La capacidad para mantenerte saciado durante más tiempo y comer menos a lo largo del día realmente hace que el desayuno sea la comida más importante del día. Sin embargo, si tus opciones de desayuno incluyen cereales con alto contenido de azúcar o donuts de gran tamaño con alto contenido calórico, es importante incorporar fuentes de proteínas magras en tu desayuno. Estos no solo mejoran las opciones de desayuno, sino que también te ayudan a sentirte más lleno más tiempo.

Aumento de la saciedad

Uno de los principales beneficios de desayuno rico en proteínas son las sensaciones de hambre. Las personas que llevan este tipo de dieta (unos 35-40 gramos de proteínas a primera hora del día) de sienten menos hambrientos durante el día frente a aquellos que optan por otro tipo de desayuno. No es de extrañar este efecto, ya que las comidas que contienen este macronutriente en gran cantidad, liberan grelina, que es una hormona del hambre que aumenta tus sentimientos de saciedad y plenitud.

Mejores opciones de comida

Si te sientes más satisfecho como resultado de desayunar proteínas, es más probable que elijas alimentos más saludables durante todo el día. Se ha descubierto que aquellos que no desayunan se abstienen de comer frutas y verduras durante todo el día, lo que puede conducir al aumento de peso y la falta de nutrientes en la dieta. Cuando consumes fuentes altas en proteínas, también ingieres otros nutrientes como hierro, vitamina C, calcio y fibra, dependiendo del tipo de fuente de proteína que consumas.

Riesgo reducido de diabetes tipo II y enfermedad cardíaca

Cuando tomas un desayuno rico en proteínas, ayudas a alimentar a tu metabolismo. Esto te permite quemar más calorías durante el día. Hay expertos de la salud que aquellos que no realizan desayuno corren el riesgo de volverse cada vez más resistentes a la insulina; personalmente, discrepo en esta teoría, ya que cada persona es un caso particular, pero como consejo general podría ser orientativo. La insulina es necesaria para ayudar a tu cuerpo a usar la glucosa para proporcionar energía para actividades básicas. La resistencia a la insulina está asociada con un mayor riesgo de diabetes. La diabetes es una afección crónica que puede provocar complicaciones graves y está asociada con enfermedades cardíacas y presión arterial alta.

Aunque un desayuno rico en proteínas ofrece una serie de beneficios para la salud, es importante elegir opciones altas en proteínas que no contengan exceso de grasa. Las fuentes altas en proteínas, como la carne roja y los quesos, con alto contenido de grasa pueden tener un alto contenido de grasas saturadas que pueden superar los beneficios de la saciedad durante todo el día. En su lugar, opta por opciones de proteínas magras como claras de huevo, carne molida magra, leche descremada, proteína en polvo o yogur bajo en grasa. Las selecciones de alimentos con proteínas magras ofrecen los beneficios de un desayuno rico en proteínas, sin efectos nocivos como el aumento de peso o el aumento del nivel de colesterol que puede provenir del consumo de fuentes de proteínas altas en grasas.