Muchos actores tienen que someterse a cambios físicos para encajar a la perfección con el personaje que se les ha asignado. Ya lo vimos con Brad Pritt, Chris HemsworthChris Patt, y ahora le toca a Joaquin Phoenix con su esperada actuación como Joker. Esos cambios drásticos en poco tiempo no son nada saludables y pueden poner a prueba la salud, por eso vamos a analizar en qué ha consistido la dieta de Joaquin para poder encarnar a Arthur Fleck.

Una dieta extrema para ser un gran villano

Para poder estar a punto en el papel de Joker (el gran enemigo de Batman), Joaquin Phoenix tuvo que perder más de 20 kilos, pero no de cualquier manera. Recientemente dio una entrevista en Access Hollywood, en la que reconoce que buscó «orientación médica para poder perder peso de una manera segura. Es algo que ya había hecho antes, trabajar con un médico de manera supervisada y segura. Gran parte de lo más difícil es levantarse todos los días y obsesionarse con 130 gramos, ¿no? Y es cierto que desarrollas una especie de trastorno. Quiero decir, es una locura«.

Aun así, el actor ha pasado por una dieta drástica que le ha permitido, a sus 44 años, perder veintitrés kilos. «No solamente se trataba de comer una manzana al día. También podía tomar lechuga y judías verdes al vapor«. Sabemos que los vegetales son alimentos que poseen un bajo aporte calórico, y que están indicados para reducir la ansiedad y mantenernos saciados. Al hacer una disminución tan grande de calorías, tuvo que controlarse muchísimo con los antojos. Joaquin Phoenix comentó anecdóticamente que «Todd Phillips, director de la película, traía continuamente pretzels, que me encantan, y fue algo muy difícil«.

Aunque los vegetales sean saludables, tener una alimentación pobre en nutrientes es muy peligroso para la salud. Centrar nuestra dieta en tres alimentos (como la manzana, la lechuga y las judías) puede provocar serios riesgos para la salud, como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, anemia, problemas en el sistema digestivo y hasta algunos tipos de cáncer. Lógicamente, son patologías que van a aparecer a largo plazo, pero en pocos días se pueden llegar a sentir deshidratación, fatiga, mareos, debilidad y, por supuesto, el efecto rebote.

No sigas este tipo de alimentación

No solamente no debes evitar comportarte como el Joker en tu día a día, sino que también tienes que huir de este tipo de dieta pobre en nutrientes. Si tienes la intención de perder peso, lo mejor es que nunca sigas los planes de alimentación de los actores. Acude a un dietista-nutricionista que valore tu caso y diseñe una dieta personalizada. Siempre deberá existir un déficit calórico que te permita perder peso, pero acompañado de actividad física y un buen descanso.