Independientemente del deporte, la música en el entrenamiento siempre se ha vinculado a un aumento de rendimiento durante la sesión. Sin embargo, ¿esto es del todo correcto?

En este articulo vamos a explicar los efectos de escuchar música en el entrenamiento, dependiendo del deporte realizado.

Música y actividades aeróbicas.

Las actividades aeróbicas o anaeróbicas se refieren a la forma en que el organismo obtiene la energía. En el caso de las actividades aeróbicas encontramos algunas actividades como el running, natación, caminar, patinaje o baile.

Según los estudios publicados sobre el uso de música en el entrenamiento aeróbico, se llega a la conclusión:

  • La escala de esfuerzo subjetivo fue mas baja cuando se escuchaba música. Esto quiere decir que las personas que escuchan música durante la actividad aeróbica se sienten menos fatigados
  • Las concentraciones de lactato en la sangre fueron mas bajas con el uso de música. Unos niveles altos de lactato en sangre empeoraran la capacidad de contracción muscular.
  • Cuando se escucha música, se tarda un 19,7% mas de tiempo hasta llegar al agotamiento. Este quizás sea el punto mas significativo e influyente de estos estudios.
  • Las respuestas ante el estado de animo y estado emocional mejoraron con la música.

Por lo que podemos concluir, que la música resulta un gran aliado a la hora de realizar actividades aeróbicas de larga duración. Sin embargo, influirá en gran medida el tipo de música que se escuche.

Música y actividades anaeróbicas

En el caso de las actividades anaeróbicas, encontramos algunas actividades como crossfit, levantamiento de pesas, sprint cortos, etc.

En estos deportes, requiere una concentración mental mayor, pero durante un menor tiempo que las actividades aeróbicas. Por esta razón, en este tipo de actividades, el sistema nervioso central se ve más fatigado.

En estos casos, los estudios indican que la música no produce un aumento del rendimiento ni de alteraciones psicológicas favorables.

Alejándonos un poco de los estudios, podemos ver, que la música en este tipo de actividades reduce el rendimiento de forma general. Esto es debido a que no nos permite mantener toda la concentración en el movimiento principal que estamos realizando. Por otra parte, podemos observar, que la música aplicada de forma indirecta (música en el entorno) no reduce esta concentración.

Conclusiones.

Si vas a realizar una actividad aeróbica como correr o nadar, es aconsejable el uso de música para aumentar el rendimiento.

Si vas a realizar una actividad anaeróbica como levantamiento de pesas, no es muy aconsejable el uso de música mediante auriculares o cascos en el momento de la actividad. En estos casos, quizás lo mas aconsejable, sea utilizar la música en los momentos previos a la actividad, ya que nos aumentara el nivel de activación.