Janine Newman cruzó la línea de meta en el Ironman Florida este noviembre con piernas cansadas y una gran sonrisa. Aunque era la quinta vez que se enfrentaba a esta agotadora competición, era la primera vez que lo hacía sin dolor. Cuando Newman estaba entrenando para su primer Ironman en 2010, trató de ignorar el dolor ocasional que experimentaba en su pierna derecha mientras montaba en bicicleta o corría. ¿Estaba deshidratada? ¿No había comido bien? Ella se sentía como si su pierna se estuviera llenando de sangre y no tenía a dónde ir

Fue diagnosticada con endofibrosis de la arteria ilíaca, una condición causada por el estrechamiento y torcimiento de la arteria ilíaca, que restringe el flujo de sangre a la pierna afectada. La endofibrosis ilíaca suele pasarse por alto en personas que están en forma, ya que se consideran con un bajo riesgo de bloqueo vascular. Estos problemas generalmente se derivan de afecciones como diabetes, antecedentes de tabaquismo o problemas cardíacos.

¿Por qué sucede en ciclistas?

A diferencia de la mayoría de los pacientes con problemas vasculares derivados de problemas de salud, los ciclistas pueden desarrollar endofibrosis debido a la flexión repetitiva de alto volumen de la cadera. Con el tiempo, puede causar daño a la capa interna de la pared de la arteria ilíaca en un punto adyacente al músculo iliopsoas, un importante flexor de la cadera.

Los síntomas aparecen cuando el engrosamiento arterial compromete el flujo sanguíneo, particularmente durante el esfuerzo. Las características del diagnóstico en los ciclistas incluyen la pérdida de potencia (especialmente en las subidas), fatiga temprana y una diferencia obvia entre las dos piernas.

Si tienes dolor, debilidad y pérdida de potencia que afectan a una pierna, busca a un cirujano vascular que tenga experiencia en el tratamiento de ciclistas. Hay clínicas que tienen una bicicleta dedicada a ultrasonidos de ciclismo. Después del calentamiento, los pacientes aumentan su potencia en 50 vatios cada tres minutos hasta que ya no pueden tolerar la carga de trabajo. La tecnología de ultrasonido y Doppler luego mide el flujo sanguíneo. Si los pacientes dan positivo por pérdida de flujo sanguíneo en la pierna afectada y muestran una desaceleración en el retorno al flujo sanguíneo normal, se someten a una tomografía computarizada en una posición de ciclismo.

Si crees que tiene síntomas, no te recomendamos controlar el dolor. Se han visto algunos casos extremos en los que la arteria estaba tan dañada y estrecha que todo el vaso sanguíneo se cerró y luego se convirtió en una emergencia que amenaza la extremidad. En ese punto, la pierna se vuelve blanca, puedes perder la sensibilidad y no puedes caminar.

Los ciclistas con síntomas de endofibrosis de la arteria ilíaca a menudo se preocupan por otros problemas relacionados con la biomecánica y el posicionamiento, pero si se identifica el estrechamiento de la arteria ilíaca, la cirugía es probablemente la mejor opción; además de dejar el ciclismo por completo.

¿Cómo es la operación de endofibrosis?

Existen dos enfoques quirúrgicos: el bypass, y la endarterectomía y el parche. Ambos tienen como objetivo aumentar el flujo sanguíneo y se realizan en aproximadamente 90 minutos mientras estás bajo anestesia general.

Con un bypass, el cirujano conecta una de las venas del paciente o un tubo sintético al área cerca del bloqueo para que la sangre pueda fluir alrededor del bloqueo. Con una endarterectomía y un parche, el cirujano crea una hendidura longitudinal en la arteria bloqueada para aumentar el volumen y cose un «parche» sintético o venoso sobre ella para aumentar el área de superficie. Aunque las técnicas no son innovadoras, es radical porque se trata de una persona sana.

En general, te quedarás en el hospital por una noche. Lo ideal es restringir la actividad a caminar durante el primer mes, aumentar a trotar o hacer ejercicios elípticos durante las semanas cinco a ocho, e intentar montar en bicicleta dos meses después de la cirugía. Aunque el procedimiento no tiene una tasa de éxito del 100% (un estudio en The Lancet informó que el 87% de los ciclistas regresaron a su nivel de condición física anterior después de la cirugía, mientras que aproximadamente el 75% de los pacientes consiguieron volver a su nivel máximo anterior de ciclismo), la mayoría de los pacientes agradecen la operación.