Dieta Pronokal, un programa de adelgazamiento

Dieta Pronokal, un programa de adelgazamiento

Sofía Pacheco

La dieta Pronokal, es un método de adelgazamiento muy popular. De hecho, hay numerosos famosos que la usan en la actualidad. A lo largo de este texto vamos a ver con detalle qué es esta dieta, cómo se realiza y es saludable, o hay otros métodos mucho mejores para nuestra salud y para lograr los objetivos físicos que nos hemos propuesto.

Las dietas milagro se suceden unas detrás de otras, y parece que nunca se van a acabar, y más si miles de personas la siguen a rajatabla y confían plenamente en ella. Vamos a ver si esta dieta es buena y nos ayuda a adelgazar sin efecto rebote, o es mejor usar otro tipo de planteamientos como una dieta equilibrada, saludable y variada junto con la práctica de algún deporte.

¿Qué es?

La dieta Pronokal, como su propio nombre indica es una dieta, es decir, un régimen alimenticio. Pero a diferencia de estar basado en alimentos frescos, variados y saludables, es un mix donde hay productos preparados que sustituyen comidas y se pueden mezclar con pequeñísimas cantidades de comida real.

En algunos lugares la definen como un programa de adelgazamiento que debe realizarse bajo seguimiento médico. Es más, debe ser un médico quien nos la recomiende. En la definición de esta dieta, también incluyen que no es una dieta hipocalórica ni hiperproteica, sino que es un método de adelgazamiento donde se reducen los azúcares y las grasas, y se realizan ingestas adecuadas de proteínas para que nuestro organismo funcione adecuadamente y permita la pérdida de peso.

Los expertos la consideran un tratamiento integral que permite la adaptación fisiológica de cara a los cambios en los hábitos de vida. Pero lo pintan de forma que parece una dieta fiable, porque evitan hablar sobre la existencia de los compuestos elaborados de Pronokal. Es ahí donde está el negocio, al igual que pasa con otras entidades como Herbalife.

En el siguiente apartado explicaremos las fases, ya que este tipo de alimentación tan restrictiva suele empezar con fases muy dura y donde se excluyen la gran mayoría de alimentos, y después va incorporando al paciente a una vida más o menos normal para evitar el efecto rebote.

Cómo se hace

Esta dieta tiene una serie de fases que pasamos a describir a continuación. Todos aquello que tenga fases y que implique cambios muy radicales en nuestra vida, no se recomienda, ya que la mejor opción es imponernos hábitos de vida saludables a largo plazo, como realizar comidas con alimentos saludables, variados y equilibrados, reducir azúcares y grasas, e introducir el ejercicio en nuestra rutina diaria.

  • Fase 1: aquí se llega a perder hasta el 80% del peso en poco más de 2 semanas, algo muy agresivo en algunos casos. Esto se debe a las restricciones alimenticias y los cambios drásticos, aparte de la sustitución de comidas por los polvos elaborados.
  • Fase 2: llega la reeducación alimenticia y se logra con la reintroducción de alimentos de forma paulatina. También se adoptan cambios en la dieta, se empieza con el ejercicio y el cuerpo va perdiendo el peso que falta. La cuestión es que el cuerpo se adapte a los cambios fisiológicos y se estabilice el metabolismo.
  • Fase 3: se entra en la etapa de seguimiento periódico para apoyar al paciente y que mantenga su objetivo a largo plazo. Por supuesto se siguen ofreciendo elaborados en polvos por la compañía.

Una ensalada de brotes verdes

Alimentos permitidos

Hay pocos alimentos permitidos en esta dieta, ya que todo se basa en sobre que sustituyen comidas, de ahí la gran pérdida de peso que se logra en menos de 2 semanas. En la primera fase hay que tomar 5 sobres de Pronokal al día y para comer y cenar se pueden mezclar con verduras hervidas en cantidades muy pequeñas y solo las verduras permitidas como brócoli, acelgas, berros, lechiga, espinacas, etc. Esta primera fase se divide después en 2 partes.

En la primera son 4 sobres al día y se introduce el pescado azul, la carne y los huevos en 1 comida. En la segunda parte, son 3 sobres y se incorpora la carne, el pescado y los huevos en 2 comidas. Es decir, la alimentación se basa en sobres de preparados que aportan nutrientes al organismo para mantenerlo a salvo, pero no se puede comparar con los alimentos reales.

La segunda fase se divide en 5 partes. En primer lugar, se reducen los sobres Pronokal a 2 al día y ya podemos introducir verduras, carne, pescado y huevos. Además, en el desayuno ya podemos comer lácteos fruta y pan.

La segunda parte es exactamente igual que la primera, pero podemos introducir frutas a media mañana y media tarde. La tercera parte también son 2 sobres y se añade pan a todas las comidas, además, se amplía la lista de verduras permitidas como coliflor y judías verdes.

En la cuarta parte entran en luego las legumbres, féculas y la fruta se deja para una sola comida. Por último 2 sobres al día y ya se añaden queso y se continúa con el pescado.

En la tercera etapa o fase de esta dieta existe una especie de equilibrio alimentario, pero esta fase puede llegar a durar 2 años, creando en el paciente cierta dependencia por los productos preparados de Pronokal, miedo a saltarse la dieta y comer cosas no recomendadas o permitidas, etc. Es decir, en lugar de animal al paciente a llevar una dieta saludable con productos frescos y reales, se anima a comprar y consumir productos elaborados en polvo que sustituyen comidas.

¿Es saludable?

Que algo tenga la aprobación de un médico no es sinónimo de saludable. Esta dieta supone un cambio radical para nuestro organismo y no cualquier debería hacerla. Es más, se recomienda que no hagamos dietas milagro ni dietas tan restrictivas, ya que pueden causar daños en nuestro organismo y en nuestra salud mental.

Este tipo de alimentación a base de sobres y batidos que sustituyen comidas, crean dependencia por lo «fácil» que supone alimentarse así y porque siempre nos vamos a ver delgados. La realidad llega cuando pasa un tiempo y se vacían las reservas de nuestros minerales y vitaminas, llegando las anemias y otros problemas de salud.

Como consejo diremos que lo mejor es ponerse en manos de nutricionistas especializados y alejarnos de este tipo de compañía, al igual que pasa con Herbalife y otras tantas que venden comidas preparadas a precio de oro.

¡Sé el primero en comentar!