En España tenemos un grave problema con el sedentarismo, más del 70% de la población se considera sedentaria. Es indiferente el conocimiento que tengan sobre los beneficios de la actividad física sobre la salud, siempre surgirán falsos mitos del deporte. Vamos a desmentir algunos de ellos para que no caigas en el error de creer todo lo que se dice o se publica en Internet.

Sudar, adelgaza

¡Qué equivocados están los que piensen eso! Más aún si piensan que el sudor es la grasa que perdemos en forma de líquido. Sudar no provoca perder calorías. ¿No os ha pasado que en verano sudáis por el simple hecho de la elevada temperatura? ¿Os ha provocado eso una disminución del peso? Duda resulta, entonces.

Evita vestirte con demasiadas capas para provocar la sudoración, ya que lo único que conseguirás es deshidratarte. Tan solo pierdes líquidos. Quítate de la mente también que podrás adelgazar en la sauna.

Con hacer deporte en el fin de semana, es suficiente

Es que durante la semana no tengo tiempo“. Siempre podemos sacar tiempo para hacer lo que nos gusta. ¿Entras a trabajar a las 9? Madruga y haz deporte antes de ir a trabajar o a clase. Con 30 minutos al día puedes llegar a notar un gran cambio. Mantenerte activo durante la semana hará que estés en forma, debes convertirlo en un hábito y no verlo como algo opcional. No vale con acordarse de salir a hacer “deporte” los sábados y domingos.

Hacer deporte cuesta dinero

¿Si? Evidentemente es falso. Hacer deporte o mantenerse activo no cuesta absolutamente nada si lo realizas al aire libre. No es necesario apuntarse a un gimnasio o a clases dirigidas si no contamos con un presupuesto para ello. En España tenemos la suerte de tener un clima idóneo para hacer deporte al aire libre casi cualquier día del año. No te inventes excusas y sal al parque.

Nunca he hecho deporte, no se me da bien

Una cosa es competir o entrenar para ello y otra es mantenerse activo. ¿De pequeño nunca te gustó hacer deporte o se te daba mal? No te preocupes, hay miles de actividades que puedes practicar y que no requieren de ninguna técnica. Caminar, nadar, bailar o montar en bicicleta son ejercicios que puede hacer todo el mundo a diferentes intensidades.
Se trata de cambiar hábitos para dejar de ser sedentarios en nuestro día a día.

Estoy delgado, no necesito hacer deporte

Hacer actividad física no debe ser opcional si tienes una fisionomía delgada. Cada persona es un mundo y nos encontramos con metabolismos muy diferentes. Aunque tu cuerpo procese de forma rápida los alimentos, mantenernos activos es fundamental para estar sanos.
No tengas envidia a las personas que son sedentarias, tienen una mala alimentación, comen en exceso y aun así no engordan. Seguramente, su analítica sea mucho peor que la de una persona activa y con un poco más de peso.