El Hot Yoga es una de las versiones más difíciles e intensas de esta actividad. Podrás imaginarte por su nombre que vas a pasar calor (mucho) y sudarás demasiado. Como realizar cualquier actividad a 50º puede ser bastante intimidante para los principiantes, te daré los mejores consejos para antes de empezar.

Empieza por lo básico

Si eres nuevo en la práctica de yoga, lo mejor es que comiences acudiendo a clases adecuadas a tu nivel o que tomes una sesión privada para entender la técnica de los ejercicios. El extra de la temperatura elevada puede hacer que sea mucho más frustrante no conocer las poses o el uso de los accesorios.

Cuando tengas un pequeño rodaje previo, busca una clase de Hot Yoga (Bikram o Vinyasa), incluso si estás en plena forma por otro tipo de entrenamientos. Te recuerdo que todo el más difícil cuando tienes que lidiar con el calor.

Bebe mucha agua

Te aseguro que vas a sudar, y mucho, desde tu primera postura. Así que es necesario que te mantengas bien hidratado antes y durante la clase. ¿Cómo saber si te hidratas adecuadamente? Revisa el color de tu orina y procura que sea lo más clara posible.

Las sesiones de Hot Yoga pueden durar entre 60 y 90 minutos, así que será necesario que lleves una botella de agua. Lo que debes evitar es dar tragos demasiado grandes, aunque estés sudando mucho. No es fácil ser flexible cuando tienes el estómago lleno de líquido.

Evita comer justo antes de la clase

Al igual que no es agradable un exceso de agua en tu estómago, tampoco es recomendable hacer el saludo al sol con la barriga llena de comida. Intenta al menos dejar un par de horas entre tu comida y la sesión de yoga. Es un poco peligroso hacer una actividad con altas temperaturas y con tu cuerpo realizando la digestión.

Si realmente necesitas comer algo antes, te recomiendo medio plátano o un sandwich ligero.

Pregúntale a tu médico

Los sitios de Hot Yoga suelen tener una temperatura entre los 30º y 50º, por lo que no son ideales para personas que tienen ciertos problemas de salud. Por ejemplo, si padeces diabetes o algún problema cardíaco, deberías consultarle a tu médico si puedes probar una clase.
En un ambiente caluroso, tu cuerpo se expone a un mayor estrés y afecta a tu sistema cardiovascular. Notarás que tu frecuencia cardíaca se acelera y que pierdes mayor cantidad de líquido y electrolitos.

Vístete de manera adecuada

Cuando piensas en sesiones de Hot Yoga, quizá te imagines que cuanta menos ropa lleves, mejor. Y realmente es así. Hay personas que usan mallas largas o capris que cubren hasta por debajo de la rodilla, pero cuando estás sudando puede resultar difícil mantener ciertas posturas.

Lo ideal es llevar pantalones cortos, con cintura alta y una camiseta sin mangas. Incluso, puedes ir en top deportivo directamente. Además no te olvides de llevar una toalla especial de yoga, para colocarla en la parte superior de la colchoneta. Así evitarás resbalones cuando tu sudor gotee por todo el cuerpo.

No ignores los síntomas

Dado que es una práctica intensa, el agotamiento por el calor aumenta mucho más. Ten cuidado de sufrir un exceso de sed, náuseas, dolor de cabeza, mareos o calambres musculares. En caso de padecerlos, sal de la sala, enfríate e hidrátate correctamente.
También se recomienda que los principiantes empiecen con unas clases mucho más frescas y de duración corta. Las personas sanas suelen necesitar entre 10 y 14 días para acostumbrar su cuerpo al estrés del calor.