La práctica de pilates se centra, sobre todo, en el fortalecimiento del core. Además, la respiración es un factor muy importante en esta disciplina. Para lograr la máxima eficacia del trabajo, se emplea un material específico, con el que se logra intensificar el trabajo. Te hablamos de ello a continuación.

Bandas elásticas

Las bandas elásticas son un fragmento de látex que ofrecen una resistencia extra a tus ejercicios. La longitud y la dureza de las mismas, pueden variar en función de la necesidad individual. Los colores de cada una de ellas, suelen determinar la intensidad de la fuerza. Con ellas, pueden trabajarse prácticamente la totalidad de grupos musculares. Esto se debe a que se pueden aplicar en innumerables variantes de ejercicios para focalizar el esfuerzo en los distintos músculos del cuerpo. Son muy fáciles de transportar ya que no pesan y se doblan con mucha facilidad. Sirven para trabajar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio entre otros.

“Foam roller” o Rodillo de espuma

Se trata de un rodillo de espuma que podemos encontrar en varios tamaños. Tiene multitud de utilidades. Una de ellas, es crear inestabilidad en nuestros ejercicios. En este aspecto fortalece intensamente la zona del core. En los estiramientos podemos utilizarlo para relajar la musculatura, situándolo estratégicamente para dicho fin.

Fitball

El fitball se empleaba mucho en tratamientos de fisioterapia y en rehabilitación. En cambio, es un material muy utilizado en pilates. Busca lograr un mayor equilibrio y estabilidad articular, así como para tonificar la musculatura. Hay una gran variedad de ejercicios en los que podemos emplear el fitball. Sirve de apoyo en muchos casos y, además, corrige la postura corporal, un objetivo básico en las clases de pilates.

Aro o “flex ring”

Se trata de un aro de, aproximadamente, 40 cm de diámetro. Está fabricado con un material flexible y dispone de dos agarres de goma para poder manipularlo cómodamente. Este complemento se utiliza tanto en Mat Pilates (pilates suelo) como en máquinas. Se puede colocar en tobillos, manos o rodillas, para aumentar la intensidad y la resistencia de los ejercicios. En ocasiones también puede facilitar el ejercicio, y ayudar a corregir la postura corporal cuando nos sentimos más descontrolados.

Si quieres iniciarte en pilates y estás dudando entre hacerlo en suelo o en máquinas, puedes pinchar en el siguiente enlace: https://lifestyle.fit/entrenamiento/rutinas/pilates-en-suelo-o-maquinas