La halterofilia es un deporte cuya finalidad consiste en ganar fuerza con el objetivo de levantar una cantidad de peso desde el suelo hasta encima de la cabeza. Hace ya unos años, en 1896, fue incluida como deporte olímpico en los primeros Juegos Olímpicos modernos celebrados en Atenas. Como podéis imaginar, es un deporte regulado y federado, en el cual España está altamente posicionada gracias a deportistas como Lydia Valentín.

No es un deporte fácil, hay que dedicarle muchísimo tiempo para poder evolucionar tanto físicamente como mentalmente. Además no solamente se trabaja la fuerza, sino que la velocidad es un factor importante a la hora de levantar la carga. Hay deportistas de otras disciplinas que usan rutinas de halterofilia en sus entrenamientos para aumentar la fuerza explosiva.

También es cierto que es una disciplina que alberga gran cantidad de mitos por la poca información que se conoce. ¿Quién no ha escuchado comentarios sobre este deporte en el gimnasio? Te comentamos algunos de ellos y los desmitificamos.

La halterofilia y el powerlifting son lo mismo

Es muy habitual caer en el error de confundir estos dos términos, sobre todo en los últimos años por el desconocimiento que existe en los gimnasios. La halterofilia es un levantamiento de fuerza, ya que en las competiciones es lo que se mide en los deportistas. En cambio, el powerlifting es un levantamiento de potencia con movimientos menos explosivos y más lentos.

Levantar pesas detiene el crecimiento

Pese a que durante muchos años se ha atribuido el levantamiento de peso a una baja estatura o parón de crecimiento, en la actualidad se confirma que esto solo se debe a la genética o una mala nutrición.
Es cierto que suele ser común ver a deportistas de halterofilia de baja estatura, pero es simple genética y porque ellos han optado por practicar este deporte. Parten con la “ventaja” de que su recorrido de movimiento es menor que el de alguien más alto. Además el equilibrio lo pueden controlar mejor.

Levantar pesas engorda y la grasa te ayuda en el levantamiento

Es normal que pare tener mayor volumen muscular, debas aumentar tu ingesta de calorías. Es la única forma de poder tener energía suficiente para levantar tanto peso. Esto repercutirá en un aumento de grasa corporal, aunque no debe ser excesivo si tomamos una buena alimentación. Lo que es evidente es que la halterofilia no te hace engordar, esto es un caso de la alimentación.

También muchos piensan que al tener mayor porcentaje de grasa, será mejor para levantar peso. ¡Error! Los que realizan el movimiento son los músculos, tu grasa es tan solo un combustible reservado, no se implica en la fuerza del ejercicio. ¿Te hace dudar ver a un deportista con más grasa de lo normal? Esto es porque sus entrenamientos no se centran en definir los músculos.

Los músculos de las mujeres son más débiles

La ciencia ha comprobado que no existen diferencias entre las fibras musculares de los hombres y las mujeres. Por naturaleza, las mujeres tienen mayor porcentaje de grasa y menos masa muscular que los hombres, ya que producen menos testosterona (encargada del crecimiento de los músculos). Esto no quiere decir que si una mujer realiza un buen entrenamiento, no pueda llegar a ser tan fuerte como un hombre. Todo lo que se trabaja, se consigue. Y para ejemplo, Lydia Valentín.

Así unas cuantas …Power Snatch ♥️🙏 #100kg

A post shared by Lydia Valentín (@lydiavalentin) on