Parece que cuando nos proponemos adelgazar, lo queremos de manera inmediata y sin tener que cambiar mucho nuestros hábitos. Viene siendo lo mismo a si somos unas personas sedentarias y queremos batir el récord de velocidad de Usain Bolt. Sin esfuerzo no hay nada a lo que optar. Una de las mayores búsquedas en Google es saber cómo adelgazar rápido y sin hacer dietas, ¿será posible?

Lo primero que me gustaría que entendieras es que las “dietas” no van a cambiar tus hábitos alimenticios. Es decir, si te ciñes a realizar un régimen prediseñado, en el que no se tienen en cuenta tus características y en el que tienes que medir la comida, no va a hacer que aprendas a comer. Existen tres factores básicos para adelgazar sin dietas: aprender a comer, hacer actividad física y descansar adecuadamente.

Adelgaza sin dietas, pero cambiando tus hábitos

Sé lo que es probar mil dietas, ir a endocrinos y obsesionarte con el peso de los alimentos. Y el problema principal radica en que no aprendemos a comer, por lo que nos tomamos este proceso como una obligación. En la mayoría de los casos, hay personas que prefieren pasar 5 o 6 meses amargados para conseguir el objetivo y volver a retomar sus hábitos alimenticios. Y con ese retorno, también volverán los kilos y el desconocimiento.

En una alimentación variada, equilibrada y saludable es muy difícil que se presenten problemas de sobrepeso. Podrás tener un poco de grasa corporal (siempre en unos niveles saludables), pero no tendrás que enfrentarte a un proceso de “dieta”. En el momento que entiendas que debes cambiar tu estilo de vida, comprenderás que no vas a tener que volver a adelgazar, puesto que te encontrarás indefinidamente en tu peso óptimo.

Caso aparte son esas dietas que realizan algunos deportistas para eliminar la grasa corporal o ganar volumen. Son procesos que tienen un objetivo físico, pero que no pueden ser duraderos en el tiempo por las características que ofertan. Si realmente quieres adelgazar hasta alcanzar un peso saludable, aliméntate de forma saludable y crea un déficit calórico que permita perder grasa.

Realiza ejercicio físico

Es fundamental. Mantenernos activos es necesario tanto si queremos perder peso, como si queremos estar sanos. Mi recomendación es que te apuntes a un gimnasio hasta que generes el hábito de realizar ejercicio físico. Buscar nuevas motivaciones y estímulos hará que no olvides cuál es tu objetivo final.

No es necesario que entrenes diariamente, pero sí debes mantenerte activo. En aquellos días que tomes como descanso, en vez de quedarte en casa tumbado en el sofá, sal a dar una vuelta o limpia la casa, por ejemplo.

Descansa correctamente

Seguro que has oído que para adelgazar, lo único que necesitas es hacer mucho deporte y comer poco. Aparte de ser un error, puesto que no vas a conseguir tu objetivo antes por hacer actos extremistas, el descanso es fundamental. No dormir correctamente por las noches o tener el sueño alterado, puede provocar problemas en la alimentación y hormonas.
Asimismo, el estrés tiene mucho de relación con el descanso y la acumulación de grasas. Duerme entre 7 y 10 horas para permitir que tu cuerpo se recupere totalmente antes de comenzar un nuevo día y afrontar un entrenamiento intenso.

Si tienes en cuenta estos tres factores, vas a adelgazar sin dietas y mantendrás tu peso indefinidamente. Eso sí, no esperes que el cambio radical suceda en un par de semanas. Date tiempo y disfruta de los pequeños avances. Recuerda que el camino largo es el que hace que perdure tu esfuerzo.