Cada vez queda menos para que comience el Tour De Francia 2019, y nos gusta saber todo lo relacionado por sus deportistas profesionales. Su principal motor, además de la bicicleta, son sus piernas. En 2017, el ciclista Pawel Poljanski se llevó todas las miradas de Instagram con una foto que subió después de la etapa 16 del Tour de Francia. ¿Por qué parece que sus piernas iban a explotar? Era absolutamente impresionante ver cómo las venas estaban tan hinchadas que sobrepasaban a la piel más superficial. ¿Por qué ocurre este fenómeno? ¿Es doloroso?

No te pierdas: ¿En qué te diferencias con un profesional del Tour de Francia?

Todo se debe a un aumento de la circulación

Este año volveremos a ver imágenes similares a las de arriba. Mientras parece que las piernas vasculares son dolorosas, la realidad es que no presentan dolor, aunque el esfuerzo realizado hasta llegar a este punto sí. Esas venas destacadas surgen por una combinación de poca grasa corporal y un aumento pronunciado de la circulación de la sangre. Es algo que sucede en deportistas de alto nivel, ya que tienen un físico específico.
Al tener un porcentaje de grasa corporal mínimo, no existe una capa de piel que enmascare las venas, y por eso resaltan tanto.

Además, los ciclistas de alto nivel también tienen el doble de flujo de sangre en sus piernas en comparación con el resto de mortales. Es decir, si lo normal en un deportista amateur es tener unos 20 litros por minuto recorriendo tus piernas, en un profesional del Tour de Francia se logran los 40 litros por minuto. Así que es muy normal que aparezcan unas abultadas venas en las piernas.

Si en esos cambios metabólicos no bombeas la sangre suficiente, el aumento de la presión arterial durante el ejercicio puede hacer que el plasma salga de las paredes de los delgados vasos hacia las venas que rodean los músculos. Este proceso, conocido como filtración, causa hinchazón y endurecimiento del músculo, que además empuja todas las venas abultadas a salir más lejos de la superficie de la piel.

No presumas de algo así

Entiendo que vivimos enganchados a las redes sociales y que queremos compartir en todo momento lo que nos sucede. No obstante, aspirar a conseguir unas piernas vasculadas para presumir en Instagram, no es una gran idea. Está claro que conseguirás obtener toda la atención de tus seguidores, pero unas venas abultadas no son realmente beneficiosas. Tienes que pensar también que no todos los deportistas tienen la misma condición física, ni el mismo porcentaje de grasa, así que es posible que intentes buscar este resultado visual y no lo encuentres.