Dieta Detox: ¿en qué consiste?

Dieta Detox: ¿en qué consiste?

Carol Álvarez

La dieta detox es más popular que nunca. Estas dietas pretenden limpiar la sangre y eliminar las toxinas dañinas del cuerpo. Sin embargo, no está del todo claro cómo lo hacen, qué compuestos específicos se supone que deben eliminar y si funcionan.

Muchos entienden la dieta o el plan detox como algo puntual o con una duración determinada, en la que nos atiborramos a batidos de vegetales y pasamos un poquito de hambre. Tu cuerpo no necesita desintoxicarse de la comida, olvida este concepto.

¿Qué es la dieta Detox?

La dieta detox es generalmente intervenciones dietéticas a corto plazo diseñadas para eliminar toxinas del cuerpo. Una alimentación de este tipo implica un período de ayuno, seguido de una dieta estricta de frutas, verduras, jugos de frutas y agua. A veces, una desintoxicación también incluye hierbas, tés, suplementos y limpiezas o enemas de colon.

Los que defienden este tipo de dieta aseguran que descansa los órganos ayunando; estimula el hígado para deshacerse de las toxinas; promueve la eliminación de toxinas a través de las heces, la orina y el sudor; mejorar la circulación y proporciona al cuerpo nutrientes saludables.

Las terapias de desintoxicación se recomiendan con mayor frecuencia debido a la posible exposición a sustancias químicas tóxicas en el medio ambiente o en la dieta. Estos incluyen contaminantes, productos químicos sintéticos, metales pesados ​​y otros compuestos nocivos. También se afirma que estas dietas ayudan con varios problemas de salud, como la obesidad, los problemas digestivos, las enfermedades autoinmunes, la inflamación, las alergias, la hinchazón y la fatiga crónica.

¿Cómo se hace?

Hay muchas maneras de hacer una dieta detox, que van desde ayunos de inanición total hasta modificaciones de alimentos más simples. La mayoría de las dietas de desintoxicación implican al menos una de las siguientes formas:

  • Ayuno de 1 a 3 días.
  • Beber jugos de frutas y verduras frescas, batidos, agua y té.
  • Beber solo líquidos específicos, como agua con sal o jugo de limón.
  • Eliminación de alimentos ricos en metales pesados, contaminantes y alérgenos.
  • Tomar suplementos o hierbas.
  • Evitar todos los alimentos alergénicos y luego reintroducirlos lentamente.
  • Usar laxantes, limpiezas de colon o enemas.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Eliminar por completo el alcohol, el café, los cigarrillos y el azúcar refinada.

mujer haciendo dieta detox

¿Es efectiva?

Algunas personas dicen sentirse más concentradas y enérgicas durante y después de las dietas detox. Sin embargo, esta mejora en el bienestar puede deberse simplemente a la eliminación de los alimentos procesados, el alcohol y otras sustancias nocivas de la dieta.

Efectos sobre la pérdida de peso

Muy pocos estudios científicos han investigado cómo las dietas detox impactan en la pérdida de peso. Aunque algunas personas pueden perder mucho peso rápidamente, este efecto parece deberse a la pérdida de reservas de líquidos y carbohidratos en vez de grasa. Este peso se recupera rápidamente una vez que dejamos la dieta.

Si una dieta de desintoxicación implica una restricción calórica severa, lo más seguro es que cause pérdida de peso y mejoras en la salud metabólica, pero es poco probable que nos ayude a mantener el peso a largo plazo.

Es estresante

Varias variedades de dietas detox pueden tener efectos similares a los del ayuno a corto plazo o intermitente. El ayuno a corto plazo puede mejorar varios marcadores de enfermedades en algunas personas, incluida la mejora de la sensibilidad a la leptina y la insulina.

Sin embargo, estos efectos no se aplican a todos. Hay estudios en mujeres que muestran que consumir pocas calorías pueden aumentar los niveles de la hormona del estrés. Además, las dietas de choque pueden ser una experiencia estresante, ya que implican resistir tentaciones y sentir hambre extrema.

¿Qué toxinas se eliminan?

Las dietas detox rara vez identifican las toxinas específicas que pretenden eliminar. Los mecanismos por los que funcionan tampoco están claros. De hecho, hay poca o ninguna evidencia de que las dietas de desintoxicación eliminen las toxinas del cuerpo.

Además, el cuerpo es capaz de limpiarse a sí mismo a través del hígado, las heces, la orina y el sudor. El hígado hace que las sustancias tóxicas sean inofensivas y luego se asegura de que se liberen del cuerpo. A pesar de esto, hay algunas sustancias químicas que pueden no eliminarse tan fácilmente mediante estos procesos, incluidos los contaminantes orgánicos persistentes, los ftalatos, el bisfenol A y los metales pesados. Estos tienden a acumularse en el tejido adiposo o en la sangre y su cuerpo puede tardar mucho tiempo, incluso años, en eliminarse.

Sin embargo, estos compuestos generalmente se eliminan o limitan en los productos comerciales de hoy. En general, hay poca evidencia de que las dietas detox ayuden a eliminar cualquiera de estos compuestos.

Efectos secundarios

Antes de hacer cualquier tipo de desintoxicación, es importante considerar los posibles inconvenientes y riesgos en la salud.

Restricción calórica severa

Varias dietas detox recomiendan ayuno o restricción calórica severa. El ayuno a corto plazo y la ingesta limitada de calorías pueden provocar fatiga, irritabilidad y mal aliento. El ayuno a largo plazo puede provocar deficiencias de energía, vitaminas y minerales, así como un desequilibrio electrolítico e incluso la muerte.

Además, los métodos de limpieza de colon, que a veces se recomiendan durante las desintoxicaciones, pueden causar deshidratación, calambres, distensión abdominal , náuseas y vómitos.

Sobredosis

Algunas tipos de dieta detox pueden presentar el riesgo de una sobredosis de suplementos, laxantes, diuréticos e incluso agua. Hay una falta de regulación y control en la industria de la desintoxicación, y es posible que muchos alimentos y suplementos de desintoxicación no tengan ninguna base científica.

En el peor de los casos, las etiquetas de ingredientes de los productos de desintoxicación pueden ser inexactas. Esto puede aumentar el riesgo de sobredosis, lo que podría tener como resultado efectos graves, e incluso fatales.

No es para todos

Hay personas no deben comenzar ningún régimen detox o de restricción de calorías sin consultar primero a un médico.

Las poblaciones en riesgo son niños, adolescentes, adultos mayores, personas desnutridas, mujeres embarazadas o lactantes y personas que tienen problemas de azúcar en la sangre, como diabetes o un trastorno alimentario.

alimentos de dieta detox

Consejos

El cuerpo está frecuentemente expuesto a sustancias tóxicas. Sin embargo, la mayoría de las veces, puede eliminarlos sin ayuda adicional. Aunque las dietas detox pueden parecer tentadoras, es probable que los beneficios no tengan nada que ver con la eliminación de toxinas, sino con la eliminación de varios alimentos poco saludables.

No gastar dinero en suplementos

Ni pastillas para quemar grasa, ni para bloquear la absorción de hidratos, ni para mejorar la retención de líquidos. Evita cualquier tipo de pastilla o suplemento químico que elimine esas toxinas que tu propio cuerpo es capaz de expulsar de forma natural.

Nuestros riñones son la «depuradora» natural que tenemos en el organismo, por lo que no tenemos que preocuparnos en tomar sustancias que nos prometan adelgazar.

Los famosos batidos de verduras, frutas y semillas no pueden ser una opción para comer. Están muy bien para tomarlos como merienda o snack de media mañana, pero sería un error alimentarnos a base de licuados de vegetales. Principalmente porque estaremos eliminando la fibra y otros nutrientes que hacen beneficiosos estos alimentos. Además, nos sentiremos mucho menos saciados a lo largo del día.

«Detox» todos los días del año

El mejor plan detox es seguir un estilo de vida saludable. Si no nos atiborramos a azúcares o alimentos que nos hacen subir de peso, no tendremos el remordimiento de sentirnos «intoxicados».

  • Lleva una dieta equilibrada y saludable
  • Hidrátate correctamente (¡con agua!)
  • Descansa lo suficiente (unas 8 horas diarias)
  • Entrena fuerza. No te obsesiones con hacer cardio, cardio y solo cardio. Cuanta más masa muscular tengas, más calorías gastarás.
  • Ten una buena higiene mental. Sí, ríete más y sé positivo. Muchas veces es nuestra propia mente la que nos lleva a entrar en ciclos de ansiedad, que derivan en un mal consumo de alimentos.
  • Mantente activo a lo largo del día. Intenta llegar a los 10.000 pasos diarios.
  • Si tienes pareja, aprovecha para pasarlo bien junto a ella. Quizá este tipo de entrenamiento te motive más que ir a correr al parque 😉
¡Sé el primero en comentar!