Seguir una dieta vegetariana no estaba muy bien visto hace unos años. Incluso era bastante complicado poder tener este tipo de alimentación, a no ser que recurrieras a comprar en mercadillos o herbolisterías. Con el paso del tiempo, los supermercados han escuchado la tendencia creciente de introducir más vegetales en la alimentación y ofrecen varias alternativas. Lo más saludable siempre será comprar alimentos frescos y naturales, aunque ya podemos encontrar desde hamburguesas hasta salchichas vegetarianas.

Los vegetarianos excluyen de su dieta cualquier alimento de origen animal, aunque los más flexibles pueden tomar lácteos y huevos. Ser vegetariano no solamente consiste en un tipo de alimentación, sino de estilo de vivir. Se rechaza cualquier producto o material que provenga, contenga o haya sido testado en animales. Generalizando, muchas personas vegetarianas se animan con el objetivo de defender cuestiones éticas, económicas, medioambientales o creencias religiosas.

Tipos de dieta vegetariana

Existen diferentes tipos de dietas vegetarianas (que a continuación te exponemos), pero todas se caracterizan por tener un alto contenido en vegetales, cereales integrales y legumbres. Por suerte, la aparición de semillas, soja, tofu, tempeh, seitán o germinados hacen que sea mucho más sencilla de llevar a cabo.

Aprende los diferentes tipos de dieta vegetariana que existen:

  • Veganismo. Son el tipo de vegetariano más estricto. Ni consumen alimentos de origen animal, ni sus derivados. Es decir, ni leche, ni miel, ni huevos, ni lácteos.
  • Crudivorismo. Es un tipo de dieta que puede considerarse vegana. Tan solo se consumen alimentos crudos y no procesados. Se basa en frutas, hortalizas, verduras, frutos secos, semillas, cereales integrales y legumbres germinadas.
  • Ovolácteovegetarianismo. En este caso sí se incluyen huevos y lácteos en la alimentación. Es el tipo de dieta vegetariana más realizada en occidente.
  • Ovogetarianismo / Lactovegetarianismo. Tan solo introducen huevos o lácteos (respectivamente) como alimentos procedentes de animales.
  • Dieta frugívora. Este tipo de alimentación se basa en frutas, frutos secos y semillas. Se incluyen aquellas frutas que se consideran verduras, como el tomate o el aguacate, pero el resto de vegetales se evitan.

¿Qué beneficios podemos encontrar?

A pesar de todo lo que hayas podido escuchar acerca de las dietas vegetarianas, sí se puede estar nutrido correctamente evitando el consumo de alimentos de origen animal. Incluso en el embarazo, la lactancia o en niños en época de crecimiento. No existe ningún peligro nutricional si se planifica correctamente. Fue en 2009 cuando la Asociación Americana de Dietética aseguró que sus investigaciones no encontraban riesgos de ningún tipo.

Los beneficios que podemos obtener con una dieta vegetariana son:

  • Un nivel más bajo de colesterol y triglicéridos. Al no consumir alimentos de origen animal, no se aporta colesterol en sangre.
  • Según un estudio publicado en el Public Health Nutrition, existe un 32% menos de riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Al tener menos colesterol en las arterias, la sangre puede circular mejor y existe menos riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.
  • La Universidad de Oxford realizó una investigación que confirmaba que los niveles de presión sanguínea eran más bajos. Esto se debe en gran parte a no consumir carne, ya que disminuye la presión de la sangre.
  • Existe menos riesgo de padecer diabetes tipo II. Si se realiza una dieta vegetariana correctamente, suele estar basada en hidratos de carbono complejos y saludables. Evidentemente, si consumes productos ultraprocesados, no obtendrás beneficios.
  • Hay una tasa de cáncer más baja siguiendo esta alimentación, y así lo asegura un estudio publicado en el Journal of the American Dietetic Association. Destaca claramente un menor riesgo de cáncer colorrectal, debido a la cantidad de fibra que se consume y la ausencia de grasas saturadas.
  • Mejora el tránsito intestinal por la fibra consumida.

Aunque los beneficios son muy destacados y evidentes, es lógico que en ciertas personas sea necesario tomar algún complemento vitamínico, como vitamina B-12, vitamina D, hierro, calcio, cinc, ácido fólico o DHA. Se pueden obtener mediante la alimentación, pero cada persona es única.

Uno de cada cinco españoles no come carne

Un informe realizado por el IPSOS Global Advisor afirma que uno de cada cinco españoles (20%) sigue una dieta vegetariana, vegana, flexitariana o pescetariana. La dieta más realizada por los españoles es la omnívora (75%); seguida de la flexitariana (16%), en la que no consumen carne, pero sí huevos o lácteos; y veganos un 1%.

Se ha notado un crecimiento muy significativo en el tipo de alimentación sin alimentos de origen animal. Aunque los hábitos alimenticios suelen decantarse por la dieta omnívora, el 41% de los vegetarianos y veganos dicen seguir esta alimentación desde hace 6 meses o menos.