Se acerca el verano y comienzan a aparecer búsquedas desesperadas para perder los kilos que nos sobran. Seamos realistas: no existen factores que aceleren nuestro metabolismo de manera milagrosa. Da igual lo que los anuncios nos quieran decir o lo que escuches en tu gimnasio, no hay suplementos o super alimentos que eliminen los kilos mientras duermes. Aun así, no es todo desesperanzador, puedes hacer ciertas cosas para mantener el metabolismo activo al máximo. No solamente buscamos perder peso, sino mejorar nuestro rendimiento deportivo y mantenernos más saludable durante toda la vida.

¿Qué es exactamente el metabolismo?

La gente habla sobre el metabolismo como si supieran realmente lo que es; incluso esperando que sea un factor milagroso caído del cielo. Pero no, el metabolismo es el proceso que realiza el cuerpo para usar determinada cantidad de energía para vivir. Es decir, representa la cantidad de calorías que tu cuerpo quema para que el corazón siga latiendo, las neuronas se activen y puedas realizar las innumerables funciones para vivir.

Cuanto más grande eres, más grande es tu metabolismo, ya que hay más «cuerpo» para sobrevivir. La genética también tiene un papel importante, ya que algunas personas tienen tasas metabólicas más altas de manera natural y queman más energía incluso cuando están sin hacer nada. Además, el metabolismo también decrece naturalmente entre un 1 y un 2% por década, con el paso de los años.

Lo que está claro es que no se pueden hacer trucos de magia para cambiar tus genes, ni para detener el paso del tiempo.No obstante, sí puedes variar la composición de tu cuerpo, que es lo que afecta al metabolismo concretamente. Controla lo que comes, cuánto descansas y lo activo que te mantienes a lo largo del día.

¿Cómo acelerar el metabolismo?

Sigue manteniendo tu masa muscular

A partir de los 30 años, todos empezamos a perder masa muscular; tanto que podemos llegar a perder hasta un 5% por década. Los hombres pierden más que las mujeres, seguramente a causa de factores hormonales. La mayoría de los hombres perderán alrededor del 30% de su masa muscular a lo largo de su vida, según comenta Harvard Men’s Health Watch.

Ahí está el problema, porque tus músculos son los que pueden quemar hasta 3 veces más de calorías (incluso en reposo). Es decir, los beneficios metabólicos del entrenamiento de fuerza han sido muy exagerados durante años. La quema de calorías no es tan grande: cada medio kilo de músculo quema seis calorías al día para mantenerse, mientras que cada medio kilo de grasa quema dos. Aun así, no es insignificante. Mis 58 kilos de músculo queman unas 700 calorías al día, incluso si no hago nada más agotador que ver películas en Netflix. Si pierdo el 10% de ese tejido magro, mi quema de calorías disminuye 70 calorías al día, unas 500 a la semana, o más de 25.000 al año.

De repente, es mucho. Y es que perder músculo no solo disminuye la cantidad de calorías para ver Netflix. Menos músculo también significa que eres menos fuerte para correr, levantar cosas pesadas o quemar mucha energía a través del movimiento. El entrenamiento de fuerza te ayuda a mantener gran parte de tu masa muscular con la edad, por lo que podrías reducir lo que de otra manera podría ser por una disminución metabólica constante.

Aliméntate correctamente

Imagina que tu cuerpo es un ordenador entrando en modo de «batería baja»; así actúa tu metabolismo cuando no comes lo suficiente para dar a tu organismo la energía que necesitan. El cuerpo entiende que cuando no le das comida, tiene que entrar en modo de conservación y reduce la tasa metabólica (por lo que la pérdida de peso se vuelve una misión difícil de conseguir).

Así que el primer paso para mantener el metabolismo activo es ingerir una alimentación adecuada y no reducir drásticamente las calorías. Una mujer runner puede quemar entre 2.000 y 2.400 calorías al día, mientras que los hombres queman entre 2.200 y 2.700. Seguir unas dietas diseñadas para personas sedentarias, que normalmente recomiendan reducir muchísimo las calorías, causará un caos en el metabolismo de una persona activa.

Lo más recomendable es prestar atención a la calidad de tu alimentación. La ciencia ha demostrado que consumir una dieta saludable rica en alimentos naturales y sin procesar ayuda a impulsar tu energía y mantiene tu metabolismo funcionando.

Mantén buenos hábitos de vida

Un estilo de vida saludable, como mantenerse correctamente hidratado, dormir lo suficiente y comer adecuadamente es lo que ayudará a mantener el metabolismo activo. Son muchos los estudios que confirman que una falta de sueño habitual ralentiza el metabolismo en reposo en torno a un 3%.

Se dice también que el agua fría puede incrementar temporalmente tu metabolismo. Ya sabes que beber agua es la manera más saludable para mantenerte hidratado y ayudar a que tu organismo cumpla adecuadamente todas sus funciones. Hay quienes confían en que tomar té verde o chicles picantes pueden provocar una aceleración del metabolismo; pero en realidad necesitarías consumir grandes cantidades para notar algún tipo de beneficio.

Así que no, no existen fórmulas mágicas para acelerar el metabolismo. A pesar de que los influencers o las campañas de márketing de algunas empresas así lo aseguren, arriba acabas de leer las únicas maneras de mantener activo tu metabolismo.