El verano está cada vez más cerca y las prisas por tener un cuerpo en forma son mayores. Después de Navidad te contamos el por qué no necesitabas hacer una dieta detox para “desintoxicarte” y “depurar” tu organismo, y en esta ocasión vamos a darte las claves que no pueden faltar si quieres hacer un plan detox (aunque no como el que la sociedad conoce).

Muchos entienden la dieta o el plan detox como algo puntual o con una duración determinada, en la que nos atiborramos a batidos de vegetales y pasamos un poquito de hambre. Tu cuerpo no necesita desintoxicarse de la comida, olvida este concepto.

No debes gastar dinero en suplementos

Ni pastillas para quemar grasa, ni para bloquear la absorción de hidratos, ni para mejorar la retención de líquidos. Evita cualquier tipo de pastilla o suplemento químico que elimine esas toxinas que tu propio cuerpo es capaz de expulsar de forma natural.

Nuestros riñones son la “depuradora” natural que tenemos en el organismo, por lo que no tenemos que preocuparnos en tomar sustancias que nos prometan adelgazar.

Los famosos batidos de verduras, frutas y semillas no pueden ser una opción para comer. Están muy bien para tomarlos como merienda o snack de media mañana, pero sería un error alimentarnos a base de licuados de vegetales. Principalmente porque estaremos eliminando la fibra y otros nutrientes que hacen beneficiosos estos alimentos. Además, nos sentiremos mucho menos saciados a lo largo del día.

“Detox” todos los días del año

El mejor plan detox es seguir un estilo de vida saludable. Si no nos atiborramos a azúcares o alimentos que nos hacen subir de peso, no tendremos el remordimiento de sentirnos “intoxicados”.

  • Lleva una dieta equilibrada y saludable
  • Hidrátate correctamente (¡con agua!)
  • Descansa lo suficiente (unas 8 horas diarias)
  • Entrena fuerza. No te obsesiones con hacer cardio, cardio y solo cardio. Cuanta más masa muscular tengas, más calorías gastarás.
  • Ten una buena higiene mental. Sí, ríete más y sé positivo. Muchas veces es nuestra propia mente la que nos lleva a entrar en ciclos de ansiedad, que derivan en un mal consumo de alimentos.
  • Mantente activo a lo largo del día. Intenta llegar a los 10.000 pasos diarios.
  • Si tienes pareja, aprovecha para pasarlo bien junto a ella. Quizá este tipo de entrenamiento te motive más que ir a correr al parque 😉