apetito. Es decir, posiblemente el café contenga compuestos que ayudan a esa disminución.
¿Qué ocurre si no te gusta el café? Existen suplementos deportivos de cafeína que mejorarán tu rendimiento.

Sinefrina

La sinefrina es un compuesto químico que podemos encontrar en ciertos tipos de frutas cítricas (sobre todo en la variedad amarga). Químicamente, es muy similar a la adrenalina, efedrina y noradrenalina, las cuales promueven la descomposición de las células grasas. En este caso, la sinefrina es un suave estimulante y, como bien sabes, los estimulantes ayudan a suprimir el apetito entre las comidas.

Al igual que la cafeína, esta sustancia logra aumentar los niveles de catecolamina en la sangre y manda una señal al cerebro para reducir el apetito. Además, aumenta la tasa metabólica, mejora la metabolización de los alimentos y mejora la pérdida de grasa.

Yohimbina

La yohimbina es un químico extraído de la planta africana Yohimbe. Se la conoce como una sustancia que aumenta la descomposición de las células grasas persistentes. Y, cuando se combina con un entrenamiento en ayunas, funciona como un supresor eficaz del apetito.
Como los dos casos anteriores, la Yohimbina contiene un alto nivel de catecolamina.

La ciencia sostiene que es capaz de mejorar el rendimiento del ejercicio y que puede ayudar a reducir la fatiga muscular relacionada con entrenamientos intensos. No existe una amplia investigación sobre la supresión del apetito, pero al mejorar nuestro aguante físico, puede hacer que se disminuya nuestro deseo por la comida.

Proteína en polvo

Lo decíamos al principio del artículo, la proteína es el nutriente más saciante que puedes comer. Por cada gramo de proteína que consumes, disminuyes el apetito más de lo que lo podrías conseguir con grasa o hidratos de carbono. ¿Por qué es interesante consumirla en polvo? Si elegimos una de alta calidad, estaremos ingiriendo completamente este nutriente, evitando el aumento de hidratos o grasas,

Los batidos de proteínas pueden ser una buena solución para cuando necesitas ingerir proteínas, pero no tienes ganas de comer más claras de huevo o pechugas de pollo.

No te pierdas: Todo lo que debes saber sobre los suplementos de proteína

No necesitas tomar proteína en polvo para reducir tu apetito, pero es una gran opción para conseguirlo.

5-Hidroxitriptófano

El 5-HTP es un compuesto que tiene un papel importante en el metabolismo del aminoácido triptófano (que encontramos en alimentos como la leche, la carne, las patatas, la calabaza y otras verduras).

Posiblemente hayas oído hablar del triptófano como un suplemento para mejorar el descanso nocturno y aportar mayor felicidad. Esto se debe a que es uno de los principales neurotransmisores involucrados en los sentimientos de felicidad. La serotonina también tiene cierto poder en el control del apetito, ya que si tenemos unos niveles más altos en el cerebro se tiende a reducir la ingesta de alimentos.

La ciencia ha demostrados que cuando se toman alimentos con 5-HTP, aumenta la sensación de saciedad y ayuda a controlar la ingesta de alimentos. ¿Esto quiere decir que podemos tomar suplementos de triptófano para conseguir el mismo efecto? En realida, el 5-HTP puede cruzar la barrera hematoencefálica y se usa preferentemente antes que el triptófano, ya que tiene una mayor seguridad en su administración oral.