La dieta BRAT es un acrónimo de plátanos, arroz, puré de manzana y tostadas. ¿Parece aburrido? Sí, pero el plan de comidas no tiene la intención de ser emocionante, ni tampoco ayudarte a bajar de peso. En cambio, fue diseñada para combatir incómodos problemas digestivos. No obstante, los profesionales ahora consideran que es un tipo de alimentación obsoleta.

¿Qué es la dieta BRAT?

¿Por qué alguien se limitaría a comer solo plátanos, arroz, puré de manzana y tostadas? El objetivo de la dieta BRAT es reducir los incómodos síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos y diarrea.

Tradicionalmente, se pensaba que el plan de alimentación ayudaba a controlar los episodios agudos de diarrea porque se compone de alimentos bajos en fibra que están relacionados. La creencia era que al permitir que el intestino ‘descansara’ del trabajo de procesar la fibra e incluir alimentos que podrían ayudar a reafirmar las heces (el puré de manzana contiene pectina y los plátanos contienen almidón resistente), podría acortar la duración de un episodio de diarrea.

Este tipo de dieta también se ha recomendado para personas que experimentaron náuseas o vómitos y están comenzando a volver a comer alimentos sólidos.  Estos alimentos se consideran fáciles de digerir, ya que son de textura suave, insípidos y bajos en fibra.

Peligros de este tipo de alimentación

A pesar de estar en los radares de los médicos desde la década de 1950, la dieta BRAT ya no se recomienda durante la recuperación de vómitos o diarrea, según un artículo de enero de 2004 publicado en Emergency Medicine News. Esta restricción dietética es una opción subóptima porque es baja en proteínas, grasas y contenido energético, lo que no hace nada para fortalecer el proceso de curación del cuerpo o la función inmunológica.

La evidencia real sugiere que no acorta la duración de los episodios de diarrea aguda. De hecho, es lo contrario: una vez que una persona con diarrea se rehidrata, la enfermedad diarreica parece acortarse cuando se comienza a realimentarla con una dieta normal y nutricionalmente adecuada en comparación con restringir la ingesta durante un período de tiempo más prolongado.

La dieta BRAT es especialmente perjudicial para las personas que están creciendo y requieren la energía adecuada, incluidos los niños y las mujeres embarazadas. Una vez más, todo vuelve al hecho de que los plátanos, el arroz, el puré de manzana y las tostadas no proporcionan suficientes vitaminas y minerales. Carece de calorías, proteínas, grasas, fibra, hierro, calcio, zinc, vitamina A, vitamina B12 y otros micronutrientes clave.

Esto es problemático por dos razones. En primer lugar, una nutrición inadecuada puede empeorar la diarrea al afectar la función intestinal a corto plazo. Además, con el tiempo, la desnutrición puede afectar el crecimiento y el desarrollo en los niños.

platano cortado para la dieta brat

¿Cómo evitar la diarrea sin la dieta BRAT?

Si la diarrea es tu problema principal, hay muchos ajustes que puede hacer en tu dieta para ayudar a que las cosas sean más regulares.

Bebe agua

Algunas de las preocupaciones más críticas con la diarrea crónica son la pérdida de líquidos y la deshidratación. Recuerda, suficiente líquido corporal es importante para todo, desde la función celular y la digestión hasta la regulación de la temperatura y el control de la presión arterial, según Harvard Health Publishing.

En lugar de seguir estrictamente la dieta BRAT después de un brote de diarrea, concéntrate en la rehidratación. Se recomienda soluciones de rehidratación balanceadas como Gatorade en lugar de agua corriente. Las soluciones de rehidratación oral contienen una proporción precisa de agua, azúcar y sal que maximiza la absorción de líquidos y reduce la producción de heces.

Consumir fibra soluble

Incluir fibra soluble en la dieta también puede ayudar a aliviar la diarrea. Este tipo de fibra forma una textura viscosa similar a un gel en el intestino y ayuda a ralentizar el tiempo de tránsito y crear heces más formadas.

Algunas fuentes de fibra soluble que recomienda:

  • Avena
  • Papaya
  • Calabaza y calabazas peladas/cocidas
  • Zanahorias cocidas
  • Batatas sin piel
  • Naranjas y clementinas
  • Plátanos
  • Manzanas peladas
  • Aguacate
  • Melón cantalupo

Limita la fibra insoluble

Aunque aumenta la ingesta de fibra soluble, también es una buena idea minimizar el consumo de fibra insoluble, que tiene el efecto contrario y acelera el tránsito a través del tracto gastrointestinal. Esta fibra es el forraje que se encuentra en las verduras de hoja verde, la piel gruesa de frutas y verduras, frutos secos enteros, palomitas de maíz, salvado de trigo, frijoles enteros y lentejas.

Evita los dulces

También es mejor frenar tu gusto por lo dulce si tienes diarrea.

Pequeñas cantidades a lo largo del día no deberían ser un problema, pero una mayor ingesta de azúcar en una sola sesión puede llevar el exceso de agua al intestino a través de la ósmosis y empeorar la diarrea.

Evita las fuentes concentradas de azúcar como jugos, bebidas endulzadas, miel, jarabe de arce, helados y postres.

Cíñete a las proteínas simples y magras

Los alimentos ricos en proteínas tienden a ser agradables para el estómago de quienes luchan con problemas gastrointestinales.

Las proteínas simples y magras deben ser neutrales, lo que significa que no deben agravar la diarrea ni estimular el intestino en exceso, como pueden hacerlo los alimentos con alto contenido de grasa. El pollo magro, el pavo, el pescado y los huevos proporcionan proteínas, hierro y zinc y, por lo general, son bien tolerados y no es necesario evitarlos.

botellas de gatorade para mejorar las nauseas

¿Cómo evitar las naúseas?

Toma soluciones de rehidratación

Las soluciones de rehidratación oral son tan importantes para las náuseas crónicas acompañadas de vómitos como para la diarrea.

Si no puedes mantener volúmenes más grandes, toma pequeños sorbos. Otra opción es congelar estas soluciones en paletas heladas para mantener el ritmo con la ingesta de pequeñas cantidades de líquido a la vez.

Agrega jengibre

Agregar jengibre a tu dieta también puede ayudar a aliviar las náuseas y los vómitos, gracias a sus compuestos activos como el gingerol y los shogaoles, según una revisión de marzo de 2016 publicada en Integrative Medicine Insights.

Puedes comprar caramelos y masticables de jengibre, té de jengibre o beber auténticas cervezas de jengibre que en realidad contienen jengibre, no solo sabor a este tubérculo.

Toma batidos

Si una comida sólida no es atractiva, opta por un batido que incluya frutas y verduras congeladas junto con adiciones llenas de proteínas como yogur griego, frutos secos o mantequillas de frutos y semillas como chía o lino para un sorbo satisfactorio.